25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Botox Party

La realidad de las redes sociales demuestra que nos gusta compartir belleza, solo echar un vistazo a Tik-Tok nos lo confirma, pero aún hay más, se han puesto de moda recién llegadas de Estados, las BOTOX PARTY.  Hemos pasado de la fiesta de pijamas a la del botox en un suspiro. Fiestas con amigas y amigos en las que se cena, se bebe y se inyectan grandes cantidades de la toxina botulínica para paralizar el paso del tiempo en nuestro rostro.

La anfitriona que organiza en su casa el evento, tiene a cambio una dosis gratis. La pregunta más importante es la que se están haciendo ¿y el médico? ¿dónde esta el médico que inyecta el botox de la forma y en el lugar adecuado? Sorpréndase porque no hay medico.

Cuando planteamos estas Botox Party a médicos estéticos españoles nos comentan que es exponerse innecesariamente a riesgos graves para nuestra salud,  una fiesta es un ambiente poco controlado y puede significar contaminación de la dosis o peor una mala aplicación. La salubridad de las fiestas no es controlada, y aún así, se reúnen 7 o 10 personas para repartirse las dosis como si fuese una vitamina natural, la pócima de la inmortalidad.

Estas fiestas party en España son también un centro de reunión social de lo mas  clasista, que coloca a la organizadora en un cierto status y le otorga una supuesta capacidad económica que no siempre disfruta.

Fiestas absurdas, superficiales, elitistas y sobre todo, peligrosas para nuestra salud. Siempre será una mala decisión acudir a la estética sin un profesional titulado.

Lo peor es verlas luego en el supermercado comentando con otras amigas lo bien que se conservan y justificándolo con la mentira más común en estos casos “es que he heredado la piel de mi madre”.

COMPARTIR: