11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Grandes figuras del arte de Cúchares de la última década han visto cómo sus idílicos matrimonios han acabado rompiéndose por infidelidades

Los toreros y sus sonados divorcios: De Enrique Ponce y Paloma Cuevas a Espartaco, Fran Rivera, Litri o El Cordobés

La unión entre mujeres glamourosas y toreros siempre ha sumado puntos en las revistas del corazón. Casi siempre estas parejas con visos de estabilidad han protagonizado divorcios sonados, sorprendente y mediáticos. Hablamos de parejas como El Litri y Adriana Carolina Herrera, Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, Patricia Rato y Espartaco, Manuel Díaz 'El Cordobés' y Viky Martín Berrocal. Los últimos en sumarse a esta moda han sido Enrique Ponce y Paloma Cuevas, tras 24 años de matrimonio.

El anuncio de la separación del conocido torero Enrique Ponce y la sociality Paloma Cuevas ha pillado por sorpresa a muchos. A otros no, que sabían de las andanzas amorosas de uno y la dificil situación que atravesaba el matrimonio desde hacía ya casi un año.

El diestro de Chiva, de 48 años, y la cordobesa Paloma Cuevas, de 47 años, hija del también torero Victoriano Valencia que significativamente fue apoderado durante años de Enrique Ponce, formaban una de las uniones aparentemente más estables de la vida social española. Una conexión, la del glamour de mujeres con pujanza social con hombres exitosos en el coso taurino. Sin embargo, estas uniones no suelen durar mucho a pesar de la imagen de conservadurismo que, en ocasiones, trasmite el mundo del toro.

“Son hombres acostumbrados a vivir al límite. Su día a día es un juego entre la vida y la muerte y eso lo trasladan a la vida real. Por eso, aunque por un lado buscan la tranquilidad, porque la necesitan, también les aburre. Y, norlmamente, se lanzan en busca de amores de última hora para seguir sintiendo el vértigo”, asegura a elcierredigital.com un conocido apoderado de toreros que prefiere mantener su anonimato.

Son muchos los matrimonios fracasados de conocidos y grandes toreros que han llenado la crónica social española en todos los tiempos. Desde Pastora Imperio y El Gallo o Carmen Ruiz Moragas y Rodolfo Gaona, a principios del siglo XX, hasta Curro Romero y Concha Márquez-Piquer o Francisco Rivera 'Paquirri' y Carmina Ordóñez en los años de la Transición. En la última década han sido muchos los diestros de renombre, unidos a mujeres mediáticas y célebres, que han puesto fin a sus matrimonios de una forma sonora y sorprendente.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas

Ellos han sido los últimos en sumarse a esta ya larga lista. Ha sido una de las separaciones que más sorpresa ha causado en determinados círculos taurinos. Ha sido la revista Semana la que dio la primicia de que el diestro y la socialité habían decidido poner fin a su matrimonio de mutuo acuerdo. Aunque la versión oficial era que no existían terceras personas, pronto empezaron las especulaciones.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas. 

Fue la periodista Beatriz Cortázar en el programa de Federico Jiménez Losantos en Es Radio la que levantó la alfombra. “Es española, 20 años o así, estudiante, aspirante a modelo. Se maneja en redes sociales. Es una seguidora de Enrique, se conocieron porque ella es muy aficionada a la fiesta taurina”, explicó la periodista sobre la posible nueva ilusión femenina del diestro.

Desde Esdiario, el periodista Jesús Manuel Ruiz facilitó más información, la joven se llama Ana Soria Moreno. Es una almeriense de 22 años. Hija de un conocido abogado de Almería. El periodista ha contado a elcierredigital.com cómo fue la última noche que la pareja ha pasado junta hace escasos días. "Fue el pasado sábado en Mojácar, en la costa de la provincia de Almería. Concretamente en la Urbanización Marina de la Torre, en un apartamento turístico de lujo con vistas al campo de Golf y al mar. Ana Soria quiso mostrar a su pareja su tierra de nacimiento e, incluso, Enrique ya conoce a los padres de su nueva ilusión. Ese mismo sábado, Enrique Ponce también conoció a unos amigos íntimos de su pareja. Ya, entre ellos, se habla de boda. Es un amor firme", asegura Jesús Manuel Ruiz a elcierredigital.com.

Ana Soria Moreno.

Ponce y Ana no optaron por un hotel para la noche del sábado. El torero y su nueva ilusión pernoctaron en el apartamento de un allegado de esta joven aspirante a modelo, que ya ha conquistado el corazón el matador de toros.

Ana Soria Moreno vive normalmente en Madrid. En un apartamento muy cerca de la Puerta de Alcalá. Hija de un importante abogado, quiere dedicarse al mundo de la moda y la interpretación, y habría contactado con Enrique Ponce hace dos años a través de las redes sociales. Pero la pareja habría borrado ya de sus redes sociales todas las fotografías que podrían confirmar la existencia de esta relación "clandestina" mientras Enrique Ponce y Paloma Cuevas seguían siendo marido y mujer.

Ana Soria.

Enrique y Paloma se conocieron hace casi tres décadas, en 1992. Ambos eran muy jóvenes. Ponce empezaba a destacar en todos los cosos y ella era hija del también matador Victoriano Valencia. La boda de Enrique Ponce y Paloma Cuevas se celebró en octubre de 1996 en la catedral de Valencia y fue uno de los acontecimientos sociales de la época. Acudieron invitados del ámbito cultural, del mundo del toro y del espectáculo. Actualmente son padres de dos hijas, Paloma (nacida en 2008) y Bianca (en 2012). La unión de glamour que formaban ambos los convirtieron en grandes protagonistas de la crónica social.

El Litri y Adriana Carolina Herrera

Otro de los divorcios sonados fue el de Miguel Báez 'Litri' y Carolina Adriana Herrera Pacanins. Una joven de poder que nació el 28 de agosto de 1969 en Caracas (Venezuela). Es la primera de las dos hijas de una familia burguesa descendiente de terratenientes y encumbrada en la alta sociedad venezolana, formada por Reinaldo Herrera, considerado como “el mejor partido de Caracas”, y la diseñadora María Carolina Josefina Pacanins y Niño, conocida artísticamente como Carolina Herrera. Fue en 1996 cuando se introdujo en el negocio familiar.

Desde esa fecha comenzó a compaginar su labor de dirección en el área de perfumes y cosméticos de la empresa familiar con la realización de documentales televisivos, que era el trabajo que ejercía hasta entonces. Incluso contó con la ayuda de figuras relevantes de Hollywood, como el director Oliver Stone, con el que la empresa Pentagrama produjo el documental titulado Comandante, basado en la vida del líder cubano Fidel Castro.

El Litri y Adriana Carolina Herrera. 

Fue precisamente durante el rodaje de otro documental cinematográfico basado en el mundo del toro y los toreros, titulado Maletilla y dirigido por su amiga Victoria Cley, donde pretendía reflejar los sueños de gloria y penalidades de los alumnos de la Escuela Taurina de Madrid por las carreteras de España, cuando Carolina Adriana ahondó en su amistad con el torero Miguel Báez “El Litri” al que ya conocía ocasionalmente, pecisamente,  por la intermediación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas. Fue partir de entonces cuando se intensificó esta relación que acabó en matrimonio. Atrás dejaba una vida muy activa, sin límites, en la ciudad de los rascacielos.

Miguel Báez Spínola “El Litri” nació en Madrid el 8 de septiembre de 1968, es hijo de María Concepción Spínola González Conchita y del famoso torero del mismo apodo de mediados del siglo pasado, Miguel Báez y Espuny. Miguel tomó la alternativa el 26 de septiembre de 1987 en la plaza francesa de Nimes de manos de su padre que se vestía por última vez de luces. Y en 1991 se presentaba en Madrid como matador de toros durante la feria de San Isidro, acompañado en la lidia por José María Manzanares y José Ortega Cano. El 3 de agosto de 1998 decidió despedirse de la afición española en la plaza onubense de La Merced para “nunca más volver”.

Tras dos años de noviazgo, Miguel y Carolina Adriana contraían matrimonio el 19 de junio de 2004 en la capilla construida a tal efecto en la finca de “Los Guateles”, propiedad del matador de toros, con 1.400 hectáreas y situada en el kilómetro 13 de la carretera que une las localidades cacereñas de Aliseda y Villar del Rey. A ella acudieron seiscientos invitados como la modelo Nati Abascal; la princesa Tessa de Baviera; los diseñadores Calvin Klein y Oscar de la Renta; la duquesa Eugenia Martínez de Irujo o el príncipe Kosntantín de Bulgaria y su mujer María García de la Resilla.

Carolina Herrera se casó embarazada, aunque su madre lo negó tajantemente. La primogénita, Olimpia de la Concepción, nació en la Clínica Ruber de Madrid el 14 de marzo de 2005. Después vendrían dos hijos más: un niño de nombre Miguel, nacido al año siguiente, y una niña Atalanta, que nació el 19 de noviembre de 2008.

En el verano de 2017 anunciaron su divorcio después de meses de rumores. Aunque nunca se confirmó, también se habló de posibles relaciones extramatrimoniales del diestro, un hombre que ya había conquistado a otras famosas de ilustre apellido mucho antes que a la venezolana, como Chábeli Iglesias o Eugenia Martínez de Irujo, otra exmujer de torero.

Eugenia y Francisco Rivera

La unión de Franscico Rivera Ordóñez con Eugenia Martínez de Irujo suponía el enlace entre la aristocracia de la sangre y la del toreo. Eugenia, nacida en Madrid el 26 de noviembre de 1968, es la única hija, después de cinco varones, que tuvo la recordada Cayetana de Alba. Sería en 1993 cuando comenzó a hablarse por primera vez en Sevilla de la amistad entre Eugenia y el torero Francisco Rivera Ordoñez.

Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo.

Sin embargo, estos primeros escarceos amorosos se enfriaron momentáneamente en el invierno del año 1995 con la aparición en escena de Miguel Báez “El Litri”. En diciembre de ese año, Miguel Báez, al que Eugenia conocía desde la adolescencia, se convertiría en el elegido de su corazón. No duró mucho este acercamiento. Y Eugenia volvió a reunirse con Francisco Rivera. Tras un espeso y sufrido noviazgo, Eugenia y Francisco contraían finalmente matrimonio en la catedral de Sevilla el 23 de octubre de 1998. Al enlace acudieron cerca de 1.400 invitados, entre ellos, representantes de la monarquía española, como los duques de Lugo, Elena de Borbón y Jaime de Marichalar, por entonces unidos en pareja.

El torero nació en Madrid el 3 de enero de 1974 y su vida estaba marcada desde la cuna por el entorno ganadero al haber nacido en una familia con larga tradición taurina en su árbol genealógico, desde sus bisabuelos (Domingo Domínguez y Cayetano Ordoñez “Niño de la Palma) hasta su padre, pasando por su abuelo Antonio Ordoñez (quien verdaderamente lo inició en ese mundo) por sus tíos José Rivera “Riverita”, Curro Vázquez y Luis Miguel Dominguín y su primo hermano José Antonio Canales Rivera, todos matadores de toros.

Fue una semana antes de cumplir su primer año de casados, cuando Francisco Rivera Ordóñez y Eugenia Martínez de Irujo se convirtieron en padres por primera vez. La niña, a la que llamaron Cayetana, se adelantaba tres semanas a la fecha prevista para su nacimiento y venía al mundo el 16 de octubre de 1999 en la clínica Fátima, de Sevilla.

A pesar del nacimiento de la niña, el matrimonio entre el torero y la aristócrata estuvo marcado desde el inicio por el fracaso, que tuvo su momento más crítico cuando Coto Matamoros, aseguró en el programa de Tele 5 Crónicas Marcianas que la esposa de Francisco Rivera se había acostado con el supuesto aristócrata Alessandro Lequio unos días antes de casarse con el torero. La sombra de Carmen Ordóñez estaba presente en todo lo ocurrido y, según publicó la prensa rosa, fue una de las responsables de haber envenado a la pareja desde que se conocieron. A partir de entonces, la relación cayó en picado.

El día 3 de marzo de 2002, en un comunicado leído por teléfono a la Agencia Efe, María Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera Ordóñez anunciaron su separación matrimonial, “al no haber sido posible salvar nuestras diferencias”.

Sin embargo, después de su varapalo matrimonial con Francisco Rivera, Eugenia  mantuvo meses después variadas relaciones sentimentales: Rosauro Baro, Nicolás ‘Colate’, Gonzalo Miró o el piloto Víctor Martínez. Fran por su parte mantuvo un noviazgo en 2004 con Carla Goyanes. Luego estuvo con Blanca Martínez de Irujo, prima hermana de su ex esposa la duquesa de Montoro. Más tarde llegó Elisabeth Reyes, ex Miss España y expareja a su vez del futbolista del Real Madrid Sergio Ramos

Y a pesar de los eternos rumores de vuelta, finalmente firmaron su divorcio oficial en 2009. Eugenia ha rehecho su vida con el promotor discográfico Narcís Rebollo, con el que se casó en marzo de 2017. Y Fran Rivera se unió con la diseñadora Lourdes Montes en 2013 con la que ha tenido dos hijos Carmen (2015) y Francisco (2019).

Patricia Rato y ‘Espartaco’

Fue una historia de amor que emocionó en su día a la sociedad española. Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, el torero de Espartinas (Sevilla), un chico sin estudios ni pedigree, logró cautivar, a pesar de los prejuicios sociales, a una niña bien de Madrid, llamada Patricia Rato Salazar-Simpson, descendiente de dos familias de poder y linaje empresarial de toda la vida y sobrina directa del ex vicepresidente del Gobierno español durante la etapa del PP, Rodrigo Rato Figaredo.

Juan Antonio y Patricia se casaron en secreto y con nocturnidad, en la madrugada del 7 al 8 de junio de 1991, en el santuario de Nuestra Señora del Loreto, cerca de Espartinas, en una ceremonia oficiada por el párroco de la localidad, el padre Leonardo. Dicen quienes les conocen que Patricia y Juan Antonio se casaron por amor y porque ella estaba ya esperando a su primera hija, Alejandra, que nació en el mes de enero de 1992. Luego vendrían Isabel y Juan Antonio.

Patricia Rato y Espartaco.

Patricia Rato Salazar-Simpson es hija de la aragonesa Felicidad Salazar-Simpson Bos, conocida como Ichu, con un importante patrimonio familiar basado en sociedades inmobiliarias, y de Ramón Rato Figaredo, el primogénito de los Rato, el más introvertido de los hermanos, empresario de radio durante muchos años al frente de la Rueda de Emisoras Rato. Ambos ya fallecidos.

Mientras que Juan Antonio Ruiz Román nació en Espartinas (Sevilla) el 3 de octubre de 1962 en el seno de una familia muy humilde, formada por Dolores Román Salgado y Antonio Ruiz Rodríguez. Tomó su apodo taurino de Espartaco a la película de Stanley Kubrik. En agosto de 1979 tomó la alternativa de manos de Manuel Benítez 'El Cordobés' y le siguieron seis años de andar a la brega sin mucho éxito. Sin embargo, en 1985 logró cuajar un toro en la plaza madrileña de las Ventas lo que le significó gloria y, desde entonces, ha luchado con gran esfuerzo por mantenerla pasando por cinco operaciones de rodilla y curándose de seis cornadas en el muslo. En el año 2001, diez años después de casarse con Patricia Rato y con 22 temporadas de matador de toros, decidió abandonar los ruedos, aunque no cortarse la coleta ya que actúa en festivales.

En 2010 su ruptura sorprendió a todos y se llegó a hablar de infidelidades por parte de él y de ella. Incluso alguna publicación apuntó la posibilidad de que Fran Rivera pudiera tener algo con Patricia Rato. Luego se aseguró que era Alejandra, la hija del matrimonio, el posible objetivo del hijo de Paquirri.

Finalmente, se supo que el torero de Espartinas estaba iniciando una relación con Macarena Bazán, funcionaria de la Junta de Andalucía. Mientras que Patricia Rato, ha rehecho hoy su vida con el empresario Javier Moro.

Manuel Díaz 'El Cordobés' y Vicky Martín Berrocal

El torero Manuel Díaz “El Cordobés”, hijo extramatrimonial de Manuel Benítez “El Cordobés”, hoy casado con Virginia Trocóniz, descendiente de unos ricos potentados venezolanos, protagonizó en los 90 una de las bodas del momento. Fue el 24 de octubre de 1997 y la novia era una deslumbrante Vicky Martín Berrocal, hija del ganadero y promotor José Luis Martín Berrocal. La ceremonia, retransmitida por el programa de Antena 3 Extra Rosa presentado por Rosa Villacastín y Ana Rosa Quintana, tuvo lugar en la Iglesia de El Salvador en Sevilla.

Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz 'El Cordobés' el día de su boda en 1997.

El 12 de noviembre de 1999 tuvieron a su hija Alba. La joven cumplió los 18 años saltando al ruedo mediático con polémica incluida al conocerse su relación con Javier Kalle, casado con una de sus mejores amigas conocida como Koki. Hoy Alba quiere abrirse camino en el mundo de la moda como lo ha hecho su madre que ha triunfado como diseñadora.

Vicky Martín Berrocal también ha probado suerte como actriz y presentadora de televisión. Tras divorciarse del diestro en 2002 vivió romances con el futbolista Denilson, en esa época en las filas del Betis, y con el periodista Pepe Navarro. Hoy está unida sentimentalmente al empresario portugués Joao Viegas.

COMPARTIR: