25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz colombiana triunfa a nivel internacional en la exitosa serie de Netflix y, recientemente, ha vuelto a ser madre

Laura Londoño, estrella de 'Café con aroma de mujer': "Tengo el mismo carácter que La Gaviota"

El Cierre Digital en
La protagonista de 'Café con aroma de mujer' triunfa a nivel mundial con la exitosa telenovela de Netflix y, además, la colombiana ha sido nominada esta semana a los premios musicales más importantes de Colombia. Su vida está en un momento estelar, hace un mes fue madre de su segunda hija, triunfa con una empresa de bienestar sexual femenino y su éxito como actriz es imparable.

Laura Londoño vive uno de los momentos más dulces de su vida, tanto personal como profesionalmente. Hace un mes fue madre de su segunda hija, triunfa con una empresa de bienestar sexual femenino y su éxito como actriz es imparable. Esta semana acaba de ser nominada a los premios Nuestra Tierra 2022 que galardonan a los mejores músicos de Colombia.

- Te han nominado en la categoría 'Mejor canción popular' con Amor qué me hiciste, la canción que canta tu personaje Gaviota en Café con aroma de mujer. ¿Cómo te has tomado la noticia?

-Estoy nominada junto a gente como Karol G. Cuando se lo cuento a mis amigos me felicitan pero les da la risa, es como decirme, ¿qué haces al lado de semejantes cantantes? Es una mezcla de emociones muy lindas. Es por esta historia que toca muchas fibras, muchos corazones, como ya hizo hace treinta años. Y es que este remake de Café con aroma de mujer es la telenovela de moda en Netflix. Treinta años más tarde de la que fue la versión original, la serie colombiana se ha convertido en una de las tres producciones de habla no inglesa más vistas en la plataforma de streaming.

Junto a Williiam Levy, el coprotagonista de 'Café con aroma de mujer'/ Instagram. 

En la serie, Laura Londoño da vida Teresa Suárez o Gaviota, como todos la conocen.  La protagonista es una joven recolectora que conoce a Santiago Vallejo (William Levy) tras la repentina muerte de su patrón.

Gaviota y Santiago sienten un flechazo nada más verse y pronto se envolverán en una turbulenta historia de amor donde son muchos los que luchan por romper esta unión.

 - ¿Por qué crees que esta versión ha tenido este éxito a nivel mundial?

- Es increíble que habiendo sido escrita hace treinta años, los temas todavía tengan actualidad. En Café con aroma de mujer se tocan temas de racismo, clasismo, homofobia, bullying… que, independientemente de que sea Colombia, México o España, pasa en todas partes. Como sociedad todos lidiamos con los mismos temas, nos unifica más allá de nuestras culturas y diferencias.

 - ¿Dista mucho de la versión original?

- Si y no. En esencia la historia es la misma, pero cambia en cómo se relacionan estos personajes. En treinta años hay muchas cosas que cambian. Yo hago el chiste que ahora hay una Gaviota con celular. Sebastián y Gaviota ya no se pueden perder el uno del otro, tenían que tener otros impedimentos más allá del “no tengo tu teléfono, no sé cómo encontrarte”. Pero además de la tecnología, si algo ha cambiado es el rol de la mujer, y esta es una historia muy femenina, llevamos nosotras la historia. Esta Gaviota tiene que volar más alto y más lejos para guiar a las otras mujeres.

¿Qué tenéis en común la Gaviota y tú?

- El amor a la tierra (risas) y el carácter. Tengo una bebé recién nacida. Esta semana estaba la niñera con ella y en un momento le dice “eres brava” y yo le contesté, “las mujeres de esta casa no somos bravas, tenemos carácter”. Me parece indispensable para salir adelante, y sobre todo para las mujeres. Hemos avanzado mucho en estos treinta años pero todavía nos falta mucho y creo que ese temple y ese carácter es el que nos va a ayudar a que avancemos. Somos demasiado juiciosas, demasiado sumisas y demasiado tranquilas.

Café con aroma de mujer ha logrado promover el turismo de su país. Enseña una Colombia distinta a la de la violencia y el narcotráfico.

- Si, vamos a romper estereotipos de lo que es Colombia para la mayoría del mundo. Es muy chistoso que en Estados Unidos se refieran al país con u, Columbia, como la universidad; este país les queda al lado y ni siquiera saben cómo se escribe. Colombia es mucho más y por eso, cuando las personas vienen de otros lugares, siempre se sorprenden positivamente y les envuelve una magia que siempre ha existido. En la serie se ve la belleza del eje cafetero pero no se imaginan la belleza de este lugar.

Laura Londoño/ Instagram. 

Has reconocido que no viste la primera versión de la telenovela. Hacer una serie que ya impactó tanto hace treinta años habrá sido todo un reto porque no partes de cero, con lo bueno y lo malo, siempre estarán las comparaciones.

- Ha sido el mayor reto de mi vida, nunca me había pasado que hubiera tantas expectativas alrededor de un trabajo que yo hacía. Yo siempre había trabajado en proyectos en los que partía desde cero, pero desde el momento que se anunció que se iba a volver a grabar Café con aroma de mujer, empezó la bulla de: “qué maravilla que lo haga ella”, pero también “quién es ella”, “¿por qué la escogieron a ella?”… ahí me di cuenta que tenía que concentrarme el triple en el personaje y no en todo el ruido de alrededor. Cuando te centras en cumplir las expectativas de los demás, ya estás muerto. Siempre va a haber gente a la que vas a gustar y a los que no, pero hay que tratar de cumplir las expectativas que uno mismo tiene.

La actriz ha trabajado en numerosos proyectos internacionales, como Sin senos no hay paraíso o El olvido que seremos, dirigida por Fernando Trueba y  protagonizada por Javier Cámara. Café con aroma de mujer le ha dado una fama meteórica, la ha convertido en cantante e incluso, durante el rodaje, concibió a su hija.

- Después de este éxito, tus metas y prioridades ya no serán las mismas. Quizá ser mamá de Allegra y Mikaela sea parte de ese cambio.

- Yo miro a mi esposo y le digo “en qué momento pasó todo esto”, si yo era una Laura que creció diciendo no me quiero casar, ni tener hijos ni vivir con nadie, mi prioridad es mi trabajo, mi trabajo y mi trabajo. Amo y vivo apasionada por mi trabajo pero en el momento en que le abrí las puertas a la familia, que le abrí las puertas a casarme y a construir mi vida al lado de alguien más y que eso significó hijos y una cantidad de cosas. .. yo hoy en día respeto muchísimo a las mujeres que dicen que no quieren tener hijos, yo también lo dije por muchos años, pero ahora digo ¡Dios mío!. Muchas veces uno dice las cosas desde un lugar de no saber lo que podría realmente estarse perdiendo y eso a mí me ha hecho cambiar todas mis prioridades.

Mi trabajo ya no es mi prioridad número uno, dos…y hasta el diez como me pasaba antes. Este éxito de Café me fascina, lo agradezco y lo disfruto pero yo realmente siento la plenitud de mi vida cuando me volteo y veo que tengo unas hijas sanas, preciosas y un esposo que me ama y al que adoro con el alma entera. Esa sensación de equipo que tengo con ellos me da mucha felicidad.

 - ¿Por qué crees que atraen tanto las teleseries colombianas?

- Colombia es un país muy apasionado, el amor se contagia. Afortunadamente, hay algo más contagioso que la Covid, las emociones.

COMPARTIR: