05 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

UGT reclama una Ley de Igualdad Salarial que impida estas situaciones discriminatorias prohibidas en la Constitución Española

Las mujeres con estudios superiores ganan 10.000 euros menos que sus colegas masculinos

La brecha salarial persiste en todos los entornos laborales.
La brecha salarial persiste en todos los entornos laborales.
La brecha salarial entre mujeres y hombres permanece presente a todos los niveles educativos de la sociedad. El sindicato UGT vuelve a denunciarlo a través de un estudio en el que recoge que las mujeres con estudios superiores cobran 9.495 euros menos al año que los hombres en las mismas condiciones y 5.508 euros menos cuando su formación no ha superado la primaria.

O lo que es lo mismo, las mujeres españolas con estudios universitarios o superiores ganan el 82% del sueldo de los hombres con los mismos estudios. Los datos del sindicato se han elaborado con los números del informe anual de la OCDE, sobre el Panorama de la Educación 2019. Mientras que el organismo internacional destaca que España se sitúa en un buen lugar en cuanto a la población con estudios superiores, UGT denuncia la diferencia salarial que existe entre géneros. Una diferencia que  empeora cuanto mayor es la formación.

Las universitarias ven cómo sus colegas masculinos cobran más por el mismo trabajo. 

El nivel de la población española con estudios superiores, entre 25 y 64 años, en la última década, ha pasado del 51,1% al 60,2%. Sin embargo, el sindicato insiste en destacar que "la cualificación de las mujeres no impide la brecha salarial" y que la diferencia en euros entre mujeres y hombres con una licenciatura o doctorado, se establece en 9.495,38 euros, una cantidad que se aproxima al salario de una mujer sin formación.

Brecha salarial en diferentes campos profesionales

UGT denuncia que existe "una fuerte infravaloración de los trabajos de las mujeres, que ya no son explicables desde la falta de formación, como se ha mantenido durante décadas". A su juicio, el nivel académico de las personas, independientemente de si son hombres o mujeres, debería traducirse en mejores oportunidades de empleo y mayores salarios.

La brecha salarial está presente en todos los entornos profesionales. 

El sindicato no ahorra críticas tampoco para la propia OCDE, que  explica la existencia de esta brecha salarial argumentando, entre otras razones, "la diferencia en la elección de campos de estudio”, que a su juicio, conducen a hombres y mujeres hacia carreras profesionales con salarios diferentes.

"Los hombres se inclinan más por el estudio de carreras relacionadas con los campos de ciencias e ingenierías (STEM), mientras que una mayor proporción de mujeres se matricula en carreras relacionadas con la educación, humanidades, idiomas o arte, las cuales tienen asociados salarios inferiores", apunta el organismo internacional.

Para UGT , esta diferencia en la elección de carrera es la tendencia de la mujer a elegir profesiones "menos competitivas", que ofrecen "mayor flexibilidad laboral" y les permite "compatibilizar mejor las responsabilidades familiares y laborales".

Órganos de dirección todavía con pocas mujeres

El informe elaborado por el sindicato determina, además, que hay mayor número de mujeres que de hombres con títulos universitarios pero esta situación no se traslada de manera directa a una mayor presencia de estas en las ocupaciones de directoras, jefas, encargadas, responsables, o cualquier puesto de trabajo que tenga como tareas principales las de dirigir y organizar el trabajo en las empresas. Y esto, explican, sucede en todos los niveles de estudios, no solo en los universitarios. 

Hay más mujeres licenciadas que hombres pero el paro afecta más a ellas que a ellos. 

En todos los países de la OCDE las mujeres jóvenes tienen un nivel educativo superior a los hombres, "pero el mercado laboral no las recompensa", ha señalado Ramos. En España, la mitad de las mujeres de 25 a 34 años tenía un título universitario o de educación superior en 2018, frente al 38% de los hombres, aunque la tasa de paro era menor en la población masculina.

Desde UGT reclaman una Ley de Igualdad Salarial, que impida que se sigan produciendo estás situaciones discriminatorias, que están prohibidas en la Constitución Española.

COMPARTIR: