23 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El CEO de la Cadena RIU fue detenido en 2018 en EEU, ahora se le exonera y la cadena hotelera se compromete a hacer una inversión de 200.000 $ en ONGS

La justicia de Miami-Dade exculpa al hotelero Luis Riu en la investigación por presunta corrupción

El hotel Riu en Miami.
El hotel Riu en Miami.
El CEO de RIU Hotels & Resorts, Luis Riu, ha sido exonerado este miércoles por la justicia del condado de Miami-Dade (Estados Unidos) en la investigación por presunta corrupción por la que fue detenido en febrero de 2018. Ahora se le exculpa de sus cargos y, en contraprestación, la cadena hotelera mallorquina se compromete a hacer una inversión cercana a los 200.000 dólares en ONGS.

El CEO de la cadena hotelera Riu, el mallorquín Luis Riu, ha quedado libre de cargos en el proceso penal que tenía abierto en Estados Unidos y, en contraprestación, la empresa hotelera española se compromete a hacer una inversión de alrededor de 200.000 dólares en ONGs que trabajan con personas con riesgo de exclusión social en el Estado de Miami.

El acuerdo, al que han llegado la Fiscalía y sus abogados, ha sido ya ratificado por el juez instructor de la causa, que se ha llevado a cabo en los tribunales de Miami-Dade. Se ha aplicado una figura jurídica, que se da en los Estados Unidos, donde no se refutan los cargos y ello sin necesidad de declaracion de culpabilidad. Esto ha servido para que el CEO de Riu salga exculpado de los delitos. Eso sí, además de esa colaboración altruista con ONGS, el empresario deberá también satisfacer todos los costes de la investigación, cifrados en cerca de 250.000 euros, así como realizar un curso de buenas prácticas sobre "cómo relacionarse correcatmnete con los trabjadores públicos", que impartirá la Comisión de Ética Pública de Miami.   

Cabe recordar que Luis Riu fue detenido en febrero de 2018 acusado de un presunto delito de corrupción en el proceso abierto en la remodelación del Hotel Riu Plaza Miami Beach, por supuestamente invitar durante esta construcción a un funcionario de la Administración americana a pasar varias noches en un hotel de esta compañía en la República Dominicana y en México. Posteriormente, el CEO de la Cadena Riu quedó en libertad tras declarar voluntariamente y pagar una fianza de 20.000 dólares.

Ahora con este acuerdo beneficiario, el empresario mallorquín evita llegar a un juicio penal en Estados Unidos, así como a un largo y costoso proceso. La cadena hotelera Riu sostiene que "no hubo ningún ofrecimiento ílicito" y "muestra su satisfacción por este acuerdo que corrobora la inocencia de Luis Riu".

Luis Riu, una vida dedicada al negocio hotelero

El empresario mallorquín Luis Riu escribía en su blog, en primera persona, un emotivo post para demostrar la sacrificada vida que mantienen los empresarios hoteleros, al tener que desplazarse constantemente y viajar casi día a día por trabajo. Este el texto que elcierredigital.com  recoge de sus palabras:

"Cuando acabe este año habré estado prácticamente el 50% de mi tiempo de viaje. 171 días en la carretera, o en mi caso, mejor dicho, en el avión. Los motivos suelen ser recurrentes: obras de construcción, reformas o nuevos proyectos. Los destinos, muy dispares.

Si lo miro con un poco de perspectiva, da un poco de vértigo ver lo mucho que estoy fuera de casa. Mientras estoy en el día a día, estoy tan ocupado, que no le doy muchas vueltas. Pero eso sí, cuando estoy de viaje, mi objetivo es cumplir con el trabajo y volver a casa lo antes posible.

Luis Riu, CEO de RIU Hotels & Resorts, junto a su esposa, Isabel

Luis Riu, CEO de RIU Hotels & Resorts, junto a su esposa, Isabel.

Así que podría comenzar este post agradeciendo a la familia por su comprensión. Es evidente que no les gusta que esté tantos días fuera de casa y además, cuando llego estoy cansado y, prácticamente, preparando el siguiente.

La que más lo sufre es mi esposa Isabel. Tengo una suerte enorme de tenerla a mi lado, cuidando tan bien de la familia y de mí, y encima soportando tantos viajes y ausencias. Sin ella, no habría sido posible y se merece un gran reconocimiento. Sobre los viajes, ya os conté como fuimos a Maldivas, (casi casi) por vacaciones. Durante el año muchas veces no podemos hacer planes como el resto de amigos y familiares, pero la verdad es que tampoco en vacaciones. Y es que cuando llega el momento de descansar, a mí dame un destino cerquita y mucha tranquilidad. Nada de grandes ciudades, circuitos o visitas varias. Cuando llegan esos días, lo que me apetece es una playita y mucha paz.

“Me gusta viajar en aviones comerciales y voy sin móvil”

Muchas veces me preguntan por qué la cadena no compra un avión privado con este ritmo tan frenético. Pero yo me mantengo en mi decisión de volar con aviones comerciales, al menos mientras mi salud y fuerza me lo permitan.

Y es que uno podría pensar que el avión privado es todo ventajas, pero no es así desde mi punto de vista. Normalmente, mis destinos están bien conectados, y si todo va bien, me gusta la privacidad que me otorga ser una persona anónima en un gran avión. A la ida, porque voy tranquilamente, ilusionado en la preparación del viaje, concentrado en el proyecto que ocupa en ese momento. Y a la vuelta, porque es un momento dulce en el que me gusta relajarme, descansar y pensar en el momento de llegar a casa. Además, si pensamos en la contaminación, es mucho más responsable mantener mi decisión.

Viajando es cuando más valoro no tener móvil. Los viajes que hago son cortos, siempre con la intención de estar de vuelta a casa el domingo. Si llevara el móvil encima, estaría constantemente recibiendo mensajes, llamadas y correos electrónicos. No sería posible concentrarme como lo hago.

Durante las visitas de obra, mi atención está 100% puesta en el proyecto. Cuando cae la noche, llega el momento de revisar los correos electrónicos y despachar, pero durante el día no. Si es necesario localizarme por una emergencia, siempre estoy acompañado.

                          El Hotel Riu de Plaza de España.

Y sin móvil, ¿cómo hago las cosas que todos los demás se han acostumbrado a hacer con él? Pues como se han hecho toda la vida. Por ejemplo, lo primero que meto en la maleta es el despertador. En lugar del maps, confío en el taxista, el chófer o mi gente en los destinos. Y para organizar mi agenda, llevo tantos años haciéndome un planning de viaje anual sobre el papel, que no me veo ya cambiándolo. Para mirar las noticias, para el entretenimiento, o para despachar cuando llega la hora, sí que tengo mi tablet, no soy del todo ajeno a la tecnología.

Anécdotas, gustos y preferencias en los viajes de trabajo

Viajar tanto no me libra del jet lag, sí lo noto. Y además, no tengo fórmula mágica para superarlo. Lo único que sí hago es dormir mucho, todo lo que puedo, una vez que llego a casa. Cuando viajo hacia América, me cuesta menos superarlo que cuando viajo hacia el Este. Además, también me gusta más viajar cruzando el Atlántico porque generalmente vuelo de noche, y eso me permite ponerme al día con el trabajo, mientras la central en Palma duerme, y ponerme manos a la obra nada más llegar. Por ejemplo, mis dos últimos viajes han sido a México, a Playa del Carmen y a Nayarit, para supervisar la renovación del Riu Palace Riviera Maya y la finalización de la obra de reforma del Riu Vallarta.

No soy tampoco un hombre de manías ni de peticiones especiales. Es inevitable que en los hoteles traten de dar un servicio excelente. Y aquí va una anécdota, a ver si me leen mis directores y me hacen caso. Las camareras de piso siempre me ponen toallas nuevas como una manera de agasajarme, pero a mí me gustan más viejitas porque secan mucho mejor, jaja.

Yo no pido la mejor habitación, nunca, eso tiene que estar reservado a nuestros clientes. Lo que sí pido es que estén cerca de la recepción, para no perder tiempo en llegar a la habitación. Y en cuanto a favoritos, pues tampoco. No cuando viajo por trabajo, otra cuestión es para mis vacaciones. Sí puedo decir, y creo que sorprenderá a muchos, que cuando voy a Playa del Carmen, me gusta quedarme en el Riu Lupita. No es el mejor de la zona, pero siempre me he sentido muy a gusto allí.

Hotel Riu Lupita, el preferido de Luis Riu para alojarse en Playa del Carmen

Hotel Riu Lupita, el preferido de Luis Riu para alojarse en Playa del Carmen.

Y cuándo bajaré el ritmo. Pues por ahora es complicado. Llegará el momento de delegar, pero me gusta darle a todos los proyectos la misma importancia y una manera es también supervisando personalmente lo que se hace. Pero llegará el día, como no puede ser de otra manera. Equipo y profesionales para ello tengo a mi alrededor".

COMPARTIR: