25 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Netflix estrenó el pasado 8 de marzo, nueve años después, un documental sobre el avión con destino a Pekín que llevaba 239 personas a bordo

Salen a la luz nuevas teorías sobre la misteriosa desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines

Bajo el título de 'MH370: El avión que desapareció' Netflix ha estrenado un documental sobre el misterio de la aeronave de Malaysia Airlines, desaparecida hace nueve años. El documental se estrenó el pasado 8 de marzo, día de su desaparición, y a través de tres episodios de 90 minutos de duración establece nuevas teorías sobre qué ocurrió aquel día con el avión.

La plataforma estadounidense Netflix estrenaba el pasado ocho de marzo un documental acerca de la enigmática desaparición del vuelo MH370. Este estreno coincide con el noveno aniversario de su desaparición, que tuvo lugar el ocho de marzo de 2014. El avión tenía 239 personas a bordo de las que no se ha vuelto a saber nada desde aquella noche.

Con un formato de tres episodios, el documental se centra en las distintas teorías acerca de uno de los mayores misterios de todos los tiempos de la aviación. Desde un posible derribo por parte de Estados Unidos en el Mar Meridional, hasta un supuesto accidente en el Océano Índico provocado por el piloto.

La tragedia que se cobró la vida de 239 personas

MH370: El avión que desapareció, así titula Netflix esta serie en forma de documental, que intenta de alguna manera esclarecer este caso a través de las escasas evidencias encontradas y de las diversas explicaciones que relatan los expertos en aviación, analistas de datos, ingenieros, periodistas, o incluso, aficionados.

Una agrupación de familiares de los afectados, Voice370, ha vuelto a reclamar una nueva investigación sobre la tragedia, coincidiendo esta con la emisión del documental. Anteriormente se habían realizado dos investigaciones, finalizando ambas sin pruebas concluyentes. La última fue suspendida en junio de 2018.

En el primer capítulo las sospechas se centran en el capitán del vuelo, Zaharie Shah, quien contaba con un simulador de vuelo con una ruta parecida a la realizada. Durante el trayecto, antes de perder la comunicación, se despidió con un: “Buenas noches, Malaysian tres siete cero”.

A medida que el documental va llegando a su final, encontramos otra teoría que aborda que la aeronave fue derribada en el Mar de China Meridional. Esta sospecha asegura que las señales captadas son una tapadera y que el avión no se llegó a desaviar de su ruta prevista. Declarando que llegado a un punto concreto fue derribado por aviones estadounidenses cuando sobrevolaba una zona altamente militarizada.

Otras sospechas ponen el foco en la posibilidad de un accidente. Estas se basan en las piezas que han sido encontradas en costas cercanas al Océano Índico. De las cuales, varias de ellas, han sido confirmadas por expertos como pertenecientes al avión y, otras tantas, con una alta probabilidad de pertenencia. 

Avión perteneciente a la aerolínea Malaysia

La historia detrás del documental de Netflix

El 8 de marzo despegaba de Kuala Lumpur (Malasia), con destino a Pekín, el vuelo 370 de Malaysia Airlines. Poco sabían los pasajeros y tripulantes, que no alcanzarían su destino puesto que a las 18:40 (hora de España) los controladores aéreos dejaron de recibir respuesta alguna por parte de la aeronave, además de desaparecer de los radares.

Según las informaciones otorgadas por la aerolínea, Malaysia Airlines, el comportamiento de la aeronave fue, cuanto menos, errático. Durante los momentos en los que disponía aún de comunicación, no dio ningún tipo de alerta por fallos técnicos o meteorológicos, todo parecía estar bien. No obstante, el primer ministro de Malasia, Najib Razak, declaraba el 15 de marzo que el vuelo había tomado un desvío intencional y que las comunicaciones habían sido apagadas de manera también deliberada, lo que para muchos fueron indicios claros de secuestro.

Mapa que muestra la última localización conocida del vuelo

La teoría del secuestro parece ser plausible ya que, entre otros hechos insólitos, en el vuelo MH370 viajaban al menos dos pasajeros con pasaportes europeos robados, uno italiano y otro austríaco. Sin embargo, el jefe de aviación civil de Malasia, Azaharuddin Abdul Rahman, identificó a los dos pasajeros como inmigrantes ilegales iranís con destino a Copenhague y Frankfurt, y, por tanto, una posible vinculación con el terrorismo fue descartada.

Aunque la procedencia e intenciones de los dos pasajeros iraníes fuesen catalogadas como “inmigración ilegal”, esto no ofrece explicaciones de por qué el avión se desvió del rumbo preestablecido. Las circunstancias que rodean la desaparición de los 239 pasajeros, junto con la aeronave, continúan siendo un misterio.

En julio de 2015 se encontró, entre otros restos, el flaperón (parte de las alas encargadas del giro) de un avión malasio cuyas características coincidían con la aeronave desaparecida en la costa de la isla de Reunión (departamento de ultramar francés), al este de Madagascar. El 5 de agosto el primer ministro de Malasia confirmó que los restos pertenecían al vuelo MH370 y el 9 de septiembre esto sería corroborado por Francia.

Finalmente, en el año 2017 cesaría la búsqueda de los restos del vuelo, aunque debido a presiones por parte de familiares esta tarea sería delegada a una firma de exploración estadounidense llamada Ocean Infinity, quienes serían recompensados con 70 millones de dólares en caso de que encontrasen el avión o la caja negra.

COMPARTIR: