08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La promoción agresiva de “Listo para comer”, la línea de comida preparada de la empresa de Juan Roig, indigna a los profesionales del sector

Nueva guerra contra Mercadona: Bares y restaurantes afirman que “su comida no es más barata y sí de peor calidad”

Juan Roig recogiendo un pedido de comida preparada
Juan Roig recogiendo un pedido de comida preparada
La promoción agresiva de “Listo para comer”, la línea de comida preparada de Mercadona, en las últimas semanas ha indignado a muchas pequeñas cafeterías y restaurantes que desmienten que sea económico y que defienden la calidad de sus menús elaborados cada día.

“Listo para comer” es una de las apuestas más importantes de Juan Roig desde que anunció su lanzamiento en el año 2018. En ese momento el presidente de Mercadona vendió la idea como una revolución, "la gente en el siglo XXI solo cocinará por placer", afirmó, a la vez que señaló que “La cocina del siglo XX ya no existirá”. Para ello ha decidido invertir 120 millones de euros en 2019, el 5% de todas las inversiones del grupo. Ya tiene 100 supermercados abiertos con esta línea de negocio y quiere ampliarlos a 250 a final del año.

Su oferta, más que corta en productos, tiene grandes carencias, en alimentos básicos como la carne y el pescado. Pero su promoción, que se ha multiplicado en las últimas semanas ha levantado ampollas entre pequeños bares y restaurantes, especialmente los que están cerca de alguno de los establecimientos que ofrecen estos productos.

Los restaurantes valencianos los primeros en criticar esta medida

Ya en 2018, la Asociación de Bares y Cafeterías de Valencia trasladó a la cadena de supermercados su "malestar" por la puesta en marcha de esta línea de negocios. En un comunicado señaló que "supone una amenaza directa para la hostelería, especialmente para el tejido empresarial de bares compuesto en su mayoría por autónomos, pymes y empresas familiares que tienen como principal fuente de ingresos y negocio el menú diario".

También afirmaron que era una amenaza para los establecimientos de comidas para llevar. "Además, teniendo en cuenta que esta nueva línea de negocio se va a instalar en supermercados de barrio donde alrededor existen pequeños establecimientos (bares de barrio, cafeterías, negocios familiares) que se pueden ver afectados sensiblemente", se lamentó la asociación.

“No es ni barata, ni buena”

Elcierredigital.com ha estado con varios hosteleros afectados que ven con indignación no tanto que lancen este tipo de línea de negocio, sino la falsa promoción que, especialmente en distintos reportajes está multiplicándose desde las últimas semanas.

“Ni puede compararse la calidad de un producto precocinado, y, desde luego que se diga que es más barato, no lo es” no señala el propietario de un establecimiento en Madrid con 9 meseas para comidas situado a 300 metros de un Mercadona.

“Podrás escoger unas lentejas por cuatro euros, o una paella, pero esto es solo un plato, si le añades otro plato, postre, bebida y café, sale más caro”. “Además no tienen ni carne o pescado, coger unas simples costillas ya te cuestan siete euros, señalan”.

Otros se centran en el servicio: “comida servida en plato de plástico, con cubiertos de plástico que comes en una mesa con dos taburetes, no es lo mismo que nuestro servicio”.

Uno de los establecimientos con la línea de comida preparada

“¿Tienen permiso para servir comida y que se coma en el establecimiento?” Nos señala el propietario de un pequeño bar de la misma zona en la que el Ayuntamiento les prohíbe servir comidas.

Según Mercadona esta línea es una necesidad de sus clientes que según ellos no estaba cubierta. Lo que da miedo son sus previsiones, ya que han señalado que quieren alcanzar una facturación anual de mil millones de euros con la venta de comida falsamente llamada “casera” y convertirse en uno de los principales actores del sector de la hostelería en España. Eso sí, llevando a la ruina a miles de autónomos y negocios familiares en su camino.

COMPARTIR: