19 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Más allá que las ofertas inmediatas de los bancos hay que pensar en el largo plazo

Consejos prácticos para planificar de forma correcta tu jubilación

En estas últimas semanas del año en la que se multiplican las campañas de captación de planes de pensiones es un buen momento para hacer una planificación de la jubilación con un horizonte a largo plazo y de forma sostenible para la economía doméstica

El punto de arranque correcto para planificar la jubilación está en conocer o aproximarse la cuantía de la pensión pública. Así podrás determinar que parte complementaria en renta o capital puedes conseguir con productos de ahorro o inversión.

Conocer qué vas a necesitar a la hora de la jubilación no es sencillo. Si quedan pocos años para la jubilación, puedes conocer de forma mucho más exacta que vas a cobrar por la pensión, pero si esperas a que llegue ese momento para empezar a planificar nuestra jubilación, tendrás poco tiempo, más dificultad y menos ventajas para constituir este capital o renta que complemente la pensión.

Actualizar tus necesidades y aportaciones

Aunque con plazos largos es complicado determinar exactamente qué recibirás y qué necesitarás, lo que si queda claro es que es importante empezar a complementar la pensión. Por esto, la planificación económica de la jubilación debe tener como base un análisis continuo de todas tus necesidades que conviene actualizar con relativa frecuencia.

Los cambios pueden ser variados, ya sean relacionados con nuestros ingresos presentes y futuros: pérdida de empleo, cambios salariales o de nuestras necesidades de gasto: cambios en la familia, gastos imprevistos, etcétera.

Los condicionantes van cambiando y con ello también lo harán tanto los objetivos, ingresos como los gastos que debes afrontar; es decir, deben formar parte de tu presupuesto de ingresos y gastos.

Cómo ahorrar para la jubilación

La forma más sencilla es considerar que esta cantidad que destines a este ahorro a largo plazo como si fuera un gasto más en tu presupuesto, de esta forma conseguirás que:

  • De manera obligada, aunque flexible, destines parte de tus ingresos a la jubilación.
  • Aprovecha al máximo la flexibilidad, así aumentaras las aportaciones cuando sea posible y reducirlas cuando tengas algún imprevisto o cambio de circunstancias familiares.

Estas aportaciones deben acompañarse siempre de un análisis de lo ahorrado y lo conseguido, es muy positivo ir estableciendo objetivos que chequees en puntos como:

  • Qué capital llevas constituido.
  • Qué rendimientos has conseguido y puedes conseguir.
  • Qué cantidad nos queda pendiente para los siguientes objetivos, especialmente el final, el capital o renta que quieres conseguir para la jubilación.

Para conseguir los mismos, el tiempo es una variable fundamental. Cuánto antes empieces, más facilidad y mejores resultados puedes conseguir. Puedes maximizar todas sus ventajas:

  • Son productos orientados al largo plazo
  • Generan rentabilidad desde la primera aportación. Esta rentabilidad permite conseguir mejor tus objetivos con menores aportaciones.
  • Puedes aprovechar las ventajas del traspaso gratuito y sin tributación de muchos de estos productos (planes de pensión y jubilación). Esta ventaja permite ajustar el riesgo y consolidar ganancias.

 

En definitiva, considera y planifica tu jubilación cuanto antes mejor, haz control de tus aportaciones y benefíciate de las ventajas a la hora de traspasar y cambiar entre productos.

COMPARTIR: