29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Entidades como CaixaBank o Ibercaja ya han subido los intereses en los préstamos a interés fijo

Así serán las hipotecas a partir de esta semana: selectivas y más caras

Los bancos están obligados desde esta semana a pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, un coste previo a una más que previsible subida de tipos de interés, que puede llevar a que el cliente acabe pagando más que antes.

Salvo los más optimistas del Gobierno de Pedro Sánchez, y al menos cara a la opinión pública, todos los expertos tienen claro que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados va a suponer una subida en las hipotecas. De hecho, ya hay bancos que han subido los tipos de interés de sus hipotecas a tipo de interés fijo como CaixaBank que las ha elevado un 0,40% en sus plazos a 15 años o Ibercaja en todos sus tramos un 0,15%. Las hipotecas fijas han sido las primeras, pero pronto llegará el turno a las variables.

La forma de hacerlo preocupa mucho por el impacto que pueden tener a los clientes. Una subida de tan solo un 0,10% en una hipoteca a 30 años tendría un impacto cinco veces superior al ahorro del 0,5% por no pagar el impuesto. Por ejemplo, lo que podría ser un ahorro inicial de 750 euros para una hipoteca se puede convertir en 3.750 euros si se aplica una subida de tipo de una décima durante toda la hipoteca.

Las otras opciones de encarecer una hipoteca 

Esta no es la única forma de aplicar una subida. También la hay otra más directa, subir las comisiones de entrada. La reforma hipotecaria establece que todas las comisiones iniciales (apertura o estudio) deben reunificarse en una sola y aclara que hay que justificar el servicio que se presta por cada comisión nueva que se aplique. Esto no implica que no se pueda subir las comisiones, pero si que el efecto o la diferencia entre la que se aplicaba antes y la que se aplica ahora si es más clara y por tanto más difícil de disimular.

Existe una fórmula intermedia, que las hipotecas suban solo en los primeros meses, en el plazo inicial. Actualmente casi todas las hipotecas a tipo variable tienen un periodo a tipo fijo de entre un año y tres años. La posibilidad de subir estos tipos es mucho más sencilla y para el cliente limitaría el impacto, pero todos los expertos apuestan que también sería más caro que el ahorro del impuesto.

Hacia una oferta más personalizada

Otro de los cambios importantes lo tendremos en ofertas más personalizadas. Al ser un impuesto transferido a las autonomías y cuya aplicación no es homogénea, conllevará que los ciudadanos tengan diferentes condiciones hipotecarias en función de donde residan.

COMPARTIR: