09 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El actor de 'Instinto Básico' adquirió en 1990 junto a su entonces esposa Diandra está mansión que fue construida por un primo de la Emperatriz Sissi

S'Estaca, la posesión mallorquina de Michael Douglas que el actor no vende ni por 28 millones de euros

Michael Douglas en su casa de Mallorca en los 90.
Michael Douglas en su casa de Mallorca en los 90.
Michael Douglas ha vuelto a Mallorca junto a su mujer Catherine Zeta-Jones tras la muerte de su padre Kirk Douglas. El actor de 'Instinto Básico' no logra vender su posesión de S'Estaca pese a rebajar su precio de 50 millones de euros a 28 millones. Una mansión en el Mediterráneo que medio año ocupa él y otro medio año su exmujer Diandra, con la que adquirió el inmueble en 1990. Para Douglas su posesión balear ha supuesto una serie de problemas con la Justicia.Y a día de hoy sigue sin comprador.

El actor Michael Douglas y su mujer la también actriz Catherine Zeta-Jones han descansado hace unos días, en el pasado mes de febrero en Mallorca, en el refugio favorito del actor estadounidense en el Mediterráneo. Su mansión de S´Estaca, situada en Mallorca. Su visita ha servido para aliviar el complicado momento pasado recientemente tras la muerte de su padre, el mítico Kirk Douglas.

Con un selfie en uno de sus restaurantes preferidos de la capital insular con el que felicitaba el fin de semana a sus fans, hizo saber el gran actor de Hollywood que estaba en las Baleares. Un destino que visita desde hace tres décadas cuando junto con su exmujer Diandra Luker adquirió una posesión en la isla.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Stopping by for lunch at my favorite restaurant in Palma 🇪🇸! #Majorca #Canela

Una publicación compartida por Michael Douglas (@michaelkirkdouglas) el

S'Estaca es el nombre de la mansión ubicada en lacosta del municipio de Valldemossa, a unos 30 kilómetros de Palma de Mallorca. Consta de 80 hectáreas en total, con siete edificaciones separadas que contienen cinco viviendas. Fue a mediados del siglo XVIII cuando el archiduque Luis Salvador Habsburgo llegó a Mallorca desde Viena y construyó esta posesión. El archiduque recibía allí a menudo a su prima, la emperatriz Sissi de Austria, quien llegó a compartir su fascinación por este lugar costero del Mediterráneo y hasta habría entablado una relación amistosa con lugareños.

La propiedad pasó a la familia Douglas en 1990, cuando por entonces su mujer, la productora de cine Diandra Luker, llevó a su esposo Michael a Mallorca, y este último quedó deslumbrado. La pareja compró la finca, la reformó y pasó allí toda una década hasta su separación en el año 2000. En 2014, los Douglas-Luker la pusieron en venta a un precio de 50 millones de euros. Desde entonces, fueron rebajando esa cantidad hasta el valor actual de 28,5 millones de euros. Y sin aún sin comprador, quizá por los problemas con la Justicia que trajo esta propiedad tras su complicado divorcio.

Diandra en S'Estaca en Mallorca. 

Desde siempre este lugar de descanso vacacional le ha generado algún que otro dolor de cabeza al actor estadounidense. Douglas hizo una ampliación ilegal de la finca, pero sus excesos urbanísticos fueron perdonados por el Gobierno Balear cuando hace años financió y puso en marcha el centro cultural Costa Nord, dedicado a dar a conocer los valores de la sierra de Tramuntana. Tras una gestión ruinosa y pérdidas de 200.000 euros sólo en 2003, el actor meditaba dejar la isla si el Gobierno Balear no se hacía cargo del centro cultural.

Uno de los patios de S'Estaca.

Además, por entonces Douglas, ya divorciado de Diandra y emparejado con la actriz Catherine Zeta-Jones, no estaba demasiado cómodo, pues tenía que ceder la posesión de S'Estaca a su ex mujer durante seis meses al año. A finales de 2003 el Govem de Jaume Matas, que no quería perder al actor como reclamo para Baleares, le compró el edificio de Costa Nord, abonando 4,4 millones de euros.

El precio incluía un compromiso de Douglas para promocionar la isla en el extranjero con apariciones en ferias turísticas. De esa cantidad, 2,1 millones correspondían a los derechos de un anuncio de promoción de 14 minutos en el que aparecía el célebre actor de Hollywood. La oposición socialista criticó lo desmesurado de la tasación del inmueble y denunció que en la operación había un fraude de 900.000 euros en impuestos que no se habían satisfecho. El bufete de abogados Feliu ayudó al actor a conseguir este pelotazo.

Esta vinculación con este despacho de abogados le generó un importante problema con la Justicia española cuando la Fiscalía Anticorrupción de Baleares, la Agencia Tributaria y el Cuerpo Nacional de Policía investigaron a una veintena de abogados, notarios, empleados de banca como presuntos testaferros de blanqueo de capitales dentro de la conocida como ‘Operación Relámpago’.

Gran parte de las investigaciones se centraron en el bufete de abogados Feliu, que, según la querella de los fiscales de Baleares Joan Carrau y Pedro Horrach, creó “un entramado de sociedades tendentes a manejar fondos de diversa procedencia, muchos de ellos de origen delictivo, ocultando su concreto origen y el destino último de los mismos”.

S´Estaca tiene todo tipo de comodidades al borde del mar, como una gran piscina. 

Los investigadores estudiaron los movimientos de dos cuentas del actor Michael Douglas, que se gestionaban desde el despacho Feliu. El mismo abogado Gabriel Feliu trataba personalmente con Douglas y se ocupaba de sus cuantiosas inversiones en la isla.

La Fiscalía miró con lupa sociedades panameñas que habrían servido para gestionar el patrimonio del protagonista de Instinto básico, quien tuvo que comparecer ante el juez para solicitar el desbloqueo de varias cuentas. Los investigadores se toparon con un opaco mecanismo: sociedades creadas en los paraisos fiscales de Panamá y de las Islas Vírgenes creaban sociedades que controlaban otrsa en España que gestionaban una serie de bienes, pero era casi imposible saber de dónde procedían esos bienes e, incluso, quiénes los disfrutan.

El dinero se movía desde Mallorca hacia las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Gibraltar, Isla de Guemsey, Isla de Jersey, y el Estado norteamericano de Delaware. En una técnica denominada del "helicóptero porque el dinero va y fluye de un sitio a otro, sin que quede apenas rastro.

Una de las habitaciones de S´Estaca. 

Pero al mergen de estos problemas judiciales, tal vez uno de los motivos de querer vender S´Estaca es el incordio de compartir residencia cada seis meses con su ex mujer Diandra. Quizá sea esto lo que ha llevado al actor a poner a la venta esta espectacular posesión en Mallorca. A día de hoy sigue sin comprador, pese a haber rebajado su precio de los 50 millones de euros a los 28 millones

COMPARTIR: