19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ya en 1991 los descendientes de un supuesto hijo secreto de Vicente Patuel padre intentaron llevar a juicio al marido de la querida actriz

Un hombre y una mujer de Algeciras reclaman ser descendientes del suegro de Carmen Sevilla

Exclusiva Carmen Sevilla y Vicente Patuel.
Carmen Sevilla y Vicente Patuel.
La familia Patuel recibirá en los próximo días una mala noticia. Se planea una demanda de paternidad por parte de los nietos de un supuesto hijo de Vicente Patuel padre, el que fuera suegro de la mítica actriz Carmen Sevilla. Ya en 1991, intentaron aclarar el asunto con Vicente Patuel hijo pero el marido de la folclórica no quiso colaborar. Además, la justicia desestimó la demanda al considerar que no había pruebas. Ahora cuentan con una prueba de ADN lo suficientemente clara.

En los próximos días la familia Patuel recibirá una noticia poco agradable. Dos personas de Algeciras (Cádiz), un hombre de 35 años y una mujer de 30, presentarán una demanda de paternidad para demostrar que son nietos de Vicente Patuel padre, es decir que son sobrinos de Vicente Patuel hijo, el que fue último y gran amor de Carmen Sevilla.

Los demandantes dos hijos de un hombre ya fallecido que nació hace más de sesenta años de una supuesta relación habido entre una mujer andaluza trasladada a Madrid y el productor y distribuidor cinematográfico Vicente Patuel padre, fallecido en 1960.

Ya en 1991 se presentó una demanda en los tribunales, pero no prosperó al no considerar el Juez que las pruebas presentadas (fotos y cartas) fueran lo suficientemente sólidas. En su momento la actitud de Vicente Patuel hijo fue quitar hierro al asunto y negar la mayor.

Ahora, los demandantes no se han puesto en contacto con los descendientes de los Patuel, los hijos de Carmen, la heredera de Vicente hijo. Sin embargo, han conseguido unas pruebas de ADN cuya fiabilidad les ha animado a presentar la demanda. Esta prueba genética se suma al resto que ya esgrimieron en 1991 que incluían fotos y cartas que Patuel padre envió a la mujer que supuestamente se había quedado embarazada fruto de una relación con él.  

Carmen Sevilla en su boda con Patuel en 1985

Los Patuel fueron propietarios de varias salas de cine y teatros e incluso dieron el salto a la producción y distribución de películas cinematográficas. Fue Vicente Patuel hijo quien más ahondó en el negocio de la producción. Nacido en Madrid el 4 de mayo de 1931 ejerció como empresario de salas de exhibición cinematográfica entre 1963 y 1979, y abandonó esta labor para dedicarse a la cría de ganado lanar y otras actividades agrícolas. Entre sus películas como productor destacan Soy Fulana de Tal (1975) con Concha Velasco o Streeptease a la inglesa (1975) protagonizada por Carmen Sevilla, la que sería su segunda esposa.

Carmen Sevilla y Vicente Patuel formaron durante años una de las parejas más carismáticas y estables del mundo del espectáculo en nuestro país. Se conocieron en 1975 cuando él aún estaba casado y ella había iniciado su separación del compositor Augusto Algueró, padre de su único hijo, harta de aguantar las infidelidades. La mítica actriz dejó el cine cuando estaba en lo más alto en 1978 para unirse al empresario. Se casaron por lo civil, vía exclusiva, en 1985. Frente a los deseos de la actriz esta sólo fue por lo civil ya que Patuel no obtuvo la nulidad matrimonial de su primera mujer. Juntos invirtieron en una finca en Herrera del Duque (Badajoz) que les dio muchos disgustos económicos ya que nunca llegó a ser rentable.

Cada vez que necesitaban dinero la folclórica volvía puntualmente al mundo de la música o la interpretación, pero sólo en América. En 1991, volvió finalmente al trabajo de forma continuada. Se hizo cargo del mítico Telecupón en Telecinco durante siete años. Vicente falleció en el año 2000, viviendo entonces Carmen los momentos más duros de su vida. Entonces se centró más aún en su carrera televisiva hasta que en 2011 se retiró en Cine de barrio. Desde entonces la actriz vive retirada de los focos aquejada del mal de Alzheimer.

COMPARTIR: