07 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo gestionar tus imprevistos gracias a los préstamos inmediatos

Cuesta mucho ahorrar. Aunque según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) la tasa de ahorro se sitúa ahora en el 19,3% de la renta disponible, según un estudio elaborado por la aseguradora MetLife sobre finanzas personales, hay mucho márgen que mejorar ya que solo cuatro de cada diez personas afirman tener bienestar financiero. 

Esto se traduce principalmente en muchos aspectos. Es complicado planificar necesidades importantes para el futuro como son el ahorro para la jubilación, pero principalmente tiene sus claras consecuencias en el corto plazo. Muchos no pueden permitirse ese fondo de contingencias, ese colchón financiero, indispensable para cubrir cualquier emergencia y que los expertos recomiendan que al menos cubra seis meses de nuestros gastos. Unas necesidades que si podemos cubrir gracias a los créditos urgentes.

No estamos hablando como regla general de gastos de elevada cuantía, ni tampoco de excedernos de lo planificado en momentos puntuales como Navidad o Vacaciones. Se trata de gastos a los que nos vemos obligados a incurrir por mucho que llevemos un control exhaustivo de nuestros ingresos y pagos. Ejemplos hay muchos: averías en el coche, roturas en el hogar o alguna urgencia médica entre muchos.

Créditos urgentes, la mejor solución para los gastos imprevistos

A la hora de buscar formas de financiar estos gastos imprevistos debemos tener en cuenta dos variables: cuantía y tiempo.

Cuantía: La cuantía determina mucho las condiciones del crédito, como el interés, el plazo de devolución y, por lo tanto, la cuota a pagar mensualmente. El objetivo de la financiación debe ser solucionar un problema no crear uno nuevo por lo tanto esa cuota a pagar debe estar dentro de nuestro presupuesto, es decir, debe ser asumible sin problema mes a mes.

Por ello, es tan importante que la cantidad que elijamos sea la que necesitemos. Si pedimos de menos, no solucionamos el imprevisto, si pedimos de más, estaríamos pagando por un dinero que no necesitamos.

Tiempo: El tiempo es también una variable vital y lo es en una doble partida. En primer lugar, elegida la cantidad la cuota a pagar se determinará según sea el plazo de devolución.

Aunque siempre es importante pagar a la mayor brevedad posible, para disminuir los intereses a pagar, es peor que por acortar ese plazo la cuota no sea asumible y se incurran en un impago. Por todo ello, elijamos aquellos préstamos que nos permitan que podamos pagar nuestra cuota regularmente y, si se permite amortizar, cancelar deuda con antelación, mucho mejor.

Presupuesto de ingresos y gastos

La cuantía y el plazo deben incluirse en nuestro presupuesto de ingresos y gastos. No puedes dejarlo al azar, y esperar que cuando tengas que hacer la devolución puede que tengas el dinero o no, debes tenerlo planificado.

Pagar correctamente no sólo evita problemas y sobrecostes, también conlleva que tengas un buen historial crediticio, un punto clave para pedir un préstamo ahora y también los que solicites en el futuro si tienes cualquier otro tipo de necesidad.

Las ventajas de pedir un préstamo online

Esta necesidad y estas características necesitan una respuesta rápida. Pedir un préstamo online no sólo ahorra trámites, sino que supone una gran ventaja en tiempo en todas sus fases y, como resultado final poder disponer del dinero de forma rápida para poder solucionar nuestro imprevisto.

  • Solicitud: En la mayoría de los casos tan solo consiste en rellenar un formulario en el que además con tus datos personales y financieros suelen solicitar anexar información (como tu DNI), en muy pocos minutos. Cada vez es más común el uso de servicios de verificación externos que permiten mandar esta documentación personal con seguridad y verificarlo a través del móvil.
  • Fase de estudio: Al recibir y disponer de esta información de forma rápida, la respuesta también lo es. Muchos de los préstamos dan la respuesta en muy pocos minutos.
  • Firma: No hace falta tener cita para firmarlo en una entidad financiera. Una de las grandes ventajas de pedir un préstamo online es que la aceptación es rápida y desde tu propio dispositivo de forma segura como cuando remites la información.
  • Tramites tras la concesión: El préstamo no muere cuando recibes el dinero. Puedes verificar en cualquier momento datos tan importantes como el plazo de devolución de este.

Un crédito urgente online gestionado de forma adecuada nos permite no solo salir del paso ante cualquier imprevisto, sino también hacerlo sin que se altere nuestro nuestro presupuesto financiero.

COMPARTIR: