22 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Madonna o John Malkovich son algunos de los famosos que se han instalado en territorio luso

Portugal, el paraíso fiscal europeo para los ricos y famosos extranjeros

Debido a una serie de privilegios ha provocado que los famosos con fortunas se hayan instalado en Portugal por su política fiscal con respecto al patrimonio extranjero

Portugal es famoso por su gastronomía y por lo turístico que es nuestro país vecino, pero en los últimos años se ha visto incrementado el número de famosos que tributan o tienen empresas en el país luso. Aparentemente tiene el mismo régimen tributario que el resto de sus colegas europeos, pero al parecer existe un régimen fiscal bastante atractivo para este tipo de fortunas, y según la consultora PwC Portugal es ‘’el secreto fiscal mejor guardado de Europa’’. Pero cuáles son los motivos por los que famosos como la cantante Madonna o el actor John Malkovich que les ha llevado a instalarse en Portugal. El principal motivo es la facilidad de obtener el visado dorado (Golden visa). Según ha explicado el despacho de abogados Telles de Abreu ‘’si se es ciudadano no comunitario y se inicia una actividad empresarial con al menos un millón de euros de inversión, automáticamente se concede este permiso’’, además se puede conseguir mediante ‘’ fincas raíz, invirtiendo a partir de 350.000 euros en zonas de rehabilitación urbana, o de 500.000 euros en el resto’’.

Únicamente en Portugal 183 días al año

El despacho está especializado en el asesoramiento de extranjeros que tienen intención de establecerse en Portugal, que menciona un aumento en el número de clientes en los últimos años, teniendo en cuenta que Portugal históricamente no ha sido un país con interés para los inversores extranjeros ‘’esta tendencia se ha invertido, y presenciamos un aumento cada vez mayor de la búsqueda de oportunidades de inversión por parte de extranjeros’’ y un destacado aumento de extranjeros que se establecen en el mismo, durante un año o gran parte de él. Este interés de los ciudadanos comunitarios, además de los de fuera de la UE por el territorio portugués se debe en gran parte a un régimen fiscal muy peculiar para los residentes no habituales, algo que se traduce en un privilegio fiscal que se puede aplicar a una gran parte de las rentas de origen extranjero. ‘’Hablamos de la figura fiscal de los residentes no habituales, una categoría tributaria en la que entran todas aquellas personas que se trasladen a Portugal con intención de vivir allí 183 días al año o de comprar una propiedad en la que establecerse a medio plazo’’ afirma Diego Sánchez de la Cruz, profesor en el IE University. Al parecer, desde 2009 este régimen tan particular permite a estos residentes poco habituales paguen un tipo único del 20% sobre los ingresos obtenidos en territorio luso, independientemente del montante obtenido. «Esto permite que una renta alta pague un tipo similar al que abona una renta baja. Pero esta ventaja es apenas el comienzo. Y es que, además, todos los ingresos percibidos del extranjero están exentos de tributar, de manera que dichas rentas no están sujetas al pago del impuesto sobre la renta», ha asegurado Sánchez de la Cruz. Una vez que se ha adquirido esta condición como ya hemos dicho de fiscal no habitual, el régimen que se mantiene a lo largo de diez años de manera consecutiva. Según han explicado fuentes del propio Ministerio de Finanzas de Portugal dichas medidas fiscales tienen un objetivo bastante claro: ‘’Mediante la aplicación de un régimen tributario ventajoso sobre el impuesto de las rentas de las personas físicas (IRPF) se pretende fomentar un nuevo espíritu de competitividad en Portugal, con el que se estimule la economía y el tejido empresarial, atrayendo a profesionales no residentes cualificados en actividades de valor añadido, inversores con elevados rendimientos o un patrimonio o poder adquisitivo elevados’’.

Se favorece a la estructuras tipo ‘’holding’’

Según la propia Administración portuguesa esta aplicación del régimen no es algo automático ya que se debe solicitar a las autoridades fiscales lusas que tras haber estudiado y evaluado todos los casos, decidirán si otorgan dicho beneficio a los solicitantes. Además el abogado Telles Abreu apunta que hay otro régimen de reciente creación que está teniendo éxito es el de participación Exemtion ‘’Prevé que los beneficios y plusvalías no se tengan en cuenta a efectos de determinar el beneficio imponible. Por tanto, Portugal es atractivo también para la creación de estructuras holding’’.

Pero este no es el único aliciente fiscal que favorece al capital extranjero. Es el caso de las herencias que están exentas de pagar impuestos en la gran mayoría de casos que se han contemplado. Pero más allá, el sistema fiscal portugués no existen impuestos sobre el patrimonio; y tanto las sucesiones como las donaciones quedan exentas de tributación alguna para los herederos ya sean ascendientes o descendientes. ‘’En la práctica esto se traduce en que basta con permanecer allí durante 183 días para poder recibir una transmisión patrimonial que, en muchos otros países europeos, puede estar sujeta a gravámenes tan elevados que pueden llevar incluso a renunciar a ese legado’’ ha explicado Diego Sánchez de la Cruz. El caso de las herencias sigue pasando en el territorio español.

COMPARTIR: