27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL guardameta de 26 años FORJÓ SU PERSONALIDAD Y SU FORMA DE JUGAR EN EL FRONTÓN DEL PUEBLO zamorano de San Marcial, DE donde era SU FAMILIA PATERNA

Unai Simón: El portero vasco hijo de un Guardia Civil y una ertzaina lleva a la Selección española al triunfo

El Cierre Digital en Unai Simón celebra la parada de uno de los penaltis contra Suiza.
Unai Simón celebra la parada de uno de los penaltis contra Suiza.
Unai Simón, el guardameta de 26 años de la Selección española de fútbol, ha podido obrar el milagro en los penaltis. Gracias al portero vasco, España ha logrado el triunfo ante Croacia en la final de la Liga de las naciones. Tras su paso por la Eurocopa, el hijo de un Guardia Civil zamorano y de una ertzaina se ha afianzado como clave en esta final. Desde muy joven, Simón se interesó por el fútbol más que por otros deportes. Sus cualidades llamaron la atención de los ojeadores del Athletic.

Por fin pudo ser. La Selección española de fútbol ha conseguido este domingo el triunfo en la final de La Liga de las Naciones tras derrotar en los penaltis a la Croacia de Luka Modric. La España post Luis Enrique, con Luis de la Fuente al frente, tuvo su mejor versión de los últimos meses. Y pieza fundamental del éxito fue Unai Simón, el guardameta de 26 años, que pudo obrar el milagro con sus espectaculares paradas en la ronda de penaltis, que le redimieron de aquella tanda de penaltis en la pasada Eurocopa en semifinales ante la selección de Italia, donde el vasco solo logró parar el primer penalti de Locatelli, que no fue suficiente y que hizo que los azzurra se impusieran a España y pasaran a la final. 

No obstante, Unai Simón ya se había erigido como auténtico salvador del combinado nacional en el enfrentamiento de cuartos de final de esta Eurocopa contra Suiza, en cuya ronda de penaltis su destreza fue decisiva. A pesar de la anotación de Gravanovic del primero de los penaltis suizos, el portero del Athletic de Bilbao consiguió atrapar dos de los tres posteriores.

Unai Simón saluda a Sergio Ramos tras su debut con la selección española

El portero vasco de la Selección española se mostró por entonces eufórico en su entrevista pública tras conseguir el trofeo de mejor jugador del encuentro. A pesar del carácter reservado que siempre ha mostrado durante toda su carrera, aseguró que el subidón de los penaltis le empujó a expresar sus sentimientos. Por un día, Unai Simón dejó de lado la contención que lo caracteriza para celebrar por todo lo alto que había sido el héroe no solo de la Selección, sino de toda España.

Los orígenes de Unai Simón

Unai Simón tiene sus raíces en el pueblo vasco de Murgia. Sin embargo, sus primeros acercamientos al mundo del fútbol se dieron en el pueblo zamorano de San Marcial del Vino. Este pueblo era la cuna de su familia paterna. Su padre se fue de esta localidad zamorana al País Vasco porque fue destinado a este territorio como integrante de los Cuerpos de Seguridad del Estado. En este nuevo destino, su padre, un Guardia Civil, conoció a su madre, que era miembro de la Ertzaintza.

En los veranos de su adolescencia, Unai viajaba al municipio zamorano de su padre. Allí, cogió la costumbre de pegar balonazos en el frontón de la plaza del pueblo. Sus primeras actuaciones como portero de fútbol también se dieron en San Marcial del Vino. En aquellos años, los chavales organizaban partidos espontáneos en los que él intentaba parecerse a su ídolo, el mítico guardameta italiano Gianluigi Buffon.

Pero la vida de Unai es un compendio de situaciones. Tanto que su pueblo de nacimiento, Murgia, en Álava, también es lugar de origen del conocido ciclista Mikel Landa. Precisamente, la carrera deportiva del escalador que fuera maillot de la montaña en el Giro de Italia hizo que Unai Simón se interesara por este deporte. Uno de sus hermanos sí cultivó su amor por el ciclismo, mientras que el actual portero de la selección española de fútbol prefirió seguir con el gusanillo del balompié para seguir mejorando su carrera en el mundo del balón.

El primero de los equipos en los que jugó Unai Simón fue el Club Deportivo Aurrera, de Vitoria. Formó parte de las categorías inferiores de este club hasta los 14 años, donde ya llamó la atención de los captadores del Athletic de Bilbao por su altura y las cualidades mostradas. Entró entonces en la escuela de Lezama como cadete. Para ello, tuvo que dejar su pueblo alavés e irse a vivir a Bilbao, donde un matrimonio le acogió en su casa.

Unai Simón en un partido con el Bilbao Athletic

El club vasco se encargó del pago de los estudios del portero. Al acabar el bachillerato, se matriculó en Fisioterapia. Sin embargo, tardó poco tiempo en darse cuenta de que eso no era lo que quería, iniciando la carrera de Administración y Dirección de Empresas, que sigue cursando.

Su llegada al primer equipo del Athletic parecía realmente complicada pues peleaba por el puesto con tres grandes porteros: Kepa Arrizabalaga, Iago Herrerín y Alex Remiro. Ellos eran los otros exponentes de esta generación de excelentes guardametas. Todos superaban en estatus a Unai Simón y eso hacía al portero alavense pensar en un futuro fuera del club bilbaíno.

Cuando cumplió 21 años le llegó la oportunidad de jugar cedido en el Elche. El portero, que ya había debutado con la selección española sub-21 pero no lo había hecho todavía con el primer equipo del Athletic, aceptó este préstamo.

Unai Simón en su presentación como jugador cedido en el Elche

Sin embargo, una serie de circunstancias encadenadas llevaron a Unai Simón de vuelta al Bilbao. La salida rumbo a Inglaterra de Kepa, la lesión del llamado a sustituirle, Herrerín, y la marcha de Remiro a la Real Sociedad provocaron su retorno. Unai, en los primeros partidos de la temporada 2018-19, mostró un gran nivel, lo que provocó su titularidad indiscutible. Actualmente, sigue siendo un fijo en las alineaciones del Athletic de Bilbao.

Su llegada a la titularidad en la selección española es similar. Fue convocado con Luis Enrique junto a Kepa y De Gea, aparentemente mejores en esa posición. A pesar de ello, el seleccionador asturiano le dio la oportunidad en un amistoso frente a Países Bajos. Al igual que como pasara con el Athletic de Bilbao, su desempeño en el encuentro demostró que podía ser el portero titular. Desde ese día, Luis Enrique confió en él para esta posición, incluso tras algunos errores como ante de Croacia en octavos de la Eurocopa.

Ahora su aparición estelar en la tanda de penaltis de la final de la Liga de la Naciones ante Croacia, refrenda la confianza hacia él de casi todos sus entrenadores.

COMPARTIR: