20 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Hija de una acomodada familia palentina, se casó con el periodista granadino Antonio Sánchez y con él creó una empresa familiar de alcance mundial

Muere a los 99 años Mercedes Junco, la mujer que fundó '¡Hola!' en una mesa camilla

Mercedes Junco Calderón
Mercedes Junco Calderón
Mercedes Junco Calderón falleció a los 99 años este lunes 4 de marzo. Perteneciente a una familia burguesa de Palencia, se dedicó al periodismo tras casarse con Antonio Sánchez y fundar con él la revista '¡Hola!'. Los principios fueron duros pero la revista se convirtió en uno de los mayores éxitos de la prensa española, llegando a tener ediciones en varios países del mundo sin perder jamás su carácter de empresa familiar. Mercedes nunca llegó a retirarse del todo.

Mercedes Junco Calderón, fundadora de la revista ¡Hola!, falleció este lunes 4 de marzo a la edad de 99 años. Se hizo periodista por amor. Mercedes nació hace casi un siglo en su Palencia y era una de las niñas bien de la época. En la ciudad castellana conoció a Antonio Sánchez Gómez, que había llegado allí para dirigir un diario local. Al poco de su boda se trasladaron a Barcelona donde Antonio tenía que hacerse cargo del diario vespertino La prensa. Fue en la Ciudad Condal donde nació la revista que les haría ricos y famosos: ¡Hola!. La publicación arrancó en 1944, pero sus inicios no fueron fáciles. Le costó definir su personalidad. Los primeros números no tienen nada que ver con la publicación actual. Ni siquiera el logo era el mismo. La "O" del saludo tenía forma de globo terráqueo antropomorfo con sonrisa.

Primer número de la revista '¡Hola!' (1944). 

La revista nació con la ayuda económica de la familia de Mercedes y la redacción se limitaba apenas a una mesa camilla en la que Antonio, con su mujer y una hermana de ésta confeccionaban el semanario.

Fue a principios de los años cincuenta cuando la revista empezó a destacar gracias a incluir noticias de la realeza europea y de las estrellas de Hollywood. Se situaron por encima de sus competidores cuando, haciendo un gran esfuerzo económico, apostaron por sacar una revista en color coincidiendo con la boda de Fabiola y el Rey Balduino de Bélgica. El despliegue informativo dedicado a la joven madrileña que se convertiría en la Reina de los Belgas, convirtió a la revista de los Sánchez-Junco en un referente ya para siempre en el mundo del corazón.

Una empresa de carácter familiar

Fue en los años sesenta cuando la revista comenzó su gran despliegue gracias, en parte, a la llegada de Jaime Peñafiel que durante veinte años se convirtió en una de las imágenes más icónicas de la publicación.

En febrero de 1984, Mercedes sufrió uno de los peores momentos de su vida con el fallecimiento de su marido y gran mentor de la revista que ya entonces era la más popular de España. La sucesión a cargo de su hijo Eduardo Sánchez Junco no estuvo exenta de polémica, sobre todo por la salida de Peñafiel de la casa. Tras unos años difíciles, a principios de los noventa la revista comenzó su expansión internacional, creando filiales de la cabecera en varios países. La primera fue el ¡Hello! de Reino Unido, país donde tuvieron a la princesa Diana de Gales como su principal valedora.

Mercedes se retiró paulatinamente de la primera línea de la publicación, pero consiguió que la sucesión de su marido y después la de su hijo, fallecido en 2010, se produjeran sin que la publicación perdiera su carácter de empresa familiar.

Quienes la conocían bien, aseguran que nunca se desvinculó del todo de la empresa. El número anual de moda, llevaba su sello. Por su contribución a la misma recibió hace dos meses en Premio Nacional de Moda de manos de la Reina Letizia. Esta sería su última aparición pública.

Secretos y mermelada

Dicen que lo último que escribió fueron los obituarios dedicados a Jackelinne Kennedy en 1994 y a Lola Flores en 1995. Ambas mujeres habían ocupado en muchas ocasiones la portada de la revista. Lola poco antes de morir la visitó en su piso del centro de Madrid, junto a la redacción, y ambas degustaron la mermelada casera que Junco cocinaba, una de sus especialidades. No fue la única diva del papel couché que visitaba a Mercedes en su casa para, entre cata y cata de las frutas confitadas, contar sus mejores secretos.

La singular vida de nombres de mujeres como Isabel Preysler, Isabel Pantoja, Nati Abascal, Isabel Sartorius o Rocío Jurado, entre otras muchas, se los ha llevado con ella. Mercedes, una mujer que supo cómo nadie que la información era una materia más que sensible, sabía que había que controlarla y administrarla.

Mercedes Junco junto a su nieto Eduardo y la Reina Letizia en su última aparición pública al recibir el Premio Nacional de Moda. 

Con la muerte de Mercedes Junco desaparece la última representante generacional de los creadores de la revista. Ahora, sus nietos y biznietos tendrán que intentar demostrar que son capaces de mantener el carácter familiar de la publicación española más internacional. Una revista que se puede conseguir en cualquier ciudad del mundo y que nació en una mesa camilla fruto del sueño de un matrimonio forjado en la España de la posguerra: los Sánchez-Junco.

COMPARTIR: