04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA RED SOCIAL CUENTA ACTUALMENTE CON MÁS DE 2.000 MILLONES DE USUARIOS, HA GENERADO NUEVOS MERCADOS Y hA CONSTITUIDO NUEVOS CÁNONES SOCIALES

Doce años del lanzamiento de Instagram, la red social que cambió la privacidad

Evolución del logo de Instagram
Evolución del logo de Instagram
La red social Instagram salió el 6 de octubre de 2010, fue creada por por Kevin Systrom y Mike Krieger, actualmente es propiedad de META, ya que Mark Zuckerberg compró la red social por 1.000 millones de dólares en 2012. Esta aplicación marcó toda una revolución en la sociedad y en la forma de comunicarnos con los demás. Instagram ha generado la creación del término influencer, ha creado un foco de difusión para muchas marcas, permitiendo alcanzar al público joven.

Instagram es una red social de origen estadounidense creada por Kevin Systrom y Mike Krieger, actualmente pertenece a META. Fue lanzada el 6 de octubre de 2010 y marcó toda una revolución en la sociedad y en la forma de comunicarnos con los demás. A los dos meses de su salida la red social contaba con un millón de usuarios, en el 2022 Instagram cuenta con 2000 millones de usuarios activos. El 63% de los usuarios tienen menos de 40 años. Los usuarios del medio social pasan una media de 57 minutos al día en la app, según el Estudio Anual de Redes Sociales.

En su lanzamiento la app se llamaba Burbn, consistía en una app de geolocalización, sus creadores se dieron cuenta de que el interés real de los usuarios eran las fotos que se subían de los lugares. Debido a esto Kevin y Mike cambiaron el enfoque de la app y se dedicaron a la publicación y el retoque de las imágenes. El nombre de la red social surge de unir los conceptos de ‘instantánea’ y ‘telegrama’. En abril de 2012, Instagram apareció en Android alcanzando más de un millón de descargas en un día. Ante estos números, Mark Zuckerberg compró la aplicación por 1.000 millones de dólares.

Mark Zuckerberg quiere cambiar el nombre de Instagram y WhatsApp | Universo  Digital Noticias

Mark Zuckerberg

Tras esta compra se implementaron mejoras, se incluyó la opción de etiquetar a personas en las fotos y aparecieron los mensajes directos con fotos o vídeos. La verdadera revolución llegó en 2016, se implementaron los anuncios y la publicidad, se renovó el logotipo y se incorporaron las stories, que tanto estaban triunfando en Snapchat. Poco después se añadió la función de videos en directo. Tras todas estas modificaciones los creadores abandonaron sus cargos en la compañía debido a que no estaban de acuerdo con el trato que estaba haciendo Facebook con la aplicación.

Con la intención de hacer competencia directa a Youtube en la creación de contenido, para 2018 Zuckerberg introdujo Instagram TV, una herramienta dentro de cada perfil que permitía subir vídeos de hasta de 10 minutos de duración y de 60 minutos a las cuentas verificadas. En línea con la intención de copiar el método de las demás redes sociales pero mejorado, en 2020 se lanzaron los Reels siguiendo con la premisa de Tik Tok, los Reels permiten a los usuarios crear, editar y publicar videos de corta duración con diferentes funcionalidades.

Como han cambiado las redes sociales nuestras vidas

Instagram es una herramienta y un modo de vida presente en una inmensa mayoría de la población mundial, aparte de las fotos, proporciona información, genera herramientas de creación de contenido, abre nuevos mercados, permite publicitar marcas, contiene un apartado de tienda y es un foco de difusión, es decir, Instagram lo tiene todo, esto genera una gran dependencia y un uso desmedido que ha cambiado el porvenir de nuestra sociedad. Todo se publica, desde una comida hasta una foto de graduación, el problema se encuentra en que en esta red social todo es bonito y feliz, esto genera unos estereotipos y unos cánones que para muchos son inalcanzables dando lugar a preocupaciones infundadas.

La red social ha generado nuevas opciones laborales, como es el caso de los influencer, personas que gracias a su número de seguidores y su contenido logran influir en la gente. Las marcas se dieron cuenta de este fenómeno y optaron por incluir en su estrategia de publicidad a estos influencers como imagen de sus campañas o por medio de colaboraciones. El mundo de la publicidad también ha cambiado, con la intención de llegar a un público joven muchas empresas han optado por publicitar sus productos en las redes sociales. Los creadores de contenido se han convertido en auténticas plataformas para llegar de forma directa y cercana al público. Esta naturalidad permite que las marcas construyan mensajes más verosímiles y eficaces.

La privacidad se ha visto deteriorada con la evolución de las redes sociales, en ellas publicamos que hacemos, que comemos, con quién estamos y dónde estamos, es decir toda nuestra vida se encuentra en Internet y por lo tanto está al alcance de cualquiera. Las redes sociales son un mundo en el que lo malo no existe y por lo tanto se genera una idealización de la realidad, favoreciendo así que quien esté mal piense que es el único que sufre, ya que ve que los demás son muy felices y viven una vida de ensueño. Instagram supone una máscara para una realidad que es más cruda que idílica.

Eres lo que posteas? Una reflexión sobre la imagen que reflejamos en redes  | Verne EL PAÍS

La realidad vs las redes

La obsesión con la tecnología podría generar consecuencias negativas en el estado de ánimo. Son muchos los estudios que afirman que las personas que están más pendientes de sus redes sociales son más propensas a sufrir enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión. Además un uso excesivo puede acarrear problemas para dormir y generar adicción. Los medios sociales tienen el objetivo económico de que los usuarios pasen el mayor tiempo posible en cada una de sus plataformas. La adicción es una condición psicológica que obliga al individuo a preocuparse por las redes sociales dañando la salud mental.

Cada vez son más las personas que hacen uso de estas plataformas y cada vez es más temprana la edad de comienzo de uso, este uso excesivo de las redes podría generar dependencia psicológica. Esta adicción puede afectar diferentes aspectos de sus vidas, como el interés por otras actividades, el rendimiento escolar o las relaciones con amigos y familiares. Los adolescentes con adicción a las redes sociales sufren un síndrome de abstinencia cuando no tienen acceso a ellas, y este se caracteriza por problemas de concentración y atención, aburrimiento, insomnio e irritabilidad.

Por último, las redes sociales permiten suplantar identidades o la creación de perfiles falsos, esto fomenta el acoso y genera situaciones de ciberbullying, ya que a través de un teléfono móvil es mucho más fácil mantenerse en el anonimato. Este tipo de acoso puede ser muy intenso, ya que las redes sociales permiten difundir los mensajes de odio a gran escala y en cualquier momento: las víctimas son atacadas a todas horas, incluso en fines de semana. Nunca hay una hora límite para el móvil.

COMPARTIR: