19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata del collar babero con cinco esmeraldas talladas en cabujón, de superficie redondeada, de entre 27 y 58 quilates y unos pendientes de Cartier

Los Franco venden dos joyas subastadas en Christie's de Londres por 168.300 euros, pero no 'colocan' la valiosa sortija de pedida

Margarita de Vargas Santaella luciendo parte del kit subastado
Margarita de Vargas Santaella luciendo parte del kit subastado
Finalmente, la casa de subastas Christie's de Londres vendió este miércoles dos joyas de diamantes y esmeraldas pertenecientes a la familia Franco por un importe total de 168.300 euros. Una tercera pieza de la familia del dictador, un anillo de pedida de oro blanco, no ha sido adquirida. En total todo los subastado podría haber alcanzado un valor de 400.000 euros, teniendo en cuenta en anillo, y el juego de collar y pendientes tenía un precio de salida de 134.000 euros.

Los Franco han subastado finalmente el juego de collar y pendientes de esmeraldas en la sala Christie’s de Londres. Se han vendido por 143.750 libras (168.300 euros). Sin embargo, una sortija de pedida de oro blanco que también se subastaba se ha quedado sin comprador.

En total todo los subastado podría haber alcanzado un valor de 400.000 euros, teniendo en cuenta en anillo, y el juego de collar y pendientes tenía un precio de salida de 134.000 euros. Los pendientes, un diseño de Cartier, estaban valorados en 58.000 euros y el collar en 140.000 euros.

Por 100.000 libras (117.000 euros) se vendió un collar babero con cinco esmeraldas talladas en cabujón, de superficie redondeada, de entre 27 y 58 quilates, acompañadas de diamantes de corte circular, gargantilla de platino y oro.

Por último, una pareja de pendientes de Cartier con dos esmeraldas principales de 38,59 y 28,27 quilates, que una vez formaron parte del collar también subastado en Christie's, diamantes engastados y platino, se vendieron por 43.750 libras (51.200 euros).

Margarita de Vargas Santaella luciendo parte del kit subastado. 

Carmen Franco, la anterior Duquesa de Franco y Marquesa de Villaverde, heredó el valioso joyero que su madre atesoró durante años. Sin embargo, era bastante más austera que su madre, típica hortera provinciana, que se recargaba de brillantes sobre sus negras vestimentas hasta parecer una urraca engalanada. Su voracidad por las joyas la valió el sobrenombre de ‘La Collares’. Los joyeros temblaban cada vez que visitaba una ciudad española y éstos hacían piña para cubrir los gastos.

Una de las pocas ocasiones en las que la fallecida Duquesa de Franco usó este juego de collar y pendientes el 18 de marzo de 1995 en la boda en Sevilla de la Infanta Elena con Jaime de Marichalar.  Al morir en 2017 las joyas fueron heredadas por sus hijas y la última vez que estas piezas fueron vistas en público fue en el cuello y orejas de Margarita Vargas de Santella, la esposa de Luis Alfonso de Borbón.

joyas_franco

Carmen Franco con el collar y los pendientes que salen ahora a subasta.

En la misma subasta en Christie's se vendieron unos pendientes de perlas y diamantes que pertenecieron a la aristócrata española Eugenia de Montijo (1826-1920), consorte de Napoleón III y última emperatriz de Francia.

La pareja de pendientes se remató por 237.500 libras (278.150 euros), mientras que un colgante de rubíes y diamantes en forma de corazón de la misma procedencia alcanzó las 41.250 libras (48.300 euros).

Un patrimonio a la venta

No es la primera vez que los Franco ponen a la venta sus joyas. Jaime Martínez-Bordiú, el nieto pequeño del dictador lleva tiempo vendiendo joyas y objetos en anticuarios del Barrio de Salamanca de Madrid.

Nadie ha tasado con exactitud el valor del joyero familiar ya que se desconoce cuántas piezas lo componen. Posiblemente la pieza más celebrada es la diadema de oro blanco de 18 quilates y cinco esmeraldas colombianas que lució Carmen Martínez-Bordiú en su enlace con Alfonso de Borbón-Dampierre en marzo de 1972. Sin embargo, quien más acopio ha hecho de las joyas familiares es Mariola Martínez-Bordiú que también se casó con una espectacular tiara en 1974 con Rafael Ardid. Ella es quien guarda los famosos collares de perlas de su abuela, la pulsera de pedida de su madre y hasta las perlas que adquiría la Marquesa de Villaverde en sus frecuentes visitas a la Manila de Ferdinald e Imelda Marcos.

También la familia ha puesto a la venta el mítico Pazo de Meirás en Coruña, propiedad de la que se quieren deshacer en mitad de la pelea judicial que pone en duda la legitimidad de esta propiedad. La familia también quiere deshacerse del edificio que poseen en la madrileña calle Hermanos Bécquer, por el que piden 65 millones de euros, una cantidad que Francis Franco, el mayor de los nietos varones, no está dispuesto a rebajar.

La familia Franco había puesto a la venta el Pazo de Meirás a través de una inmobiliaria cántabra, en la que se ofertaba el histórico inmueble localizado en el municipio de Sada, que fue utilizado como residencia de verano por Francisco Franco, por una cantidad de ocho millones de euros, la misma cifra que se pedía en el primer anuncio que se había publicado unos meses antes.

Pazo de Meirás. 

Meirás no es el único palacio gallego de la familia del Dictador. Enclavado en la zona antigua de la ciudad de La Coruña, el Palacio de Cornide es conocido por los coruñeses como “Casa Palacio”. Pasa desapercibido a la vista, pero la literatura también ocupó su lugar en este edificio ya que fue la casa de Rosalía de Castro, pero el Ministerio de Educación y Ciencia lo adquirió en 1962 para sacarlo a subasta en 1965.

De una forma que afirman fue bastante ventajosa lo adquirió Pedro Barrié de la Maza, Conde de Fenosa que lo puso a nombre de Carmen Polo. La familia visita la casa de vez en cuando y el lugar, aunque antiguo, se mantiene en buen estado y habitable.

Críticas de las víctimas del franquismo

Las víctimas del dictador exigieron que Christie's suspendiera esta venta de joyas para frenar a los descendientes del líder fascista. Las familias de las víctimas de la dictadura argumentan que las joyas son parte de un legado familiar “basado en la corrupción, el saqueo y la malversación de fondos”.

En una carta, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) le pidió a la Embajada de España que exigiera a Christie's revele los documentos que acreditan a la familia Franco son los legítimos dueños de las piezas, y agregaba que, de lo contrario, la casa de subastas podría estar actuando como un “cooperador necesario” para una venta ilegal.

COMPARTIR: