05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una empresa australiana desarrolla un nuevo método a través de la fotoluminiscencia para mejorar la visión nocturna, que ya estudia la DGT

Así son las líneas fluorescentes que podríamos encontrar dentro de poco en las carreteras españolas

Líneas fluorescentes en Australia
Líneas fluorescentes en Australia
Una empresa australiana llamada Tarmac Linemarking ha implantado un nuevo método en las carreteras del continente australiano, se trata de unas líneas basadas en la fotoluminiscencia. Las marcas almacenan durante el día la luz del sol y por la noche emiten esa luz dando paso a un color llamativo que provoca que los conductores mantengan una mejor visibilidad durante la conducción nocturna. Este invento podría ser uno de los pasos a seguir por la DGT como Estrategia de Seguridad Vial 2030.

Como ya ha hecho eco elcierredigital.com en varias ocasiones, los accidentes de tráfico en España son la causa que más muertes provoca. Tan solo en verano, la DGT ha notificado que más de 200 personas que han perdido la vida en nuestras carreteras. Por este motivo el Ministerio de Interior junto a la Dirección General de Tráfico no cesan en buscar solución ante estos nefastos datos. 

Los datos demuestran que un 40 por ciento de los accidentes son como consecuencia de una salida de la vía, es por ello que las instituciones españolas invierten, en mayor medida, en visibilidad y señalización. Sin embargo, esto parece que no es suficiente y ya existen países que han ido más allá como es el caso de Australia. 

Invento innovador en Australia 

Una compañía australiana ha comenzado un proyecto innovador basado en el desarrollo de un invento que ayudaría a la visibilidad, de los conductores, durante la noche, en las autopistas. La empresa llamada Tarmac Linemarking ya ha comenzado a implantar la idea en algunos lugares del continente, en concreto estas líneas que ayudan a ver los limites incluso con una muy baja visibilidad, ya se pueden encontrar en Victoria, uno de los seis estados, al este de Australia. 

Los responsables de Linemarking ya han explicado que estas llegaran a multiplicar la visión y que será notable sobre todo a la hora de tomar curvas cerradas e intersecciones, así proporcionará un mayor tiempo de reacción de los conductores y evitará las salidas de vía y carril. “Este tratamiento facilitará que los conductores vean mejor las marcas viales o la señalización y brindará una definición más definida al llegar a las intersecciones y curvas, dando a los conductores más tiempo para reaccionar y evitando que se desvíen de su carril”.

En Australia están probando pintura fluorescente para demarcar las  carreteras

El funcionamiento de estas líneas es simple, las marcas almacenan durante el día la luz del sol y por la noche emiten esa luz dando paso a un color llamativo que provoca que los conductores mantengan una mejor visibilidad durante la conducción nocturna. Es la llamada fotoluminiscencia que ya existía desde hace años en otros objetos como relojes, lamparas o juguetes, pero que nunca se había adaptado como posible método de seguridad vial. 

Sin embargo, hay preguntas que resaltan entorno a este invento, y es que como ya sabemos, la intensidad de la luz va disminuyendo a lo largo de las horas, se va apagando poco a poco. Entonces, en las ultimas horas de la noche, en media madrugada, las líneas resaltarían mucho menos que a las primeras horas. Aun así, y tras las comprobaciones realizadas, la empresa ha asegurado que proporcionará luz la mayor parte de la noche, pudiendo disminuir, en cualquier caso, en días nublados

Estrategia de Seguridad Vial 2030 en España

El pasado 9 de junio la Dirección General de Tráfico presentaba el documento que reúne las medidas que guiaran la seguridad vial en España para reducir el número de muertos y accidentes de tráfico desde 2022 hasta 2030. Por lo tanto, estas nuevas líneas fluorescentes podría ser una de los pasos a seguir por la DGT, siguiendo el camino de Australia para que pronto las podamos ver en nuestras carreteras. 

Sobre todo, este método sería aplicado, en especial, en los puntos negros de las autopistas y carreteras, es decir, aquellos en los que en una distancia de aproximadamente unos 100 metros tienen lugar 3 o más accidentes mortales durante un año. 

COMPARTIR: