16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 6 de julio comenzará a ser obligatoria su instalación en los autobuses y autocares de España, y en dos años se implantará en los coches nuevos

'Alcoholimetro antiarranque': El nuevo requisito para el transporte público y de mercancías

Alcoholímetro antiarranque.
Alcoholímetro antiarranque.
El próximo 6 de julio entrara en vigor la nueva normativa que obligará a los coches de nueva homologación a incluir tecnologías, entre las que destaca la preinstalación de un alcoholímetro antiarranque. En España, la normativa obligará a la instalación de alcoholímetros antiarranque a todos los vehículos de categoría M2 y M3 (autobuses y autocares) que dispongan de interfaz normalizada para la instalación de dichos dispositivos. Y dos años después en coches de nueva matriculación.

La inclusión de sistemas de asistencia a la conducción (ADAS) ha pasado a ser uno de los objetivos principales de la Unión Europea a convertirse en la nueva normativa que entra en vigor el próximo 6 de julio, como medida para evitar o reducir el número de siniestros en las carreteras.

Entre estas medidas destaca la preinstalación del alcoholímetro antiarranque, cuyo objetivo es erradicar la alta siniestralidad por consumo de alcohol que en nuestro país es la segunda causa por detrás de las distracciones en la carretera.

De momento, lo que será obligatorio a partir del 6 de julio será la preinstalación, ya que la reglamentación europea da libertad a cada uno de sus estados miembros para que ellos tomen la decisión de cuándo hacer obligatorio el uso del propio alcoholímetro antiarranque.

A pesar de su no obligatoriedad, a partir del próximo mes de julio, con el fin de reducir el número de accidentes de tráfico, heridos y víctimas, y según indica la regulación aprobada por el Parlamento Europeo, todos los coches de nueva fabricación tendrán que llevar de serie ocho ADAS (Sistemas avanzados de ayuda a la conducción), entre los que figura esta nueva herramienta de ayuda.

¿Cómo funciona el alcoholímetro antiarranque?

El funcionamiento del alcoholímetro antiarranque consistirá en que la persona que vaya a conducir el vehículo antes de poder encenderlo tendrá que someterse a la prueba de alcoholemia pertinente, espirando aire en un etilómetro de manera obligatoria.

El etilómetro realizara una medición de la concentración de alcohol en el aliento y solo si el grado de impregnación alcohólica está dentro de los márgenes programados en el sistema, podrá arrancar el coche. Siendo el tiempo en el que el sistema detecta la presencia de alcohol tras espirar el aire de tan solo 25 segundos. En nuestro país los límites de presencia de alcohol en aire espirado están entre 0,25 mg/l y hasta 0,5 mg/l (entre 0,15 mg/l y 0,3 mg/l para noveles y profesionales).

El alcoholímetro antiarranque será obligatorio a partir de 2022: a quién va  dirigido y cómo funciona el sistema Alcolock

Alcoholímetro antiarranque.

Su instalación dependerá de la legislación de cada país. En el caso de España, su uso se ha regulado en la nueva Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial: los vehículos destinados al transporte de personas con más de nueve plazas (categorías M2 y M3 o autobuses y autocares) con la preinstalación hecha, tendrán que instalar y utilizar el alcoholímetro antiarranque.

Obligatorio el próximo 6 de julio

La instalación de este dispositivo será obligatorio el próximo 6 de julio, según se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE), ya que la normativa obligará a la instalación de alcoholímetros antiarranque a todos los vehículos de categoría M2 y M3 (autobuses y autocares) que dispongan de interfaz normalizada para su instalación.

Según ha relatado Dionisio Martínez, director general de Dräger, empresa distribuidora de los sistemas de medición de alcohol con inmovilizador de vehículos, la introducción de dispositivos de antiarranque Interlock en este tipo de vehículos ayudará a reducir "notablemente" la posibilidad de accidentes en carretera a consecuencia del alcohol.

"Cada vez son más las empresas de transporte profesional que voluntariamente deciden incorporar en sus flotas equipos de medición de alcoholemia como un acto de responsabilidad, como es el caso de Continental", ha concluido.

COMPARTIR: