27 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Massiel y Carlos Zayas, Miguel Boyer e Isabel Preysler, Carmen Posadas y Mariano Rubio o Borja Semper y Bárbara Goneaga se adelantaron al catalán

Malú y Albert Rivera, no fueron los primeros: otras uniones entre los políticos y la farándula

Albert Rivera e Isabel Preysler
Albert Rivera e Isabel Preysler
La unión de Albert Rivera y Malú no ha sido la primera en fusionar corazón y política. Massiel y Carlos Zayas, Miguel Boyer e Isabel Preysler, Carmen Posadas, Mariano Rubio, Borja Semper y Bárbara Goneaga o José Federico de Carvajal y Elena Boyra, ocuparan durante años las portadas de las revistas del corazón, adelantándose al líder de Ciudadanos y la sobrina de Paco de Lucía.

La relación de Albert Rivera con la cantante Malú es uno de los temas del momento. Ha fusionado la información política con la crónica rosa. El romance entre el líder de ciudadanos y la cantante promete ser uno de los más comentados en los próximos meses, sobre todo si tenemos en cuenta que, de facto, estamos en campaña electoral para los comicios del 28 de abril. Unas generales que prometen ser las más reñidas de los últimos tiempos con cuatro  grandes partidos  apostando por ello y otros más pequeños que buscan su sitio político.

Sin embargo, no es la primera vez que una unión sentimental entre un político y una famosa, convierte a un líder en carne de paparazzi. Desde los inicios de la democracia, son varias las parejas que han fusionado el mundo de la farándula con la del poder político.

Massiel y Carlos Zayas posando con su hijo Aitor. 

En 1975, año clave en la reciente historia de España, Massiel era una de las artistas más populares del momento inició una relación con Carlos Zayas, abogado militante del entonces ilegal Partido Socialista Obrero Español. En junio de 1977 tuvieron a su hijo Aitor. El niño nació quince días antes de las primeras elecciones democráticas y fue la primera exclusiva cobrada de la historia de nuestro país. Con ese dinero, la cantante financió parte de la campaña electoral del PSOE. La relación de Massiel y Zayas acabó en 1984 y pocos meses después, la cantante conoció al que sería su tercer marido, el periodista Pablo Lizcano.

El cambio de "El Cambio"

Fue cuando los socialistas llegaron al poder por primera vez, en octubre de 1982, el momento en el que realmente la vida de los políticos dio el saltó a las revistas del corazón. Con el llamado cambio político surgió un chiste popular. “¿Qué es el cambio del PSOE? Cuando han llegado al poder todos han cambiado de coche, de casa y de mujer”. 

Quien abrió la veda fue Miguel Boyer, cuando se supo de su relación con Isabel Preysler. Fue en julio de 1985,  tras dimitir de su cargo como Ministro de Economía y Hacienda, se hizo pública una relación de la que se llevaba rumoreando años. La relación sorprendió a los españoles y esto fue hábilmente utilizado por el principal enemigo de Boyer, el empresario José María Ruiz-Mateos. 

Siguiendo los pasos de su compañero de partido, José Federico de Carvajal también pasó a ocupar las portadas rosas por su relación son su secretaria, Elena Boyra, quien había intentado trabajar como modelo en su momento. Lo mismo ocurrió con Mariano Rubio, Presidente del Banco de España que inició un comentado affaire con la escritora Carmen Posadas. 

Miguel Boyer e Isabel Preysler.  

Con el fin de la era de la socialista, salvo casos puntuales, las relaciones de los políticos dejaron de interesar a los medios. Solo cuando su unión se daba con alguien del mundo del espectáculo. Fue el caso del político popular Borja Semper y la actriz Bárbara Goneaga. O el de la desaparecida Carmen Chacón con el actor Roberto Álvarez.

Más recientemente, con la llegado al panorama político de nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos, se ha especulado con las posibles relaciones de famosas con los nuevos líderes políticos. A Paula Vázquez se la vinculó con Pablo Iglesias tras la ruptura de éste con Tania Sánchez, pero nunca se demostró nada.

Alberto Garzón, de Izquierda Unida, o Iñigo Errejón, ex de Podemos, también han soportado sus propias leyendas que les vinculan con mujeres populares. Más sonado fue el supuesto affaire de Juan Carlos Monedero con Carmen Lomana.

Carmen Lomana 'pillada' con Juan Carlos Monedero. 

Con la publicación del romance de Albert Rivera y Malú muchas formaciones políticas temen que el universo rosa entre en campaña e incluso han empezado a tomar medidas. En el caso de Ciudadanos, intentando evitar que salte a la luz el romance que durante meses mantuvo uno de sus más mediáticos miembros con un colaborador televisivo.

COMPARTIR: