24 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sector turístico, la hostelería y el comercio preveen pérdidas millonarias y una caída del 32,4% en la facturación de las vacaciones estivales

El turismo en crisis: Estiman perder 170.000 millones y temen el cierre de fronteras en verano

Hamacas vacías en una playa de Fuerteventura
Hamacas vacías en una playa de Fuerteventura
El sector turístico será el más castigado en España por la crisis sanitaria del coronavirus. Se estiman pérdidas de hasta 170.000 millones de euros y la destrucción de miles de puestos de trabajo. Desde el Gobierno ya plantean el cierre de fronteras al turismo exterior durante este verano para evitar una segunda oleada de Covid-19 en el mes de septiembre. Entre sus medidas para frenar el desgaste económico barajan potenciar el turismo interior.

La crisis del coronavirus está castigando en España con mucha dureza al sector servicios, principal motor económico. Tanto es así, que el turismo, la hostelería y el comercio estiman pérdidas de hasta 170.000 millones de euros, acompañadas de una fuerte destrucción de puestos de trabajo.

Hoteles, agencias de viajes y todo tipo de actividades relacionadas con el sector turístico se encuentran totalmente paradas. Según ha anunciado Gabriel Escarrer, presidente de Exceltur y consejero delegado de Meliá, en una entrevista para El Mundo, la actividad del sector turístico ha caído en marzo un 98%.

Las estimaciones realizadas por Exceltur apuntan a una caída del 32,4% de los ingresos previstos para el año 2020 y sus cálculos señalan que las pérdidas pueden oscilar entre los 55.000 y los 100.000 millones de euros.

De este modo, Escarrer avisa de que las empresas turísticas tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos post Covid-19 si quieren sobrevivir. Por ello, el presidente de Exceltur ha hecho un llamamiento a a reforzar la Marca España y fortalecer nuestro país como "destino seguro" para nuestros principales mercados emisores, como Reino Unido y Alemania.

aeropuerto_barajas

El aeropuerto de Barajas vacío por el estado de alarma

Por su parte, la Mesa de Turismo estima que las pérdidas alcanzarán los 90.000 millones. Para hacer frente a esta crisis, el sector en su conjunto pide mejores medidas al Gobierno, sobre todo en materia de empleo, además de reclamar que las ayudas no se destinen solo a los autónomos y pequeñas empresas, sino que se amplíen también a las medianas y grandes.

En este sentido van también las peticiones realizadas por la patronal de los hoteleros, Cehat, que teme ver destruido gran parte del tejido productivo en el sector. En el verano de 2019, desde junio a septiembre, se alojaron hasta 164,5 millones de personas en España, datos que contrastarán radicalmente con los que veremos este verano, que los hoteleros ya dan por perdido, pues temen que la recuperación no sea tan rápida. 

Según el estudio realizado por Bain & Company y EY, la hostelería destruirá 207.000 empleos al término de la crisis. El sector emplea a 1,7 millones de personas, por lo que vería como su plantilla disminuiría en más de un 10% si se cumplen las previsiones del estudio. Además, el informe revela que el número de personas afectadas durante el proceso hasta el final de la crisis podría llegar a las 680.000.

Los datos de este informe, que divide los efectos de la pandemia en tres escenarios dependiendo del último día de confinamiento, muestran que las ventas de la hostelería caerían en el peor de los casos en un 40%. En total, la cifra es de 55.000 millones menos.

Esta incertidumbre ya ha calado en España. La confianza del consumidor registró en marzo su mayor retroceso mensual de la serie histórica al desplomarse 22,4 puntos respecto a febrero, hasta situarse en 63,3 puntos, su nivel más bajo desde 2013, según ha informado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

 

Cierre de fronteras al turismo exterior

El Gobierno se encuentra trabajando ya con un plan que contempla un verano sin turismo exterior, con las fronteras cerradas en ese caso, según ha informado ABC este jueves. Entre las medidas a tomar también se encuentra la restricción de la movilidad nacional, el uso de mascarillas en el transporte público y el mantenimiento de las distancias recomendadas por las autoridades sanitarias.

El escenario que baraja el Ejecutivo sobre el cierre de fronteras (total o parcial) supondría que no entrase el potente flujo de turismo internacional, fomentando el turismo nacional durante todo el verano como alternativa vacacional.

Se trata de una medida de doble dirección, es decir, afectará tanto a las entradas como a las salidas. Los españoles no podrán salir del territorio nacional en vacaciones, a menos que un certificado de salud específico lo recomiende. 

turismo_interior

El Gobierno quiere potenciar las ayudas al turismo interior

En cuanto a las playas, lo que barajan desde el gobierno de Pedro Sánchez es la limitación del aforo en los arenales, una de las medidas que los expertos epidemiológicos y científicos habrían aconsejado.

Otra medida sería también el refuerzo al turismo nacional, potenciando sobre todo las ayudas al turismo rural. El transporte también se vería reforzado, para que los ciudadanos no tuvieran que desplazarse siempre en sus vehículos privados, sino que pudiesen llegar a una casa rural del interior, por ejemplo, en una línea de tren o autocar regular y sin peligro de contagio.

Con todas estas medidas sobre la mesa, el Gobierno pretende conseguir que durante los meses estivales no se adopten riesgos innecesarios que provocasen una "segunda ola epidemiológica" a partir de septiembre, como prevén los especialistas de la salud pública.

Riu echa el cierre 

La crisis también ha afectado a la cadena hotelera Riu, que anunció hace dos semanas que cerraría prácticamente todos sus hoteles antes de final de marzo. Finalmente ha tenido que cerrar sus 99 establecimientos por las restricciones de movilidad en los 19 países en los que está presente.

Los consejeros delegados, Carmen y Luis Riu, han enviado una carta a sus 31.000 empleados para ponerles al día de la situación que está viviendo la empresa, asegurándoles que están trabajando sin descanso "para tomar decisiones ágiles y acordes a la gravedad de la situación" y así poder asegurar la viabilidad de Riu.

Asimismo, reconocen que “hemos vivido momentos difíciles. Son muchos años ya los que Riu tiene a sus espaldas, 67 en total. Toda experiencia tiene valor, pero la realidad es que nada nos había preparado para esta embestida" y señalan que es la primera vez que se ven  antes obligados a tomar la decisión de cerrar todos los hoteles. En este sentido, explican que "hemos cometido algunos errores de comunicación que han generado nerviosismo e incertidumbre. Queremos pediros disculpas por ello”.

Su objetivo es “retomar la actividad. Abrir nuestros hoteles. Reincorporar a las plantillas. Regresar a nuestra situación anterior. Es nuestro propósito, pero hoy os queremos decir que también es nuestro compromiso hacia todo el equipo de Riu. Nos sentimos responsables de dirigir bien esta empresa para que las 31.000 familias que dependen de este trabajo puedan regresar a él”. La cadena estima que podrán volver a abrir los hoteles de forma paulatina.

Los directivos de Riu Hotels, que han incluido a todos sus fijos discontinuos en el ERTE, agradecen “a todos los colaboradores de los servicios centrales que en estos momentos siguen trabajando para mantener la empresa. También a los que están en los hoteles, manteniendo los activos a punto para volver a operar cuando sea posible. Y, sobre todo, queremos dar las gracias a todos los trabajadores que están en sus casas. Gracias por vuestra comprensión”.

 

 

COMPARTIR: