19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Algunas entidades desactivan ya de su webs las ofertas de préstamos hipotecarios

Contrataque de la Banca ante la decisión del Supremo: tipos de interés iniciales más altos y mayores comisiones

La insólita decisión del Tribunal Supremo de volver a estudiar la sentencia del jueves que hacía recaer en las entidades financieras el abono de los impuestos derivados de la constitución de las hipotecas no ha alterado los planes de contingencia de la banca que preparan cambios en las condiciones de sus productos de endeudamiento

La rápida reacción del Tribunal Supremo a la sentencia que cambia el criterio sobre el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas en detrimento de los bancos y a favor de los clientes ha causado estupor y sorpresa tanto en el propio órgano judicial como entre juristas. Este jueves, la Sala de lo Contencioso-Administrativo daba un giro de 180 grados al criterio del alto tribunal y establecía de manera inédita que debía ser el banco el que pague el impuesto que hasta ahora recaía en el cliente.

Esta sentencia desplomó el valor en Bolsa de todas las empresas del sector financiero porque su aplicación general puede suponer unas pérdidas de miles de millones de euros, pero no solo eso, comenzaron a diseñar sus futuras estrategias y lo primero que hicieron fue parar campañas de publicidad e incluso borrar o desconectar las páginas de información sobre hipotecas de sus webs. La decisión del viernes, de volver a analizar la sentencia, recuperó parte de lo perdido por la Banca en bolsa el día anterior, pero no ha cambiado sus planes.

Los peligros de la reacción del Tribunal Supremo

La insólita reacción del presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal, Luis María Díez-Picazo, abre una vía peligrosa, en cuanto a sus consecuencias y posibles reacciones.

La situación es extraña porque genera incertidumbre sobre qué deberá aplicarse en los casos que vengan. La confusión es tal que hasta que la situación no se aclare, será raro que se firme una hipoteca en España en los próximos días. Pero no solo eso. Un posible cambio de criterio a favor de la banca puede deparar un escándalo social con consecuencias inesperadas.

El contraataque de la banca 

Pero las entidades financieras no solo han dejado de comercializar hipotecas, también se preparan a asumir el impacto económico de una sentencia en contra. La consigna es hacer un doble juego, aparentemente incompatible: elevar sus ganancias para compensar los nuevos costes pero que las hipotecas sigan siendo competitivas.

La forma de hacerlo es la siguiente. Se mantiene en las hipotecas que se comercializan mas abundantemente, las variables, su principal reclamo, el tipo de referencia más su diferencial, por ejemplo, Euribor + 0,89%, por lo que parece que es igual de competitiva que antes. Pero, lo que si hace es cambiar otras condiciones. Por ejemplo, elevar el tipo fijo que se paga en los 2 o 3 primeros años y volver a cobrar o elevar algunas comisiones, como las de apertura y/o estudio.

Los bancos juegan con una gran ventaja, el entorno actual. Aunque se concedan más hipotecas se está muy lejos de las ratios de concesión de antes de la crisis. Se sigue siendo más selecto en su concesión y ello lleva a que no haya una guerra comercial entre las bancas. Expertos consultados por El Cierre Digital afirman que el movimiento será repetido por casi todas las entidades sin que suponga que otros bancos aprovechen el encarecimiento de precios por parte de su competencia.

Y es que, gane o pierda en la revisión de la sentencia por parte del Tribunal Supremo, lo que está claro es que los bancos quieren perder el menor dinero posible.

COMPARTIR: