28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Comisión de Competencia acusa a la sociedad estatal de llegar a acuerdos con grandes clientes ofreciendo precios "muy por debajo de sus costes"

La paradoja de Correos: Mientras eleva los precios a los ciudadanos, 'regala' servicios a las grandes corporaciones

Juan Manuel Serrano y Pedro Sánchez.
Juan Manuel Serrano y Pedro Sánchez.
Correos ha elevado algunos de sus precios en 2022 para la ciudadanía mientras ofrece servicios "muy por debajo de sus costes" a grandes corporaciones. La empresa pública presidida por Juan Manuel Serrano está siendo muy criticada por sindicatos y por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La inflación, la subida del gasoil y el continuo incremento del precio de la electricidad no parecen ser suficientes para sociedades estatales como Correos –bajo la presidencia de Juan Manuel Serrano–, que ha regalado a la ciudadanía para 2022 una variada subida de precios que llegan a rondar el 20% en algunos servicios básicos como son los sellos para envío de cartas y tarjetas postales.

El precio de mandar una carta certificada ha subido más de un 8%, la de una carta con destino a Europa un 10% y el paquete azul de menos de un kilo ha crecido un 18%. Estas subidas certifican un imparable crecimiento de precios en la última década que rondan el 80% en sellos y envíos internacionales.

Resulta paradójica la subida de precios a la ciudadanía mientras la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acusa a Correos de aplicar descuentos en los servicios de envíos postales masivos que presta a grandes clientes "muy por debajo de sus costes".

De las cartas a la paquetería

UGT y Comisiones Obreras aseguran que el presidente de la compañía postal "inició su gestión afirmando que el futuro de Correos pasaba por volcarse en la filial de paquetería del Grupo, llegando a considerar que una empresa de aproximadamente 1.500 empleados sería la solución para la matriz del Grupo que cuenta con 55.000".

"Los primeros resultados que obtuvo en 2019 ya apuntaban a que su estrategia no había funcionado, pero pudo vestir los resultados presentando números negros por valor de 19 millones de euros, resultados que no eran fruto de su gestión sino de las subvenciones que recibió por la realización de 5 procesos electorales durante ese ejercicio", añaden.

Juan Manuel Serrano, presidente de Correos.

Y explican que "durante la pandemia, en lugar de dedicarse a la planificación y desarrollo de nuevas fuentes de ingreso, se ha centrado en cabalgar las oportunidades que ofrece Correos para la Responsabilidad Social Corporativa y mejorar su imagen personal".

Correos Express

Ambos sindicatos han acusado a Serrano de privatizar algunos servicios y denuncian su excesiva apuesta por una filial: "En el último año la propia dirección de la empresa ha venido reduciendo la plantilla y la contratación al mínimo en la matriz, mientras se imparten órdenes en las oficinas para priorizar la venta de la paquetería de la filial, Correos Express, que resulta más cara para el cliente que los propios productos que ofrece Correos como servicio público".

Las citadas centrales sindicales afirman que el presidente de Correos detrae para el uso de la actividad postal algunos edificios históricos de la compañía en Barcelona, Valencia, Castellón o Toledo "sin que se conozca beneficio alguno para la empresa o para el servicio que se presta a la ciudadanía".

"Además, por todo el Estado se están fusionando centros de trabajo y suprimiéndose servicios en ámbitos rurales, con la finalidad última de vaciar de personal locales e instalaciones para su venta -para sanear las cuentas- o su puesta a disposición de la filial paquetera", subrayan.

CCOO y UGT propugnan que se diversifiquen las líneas de negocio de Correos para compensar la caída de la carta tradicional, "defendiendo un modelo que en el camino no sacrifique ni el empleo de calidad ni el enorme valor que tiene el servicio postal público".

COMPARTIR: