24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El primer gran juicio será el próximo 7 de mayo con miles de clientes menos y más de 28.000 millones de euros de pérdidas en su valor bursátil

Banco Santander y Ana Patricia Botín acusados de enriquecimiento injusto en la operación Banco Popular

La compra del Popular sigue creando quebraderos de cabeza al banco de Ana Patricia Botín
La compra del Popular sigue creando quebraderos de cabeza al banco de Ana Patricia Botín
Si 2018 no ha sido un año bueno para el principal banco español, con caída del valor de la acción, multas en Estados Unidos, Reino Unido o España por sus malas prácticas, 2019 puede ser aún peor, y uno de sus focos principales de riesgo es el Banco Popular.

El año 2019 arranca con más sombras que luces para el Banco Santander que, en medio de una incertidumbre económica global mira muy atento a la toma de posesión de Jair Bolsonaro en Brasil, país que le reporta más beneficios a nivel global. Las medidas económicas que tome el nuevo ejecutivo pueden afectar directa o indirectamente a sus ganancias cuando el segundo país por importancia del banco presidido por Ana Patricia Botín, Reino Unido, vive inmerso en la incertidumbre sobre si el Parlamento alcanzará un acuerdo sobre el Brexit y si este será finalmente duro o blando.

Pero es que en España tampoco las cosas le van mejor. La digestión del Banco Popular está siendo dura y costosa. Así, en medio de una caída bursátil global, el Banco Santander ha perdido 28.000 millones de euros en capitalización desde que adquirió el Popular. Si se analiza internamente la evolución de Santander España, se ve claramente que la compra está suponiendo un lastre. Por un lado, la fuga de clientes (lógica en todo proceso de adquisición por duplicidades) está siendo mucho más alto de lo esperado, y lo que es peor, se produce precisamente en aquellos clientes en los que el Santander estaba más interesado, los de mayor patrimonio y más rentables.

Primer gran juicio en primavera

A esto se une que el primer gran juicio por la adquisición del Banco Popular ya tiene fecha. Según ha señalado El Confidencial, será el próximo 7 de mayo cuando se enfrenten a la primera vista por presunto enriquecimiento injusto, el primer envite de los inversores que perdieron su dinero con la resolución de Popular.

Desde que Santander se hiciera con Popular, su capitalización ha caído en 28.000 millones de euros

Este proceso lo lleva el despacho Fieldfisher Jausas que actualmente representa a unos 300 clientes que perdieron 150 millones y que además de esta demanda, parece tener previsto presentar cinco más a principios de 2019. Por otra parte, también se especula con la posibilidad de que el Grupo Luksic, el consorcio empresarial chileno con la mayor fortuna de su país,  actualmente  representado en España por Roca Junyet, se una a esta vía y reclame los 113 millones de euros que perdió invirtiendo en el Popular tan solo dos meses después de su resolución.

Si unimos a las demandas por enriquecimiento injusto, las que piden la nulidad en la compra de acciones y bonos por información incorrecta, este año va a ser judicialmente muy complicado para Banco Santander. Un problema más a los nubarrones económicos que desde Argentina, Brasil o Reino Unido amenazan a la entidad y que puede converger en una tormenta perfecta.

COMPARTIR: