19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sobrino de Felipe VI y la nieta del fundador de embutidos El Pozo rompieron su relación hace un año y ella se ha convertido en una influencer

Froilán y Mar Torres en el punto de mira mediático ante una posible reconciliación

Mar Torres y Froilán.
Mar Torres y Froilán.
Era un secreto a voces que Mar Torres perdía el norte por su exnovio Froilán de Marichalar y ahora, según recoge la revista ‘Semana’ la expareja ha vuelto a darle una nueva oportunidad a su amor. Una relación que siempre contó con el visto bueno de Casa Real ya que la consideraban la novia ideal para él aunque su obsesión por la fama no les gusta mucho.

La reconciliación de Mar y Felipe Juan, era algo que podía suceder, que haya pasado no causa sorpresa, ambos nunca han cerrado la puerta al otro de forma definitiva. Dejaron su relación sentimental hace más de un año pero ahora vuelven con más fuerza que nunca y habiendo aprendido de los errores cometidos anteriormente.

Los enamorados siempre se han alagado ante los medios incluso cuando habían roto. Eso sí su amistad se mantuvo implacable hasta esta nueva reconciliación. Ahora, Froilán y Mar han salido a cenar con unos amigos por Madrid y se han dejado llevar en gestos cariñosos, eso sí, con cautela.

Su entorno ha asegurado a la revista Semana que “los dos están plenamente ilusionados con esta nueva oportunidad” y es que ahora tanto Mar como Froilán son mucho más maduros que cuando empezaron siendo dos adolescentes.

La chispa del amor surgió entre ambos al conocerse en Guadalajara, en el internado en el que estudiaban, situado en Sigüenza. Los dos pertenecen a dos familias pudientes económicamente hablando, mientras Froilán viene de la familia Real siendo el hijo de la infanta Elena, Mar tampoco se queda corta en cuanto a estatus social y es que ella es la nieta del fundador de la empresa de embutidos ‘El Pozo’ que debe facturar realmente una fortuna.

Juntos han crecido y madurado. Han compartido más de seis años de amor, eso sí, con algunas idas y venidas de por medio sujetas a pequeñas crisis que la prensa recogió. Sin embargo, está vez su nivel de exposición será menor y plantean vivir su relación más alejada del foco mediático en la medida de lo posible. Quizá la clave del éxito de este reencuentro sentimental se base en vivir su historia apartados de la atención y las habladurías.

De hecho, durante su primera ruptura Mar reflexionó y encontró que el motivo de su final fue precisamente la prensa rosa: “Éramos más niños y salió todo en la prensa. Yo sentía que no éramos capaces de manejarlo”, explicó la joven.

Mar Torres y Froilán.

A sus 23 años siempre se han respetado y apoyado, Mar fue el apoyo principal de Froilán cuando le criticaron en varias ocasiones por saltarse las restricciones de la pandemia y él fue el hombro en el que ella lloró cuando sufrió acoso online y críticas feroces, incluso de su propia familia,  por posar en bikini.

Cuando cortaron hace año y medio, Torres declaró a la revista ‘Hola!’ que había sido ella quien dejó a Froilán pero que: “Nuestra relación no se va a acabar nunca. Siempre vamos a ser amigos. Le sigo queriendo muchísimo. Si necesita algo de mí, yo voy a estar. Y si yo necesito algo de él, sé que él va a estar” y así lo han demostrado.

Elitista colegio americano

Actualmente ambos estudian en el CIS madrileño, cosa que les favorece poder verse a diario aunque es verdad que están estudiando cosas distintas. Mar se ha decantado por el Marketing mientras que Froilán cursa Dirección y Administración de Empresas. Desde luego, juntando estas dos modalidades, se pueden hacer de oro, más todavía, si saben sacarle provecho a sus estudios.

El centro donde estudian es bastante sui generis. Sobre todo, por lo económico. Su coste es superior a 20.000 euros anuales. Estudiar un curso equivalente a entre 12 y 13 créditos universitarios, cuesta 7.397 euros básicos por término medio, a los que hay sumar las tasas de 340 euros para libros y material, lo que entre todo lo externo podría sumar una cantidad muy superior. Cuentan además con talleres de apoyo y orientación para los alumnos, así como asesoramiento en servicios extraescolares como la búsqueda de alojamiento en la capital de España para los alumnos que tengan residencia en la ciudad.

El Rebelde de la familia

Desde pequeño, el calificativo de rebelde ha acompañado a Froilán pasando así de ser el miembro de la Familia que más alegría despertó, al ser el primer nieto de Juan Carlos y Sofía, a ser el más criticado. Sus actitudes de crío rebelde fueron juzgadas por todos los medios de comunicación como si se regodearan en el punto más débil de la cadena, en una época en la que la información sobre la Casa Real no circulaba con tanta libertad como ahora. Algunos momentos especialmente relevantes a nivel mediático fueron importantes, como sus patadas a la hija de los Duques de Calabria en la boda de los hoy Reyes de España o en el tristemente célebre accidente de caza que vivió junto a su padre, Jaime de Marichalar, en Soria en el que se disparó en un píe.

Froilán durante su infancia con su madre la Infanta Elena y su hermana Victoria Federica en Mallorca. 

A mí, Pipe siempre me ha parecido un buen muchacho, de lo mejorcito de la familia. Tuvo una adolescencia rebelde. ¿Y quién no? Se ha juzgado a un chaval de 15 años como si fuera un adulto. ¿Qué le gustaba salir de fiesta y tuvo una mala época en los estudios? Pues sí como tantos otros” asegura el fotógrafo Bernardo Paz, uno de los históricos en el seguimiento de la Casa Real, a Elcierredigital.com. “Siempre le he visto un buen tío. Es muy protector con su hermana Victoria Federica. Hay que pensar que la adolescencia le pilló todo el rollo del divorcio de sus padres que no fue sencillo. Le auguro un buen futuro. Seguro que  acabaremos viéndole  dirigiendo alguna cartera de inversión o en un gran banco” añade.

En la adolescencia, Froilán frecuentó con ganas la noche madrileña. Sus salidas nocturnas no diferían mucho de las de otros chicos de su edad y de una determinada clase social, pero en su caso interesaba a los medios. Sus amistades con personajes curiosos como el ‘Pequeño Nicolás’ y algunas imágenes saliendo de discotecas sobredimensionaron su afición a salir de fiesta. De hecho, llegó incluso a organizarlas. Una imagen suya repartiendo flyers con la máscara de V de vendetta llegó a ser portada de un diario nacional. Hoy, este aspecto de la vida de Froilán también parece estabilizarse. Sigue saliendo de noche con su círculo de amigos, pero ya no hay la misma presión de la prensa.

COMPARTIR: