26 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La organización fue fundada por el cuñado del dictador Francisco Franco en plena Guerra Civil y ha vivido una historia de vicisitudes y polémicas

La ONCE cumple ochenta años: de Serrano Suñer al Eurojackpot, pasando por Miguel Durán y Carmen Sevilla

La Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) celebra sus ochenta años de existencia. Ocho décadas que han servido para cambiar la vida de las personas invidentes y la percepción que la sociedad tenía de ellos. La integración en la vida laboral, la lucha por acercar la cultura a los invidentes mediante la difusión del método braile o el cambio de la sociedad con respecto a los ciegos han sido algunos de sus logros, además de crear el célebre sorteo.

La ONCE fue fundada el 13 de diciembre, fecha en que se celebra la festividad de Santa Lucía (patrona de los ciegos y los modistos) de 1938. En los años inmediatamente anteriores surgieron distintas asociaciones, fundamentalmente en Andalucía, Cataluña y Levante, que pusieron en marcha las primeras rifas como medio de vida. En el decreto de fundación se otorga a la ONCE la explotación, para su digno sustento, del que se denominó cupón “prociegos”, cuyo primer sorteo se celebró el 8 de mayo de 1939, recién acaba la contienda.

Uno de los muñidores del proyecto fue Ramón Serrano Suñer entonces ministro de Gobernación, el equivalente al actual ministro de Interior, y mano derecha, además de cuñado, de Franco. La idea de la ONCE estaba enmarcada dentro de cierta concepción social que tenía la Falange.

Ramón Serrano Suñer 

Durante los años cuarenta la ONCE abrió sus primeros colegios para invidentes y luchó por la inclusión laboral de los ciegos. Sin embargo, la administración de uno se sus pioneros, Gutiérrez de Tovar, no era del gusto del Consejo Superior de Ciegos y fue sustituido por Benito Hermida, el único vidente al frente de la organización en toda su historia. La presidencia de Hermida duró poco y apenas unos meses después fue sustituido por José Ezquerra. Su presidencia duró una década y fue la menos brillante de la fundación debido a su apuesta por el mutualismo.

En los sesenta apostaron por la inserción laboral y durante esta etapa se potenciaron las bibliotecas y las imprentas braile y se impulsó el audiolibro.

Miguel Durán

La ONCE evolucionó al mismo ritmo que el propio país y en 1982 celebró sus primeras elecciones para que fueran los afiliados quien eligieran al presidente. Los ochenta serían los años en los que se iniciaría la iniciativa comercial de ONCE. El hombre detrás de la idea, Miguel Durán, acabaría envuelto en la polémica. Accedió a la presidencia de la fundación en 1987 por la muerte de Antonio Vicente Mosquete. Durán se dedicó a invertir en diversos sectores creando filiales ad hoc para cada sector como la industria o las finanzas. Especialmente polémica fue su relación con el mundo de la comunicación, como, por ejemplo, en Diario de Barcelona o El Independiente u Onda Cero. En televisión Durán se relacionó con Mediaset y de hecho las retransmisiones del sorteo de la ONCE se hicieron populares gracias a Carmen Sevilla, que sería el símbolo del “cuponcito” durante años. El lustro de Durán al frente de la ONCE estuvo repleta de escándalos. Las inversiones en nombre de los ciegos españoles no fueron claras en muchos casos, lo que le valió el sobrenombre de "el ciego de oro".  Además, desde que llegó a la ONCE creó un equipo sólo para conocer todos los movimientos de sus adversarios, una especie de servicio secreto que también le informaba de todo lo que ocurría en las cloacas del Estado español.

En 1993, Durán dimite por sus escándalos y las presiones del Consejo General. Ese mismo año se creó la Corporación Empresarial ONCE (CEOSA), con el objetivo de aglutinar las distintas empresas que la organización había ido creando durante los años de la presidencia de Durán.

En los primeros años de siglo XXI tras la fuerza mediática de los 90, las ventas del cupón entraron en declive al existir cada vez más ofertas de sorteos y las loterías. ONCE se renovó y en 2004 lanzó un nuevo sorteo llamado El Combo, seguido en 2006 de El Rasca. En 2012 inició la venta exclusiva en España del Eurojackpot que la ha devuelto presencia mediática e imagen de marca.

Más allá de sorteos, la ONCE ha contribuido a que la vida de personas invidentes cambiara radicalmente en estos 80 años. Su integración en casi todos los ámbitos de la sociedad vino tras la labor fundamental de la fundación creada por Serrano Suñer. Hasta entonces la integración de los ciegos era inexistente en España, siendo considerados personas no válidas. Todo eso cambió gracias a la labor de ONCE que, entre otros galardones, recibió en 2013 el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

COMPARTIR: