17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las terrazas y bares de su azotea impresionan con vistas exclusivas sobre toda la ciudad

Estas son las espectaculares vistas de Madrid desde el imponente hotel Riu Plaza España que ultima detalles para abrir en los próximos días

El hotel Riu Plaza España cuenta ya las horas para abrir sus puertas
El hotel Riu Plaza España cuenta ya las horas para abrir sus puertas
Últimos retoques, últimos arreglos, plásticos protectores y cortinas por colgar... El hotel Riu Plaza España está en su cuenta atrás para abrir las puertas al público. Faltan muy pocos días para que este emblemático edificio brille ante todos más que nunca, por dentro y por fuera.

Porque si desde el exterior este  inmueble del arquitecto Julián Otamendi impresiona por su diseño y altura, por dentro deja con la boca abierta nada más acceder a su entrada, donde una imponente lámpara de 300 piezas de cristal verde ilumina los primeros pasos y advierte de lo que nos espera dentro.

La maravillosa lámpara de 300 piezas en la entrada. 

En esa entrada ya podemos comprobar cómo los elementos originales principales y protegidos del interior han sido cuidadosamente respetados, restaurados e incluso replicados en ocasiones, como las candilejas, los relieves y mármoles o la puerta de entrada. La decoración elegida está perfectamente integrada en el conjunto que evoca los grandes hoteles americanos de los años cincuenta. Líneas limpias, elegantes, nada sobra y nada falta.  

La piscina del piso 20. 

El primer hotel urbano de la cadena mallorquina RIU ofrecerá 585 habitaciones de diverso tipo y precios, entre  150 la más económica y  1.500 euros que costarán las suites en días especiales. Largos pasillos conducen a esas habitaciones cuyas vistas son otro de los extras inigualables del hotel Riu Plaza España. El mobiliario nos recuerda que estamos en un lugar diferente, en uno más clásico que rompe con la línea actual más común de minimalismo moderno. Impresionan las suites cuyas terrazas ofrecen jacuzzi con vistas a la Gran Vía de Madrid y confortables sillones para contemplar el atardecer con la Casa de Campo y el Templo de Debod al fondo...     

Panorámica desde la terraza de la azotea. 

Precisamente las vistas, las terrazas serán uno de los atractivos más poderosos de este nuevo hotel, que, según su director general, Manel Jaile, “animará y revitalizará aún más toda esa zona de la ciudad”. El bar de la azotea  o ‘skybar’ situado en las plantas 26 y 27 vuelve a impactar por la belleza de la panorámica que ofrece.  Bautizado como ‘De Madrid al cielo’, el bar y su terraza permiten recorrer por completo el perímetro superior del edificio y admirar toda la ciudad de Madrid, de este a oeste, de norte a sur, un bar 360 grados que se alza imponente sobre la capital de España. De día, sobrecoge, de noche solo podemos, por ahora, imaginarlo...   

La recepción todavía con trabajadores que dan los últimos retoques. Un relieve en la pared y los mármoles originales en las paredes. 

La pasarela de cristal suspendida y que une dos torres del edificio será punto clave para fotos y visitas. Transparente, bajo los pies tendremos una altura de casi 117 metros para mirar, si es el vértigo lo permite...  Este bar con sus dos plantas estará disponible para todo el público, no solo para los clientes alojados  en el hotel.  Dos ascensores desde la calle proporcionan acceso directo.  

La famosa pasarela. 

Dentro de muy poco, los madrileños podrán volver a disfrutar del edificio que RIU ha querido devolverles mejor incluso de lo que fue en un principio. Alzado en 1953, es parte de Madrid, y gracias al empeño político por protegerlo y al esfuerzo empresarial de RIU por respetarlo y revitalizarlo, podremos contemplar desde sus alturas la plaza de España con sus viandantes que suben y bajan desde Gran Vía, la calle Pricesa y Moncloa al fondo, la inmensa y frondosa Casa de Campo, su Lago, el Parque de atracciones y hasta su montaña rusa, las luces del Palacio Real y los jardines de Sabatini, la catedral de la Almudena, al basílica de San Francisco, el templo de Debod,  las torres Kio al otro lado y más allá, las Cuatro Torres... Todo a la vista...   

Sala de eventos. 

Completan la oferta los salones para eventos, porque el  segmento de los negocios y congresos es clave para el hotel, 3.000 metros cuadrados de salas para reuniones que pueden acoger hasta 1.400 personas. Las salas comedores se localizan en la cuarta planta, con una zona de bufé y dos salones para comer con capacidad para unas 500 personas.

COMPARTIR: