07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Contamos sus difíciles inicios personales, sus gags más polémicos y su ruptura como anticipo de lo que esta noche se verá en "Lazos de Sangre"

La historia desconocida de Martes y Trece: La verdad detrás del humor

Josema Yuste y Millán Salcedo.
Josema Yuste y Millán Salcedo.
En los años noventa no se era nadie en España si no te imitaba Martes y Trece. El dúo humorístico, que había nacido como trío en los 70, hizo de sus programas especiales de Nochevieja auténticos acontecimientos sociales. Algunos de sus sketchs levantaron susceptibilidades como la parodia que tuvo como objetivo la relación entre Isabel Pantoja y Encarna Sánchez que hizo que la periodista les declarara odio eterno. Finalmente, Millán y Josema rompieron tras años de éxito, audiencias y polémicas.

Desde finales de los ochenta y durante gran parte de los 90 Martes y Trece o lo que es lo mismo Josema Yuste y Millán Salcedo fueron los humoristas más populares del país. Toda España esperaba sus especiales de Fin de Año donde repasaban las noticias de los 12 meses anteriores con su particular sentido del humor. No eras nadie en la época si el dúo humorístico no te parodiaba. Consiguieron audiencias hoy impensables, llenaban teatros y sus películas se convertían en las más taquilleras de cada año. Sin embargo, detrás de la risa no era todo tan fácil. El equilibrio de trabajo y la presión de la popularidad en base a la repetición marcó mucho a la pareja.

En los orígenes eran tres y como pasa casi siempre el trio mutó en dúo. Millán Salcedo nació hace 65 años en Brazatortas (Ciudad Real) y su infancia no fue precisamente sencilla. Huérfano de padre acabó unos años en orfanato donde su relación con los curas no fue precisamente positiva. En sus memorias En mis 13 (1998) recuerda su paso por este lugar y cómo la vida de la familia cambió cuando su madre consiguió encargarse de una portería en Madrid y se trasladaron a la capital de España. La figura materna fue importante para Salcedo que siempre la ha considerado como la fuente de su humor.

Fue haciendo el servicio militar en Santander cuando conoció a Fernando Conde, que sería tercero en discordia en el grupo humorístico. Cuando volvieron a Madrid conocieron en la Escuela de Arte Dramático a Josema Yuste. Josema compartía con el que sería su pareja durante dos décadas una infancia complicada. Josema había perdido a su madre. Los tres acabaron formando un grupo con nombre improvisado, Martes y Treces, y debutaron en 1978 el mismo día que en un local de Madrid entregaban a Andrés Pajares la H del Humor. Pronto acabarían en Televisión Española a instancias de José María Iñigo en su programa Fantástico. Un sketch en el que parodiaban a las cursis Trillizas de Oro argentinas que en esos años acompañaban a Julio Iglesias les hizo convertirse en populares de la noche a la mañana. Además, se convirtieron en fijos del programa Aplauso. Su fama les llevó incluso a protagonizar dos películas, Ni te cases ni te embarques y La loca historia de los tres mosqueteros.

Sin embargo, Fernando Conde notaba que necesitaba crecer como actor y abandonó el grupo que se dio por finalizado prácticamente. Millán y Josema participaron en La corte del Faraón (1985) comedia musical a mayor gloria de la estrella del momento, Ana Belén.

Empanadas, bollos y mucho éxito

Aunque Martes y Trece se daban por terminado como grupo, Josema y Millán participaron en el especial de Nochevieja de ese mismo año. El programa se emitía en directo bajo el nombre Viva 86 y Concha Velasco estaba al frente de la gala. La noche en la que tenían que haber sellado su final marcaron su renacer con un gag que ya es historia de la televisión: Las Empanadillas de Encarna. Millán se calzó una peluca para dar vida a una hombruna Encarna Sánchez, mientras que Josema se convertía en la oyente que llamaba al programa hasta volver loca a la locutora. En esa época Encarna Sánchez arrasaba en audiencia en su programa radiofónico nocturno Encarna de noche.

El famoso sketch les acompañaría siempre y marcaría la época dorada del dúo. Desde 1988 con Hola Hola 89 se encargaron de todos los especiales de Fin de Año. Sólo en 1993 faltaron a su cita por falta de acuerdo con Televisión Española. En ese momento el dúo hacía un programa semanal, Viéndonos, y querían más dinero de lo que la cadena pública estaba dispuesta a pagar. Finalmente, el especial lo protagonizaron Cruz y Raya y la audiencia bajó frente al especial de Antena 3 que tenía a Andrés Pajares al frente. En 1994 volvieron a TVE Martes y Trece. En el momento llegaron a rechazar una oferta de Telecinco de pasarse a su escudería por 500 millones de pesetas.

Son muchos los sketches de esos especiales que pasaron a la historia y sus coletillas todavía se repiten porque ya han pasado a formar parte de la memoria colectiva. Ningún famoso se libró de su crítica ácida: Rocío Jurado, Isabel Preysler, Nati Mistral, Pedro AlmodóvarTita Cervera se enfadó con ellos al punto de exigir responsabilidades a TVE. Sin duda, fue Encarna Sánchez la ‘víctima’ de su humor que más se cabreó con los humoristas.

La periodista e Isabel Pantoja fueron el hilo conductor del especial de la Nochevieja de 1991, El 92 cava con todo. La relación entre Encarna y la tonadillera era entonces uno de los asuntos más comentados en la prensa del corazón. Hasta entonces la relación de Josema y Millán con ellas era muy buena. De hecho, cuando eran un trío formaron parte del espectáculo Tengo 23 abriles donde acompañaban a la folklórica.

En esos años Isabel estaba empezando su relación con Paquirri y la amistad era tal entre los artistas que Martes y Trece comenzaron a parodiar a Isabel y su madre, doña Ana. Millán cuenta En mis 13 como cuando la madre de la tonadillera se enteró de que planeaban ese número se presentó en su camerino y le dijo que de ninguna manera iba a hacer de ella con esas pintas. Ana Martín se quedó en combinación delante del humorista para entregarle la ropa que llevaba puesta para que hicieron mejor la imitación.

Por su lado, Encarna Sánchez se había mostrado encantada con el número de las empanadillas del 85. El de los bollos del 91 ya no le gustó tanto. Dicen que la periodista "removió Roma con Santiago" y que llegó a ponerse en contacto con la Ministra Portavoz Rosa Conde para evitar la emisión del show. Fernando Conde confesaría años después que la periodista le citó en los estudios de la COPE para interrogarle sobre el contenido del programa que habían grabados sus excompañeros.

Estas maniobras lo único que consiguieron es que se acrecentara el morbo en toda España que asistió en masa a la emisión de TVE. Encarna enfureció y desde los micrófonos de la COPE arremetió contra los humoristas y el director del Ente público Ramón Colom. “De estos personajes cuando llegue el momento, yo me voy a encargar. Y algún día, cuando abra la boca de un trabajo de investigación que estamos haciendo, que es de lo más importantes, estos se van a tener que ir de este país”, aseguró la periodista. “Sobre todo uno, Millán de Martes y Trece. Pues estos cobran 1.500 millones, y sin ninguna gracia, y sin ninguna personalidad. Y el tal Millán de feo que es, te asusta. Vulgares y sin chispa, con cara de malas ideas, sobre todo el Millán, Millán tiene cara de mala gente, de amargado. En su momento se contará toda la historia”, añadió.

Millán contó en sus memorias que unos días antes de la emisión del programa, Isabel Pantoja le llamó por teléfono. “Por favor, no me saquéis con esa mujer”, fueron las palabras de la artista. Más de tres años después el humorista y la viuda de Paquirri se encontraron en el entierro de Lola Flores y, según Millán, hicieron las paces.

La separación de la pareja

Imitaciones polémicas aparte, el dúo siguió cinco años protagonizando sketches para la historia como el recordado Maricón de España y otros que hoy serían impensables. Sin embargo, las cosas no iban bien.

En libro En mis 13 Millán cuenta como a principios de la década de los noventa tuvo episodio agudo de estrés y depresión que le llevó a retirarse durante una temporada para buscar el equilibrio. La relación entre Josema y Millán se había deteriorado y Millán consideraba que el equilibrio de trabajo no estaba repartido entre ambos y decidió romper la pareja.

Se despidieron en 1997 con un especial de Nochevieja recopilatorio llamado Adós. Llevaban meses rumoreándose la separación que, finalmente, se hizo efectiva tras ese especial. Josema protagonizó varias series de televisión, películas y obras de teatro. Millán se quedó en Televisión Española y debutó como director de una serie, Ketty no para, a mayor gloria de Soledad Mallol ex de otro dúo cómico, Las Virtudes. La serie, que en un principio estaba pensada para Carmen Maura, no funcionó.

Tras este fracaso, Salcedo se fue a Telecinco para realizar el programa Un Millán de cosas que recordaba en su formato a los que realizaba con su anterior pareja. Tampoco funcionó. Desde entonces se ha centrado en el mundo del teatro y ha editado tres libros.

COMPARTIR: