28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Ministerio de Sanidad prohibe la utilización de intermediarios para la compra de productos farmaceúticos

La empresa de entregas a domicilio Glovo, obligada a no repartir medicamentos

Repartidor de Glovo
Repartidor de Glovo / EuropaPress
La empresa Glovo ha sido obligada a dejar de vender medicamentos tras la resolución de la Agencia de Medicamentos con el amparo de la Ley del Medicamento en España. Pese a ello la startup catalana ha presentado un recurso en el que defienden que ellos no venden de manera directa los medicamentos

La Agencia de Medicamentos que depende del Ministerio de Sanidad ha obligado a la compañía española Glovo a retirar de su página web el servicio de Farmacia que ofertaban y con el que podías pedir cualquier tipo de medicamento sin necesidad de receta. Esta decisión se ha tomado después de que la autoridad sanitaria abriera una investigación en base a las denuncias presentadas por varias patronales de propietarios de farmacias. La Agencia del Medicamento ya ha ordenado a la startup española que cese la actividad de la venta de medicamentos y a día de hoy la propia página web sigue recogiendo el servicio de Farmacia pero no se encuentra operativo.

La explicación legal de Ministerio de Sanidad para prohibir este tipo de servicio es que la Ley del Medicamento en España establece que la venta a distancia de medicamentos por la red solo se puede hacer a través de los sitios web de las propias farmacias pero tienen que cumplir con determinados requisitos. Además, con respecto a los pedidos a distancia, la ley asegura que ningún pedido de medicamentos realizado por internet puede realizarse a las farmacias si no es en los propios sitios webs habilitados por las propias boticas.

Con esta base legal de fondo, el pasado uno de junio la por entonces directora de la Agencia Española de Medicamentos, Belén Crespo, dictó una resolución en el que se ordenaba a Glovo al ‘’cese de la actividad de venta de medicamentos, por entender que la misma no se ajustaba a la legislación vigente" y además se instaba a la compañía a "a la interrupción o retirada del servicio consistente en la oferta o intermediación en la venta de medicamentos por internet a través del sitio web y la app Glovo".

No obstante la propia compañía catalana interpuso un recurso que recibió la Agencia el pasado 25 de junio en el que se defendía de alegando que Glovo no realiza una venta de medicamentos directa, sino que "simplemente por encargo, recoge y entrega". Sin embargo, la autoridad sanitaria no estimó su argumento y en el mismo 25 de julio resolvió "desestimar la suspensión de la referida resolución formulada por Glovo". A día de hoy la Agencia Española del Medicamento afirma que se está haciendo un seguimiento de la actividad de la web de Glovo para verificar el cumplimiento de dicha resolución.

COMPARTIR: