22 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El expresidente Rodríguez Zapatero participa en la producción sin la Pantoja que aborda la intervención judicial en 2006 del Ayuntamiento de Marbella

Vuelve la 'Operación Malaya': RTVE saca ahora 'el hacha' contra la corrupción en la Costa del Sol con una docuserie

El Cierre Digital en
/ Zapatero en 'Malaya: Operación secreta'
RTVE Play estrena el próximo miércoles 'Malaya: Operación secreta'. Esta docuserie de cuatro capítulos mostrará que la intervención del Ayuntamiento de Marbella en 2006 por parte del Gobierno de España, que detectó la flagrante corrupción urbanística puesta en marcha por Jesús Gil. Este asunto es "mucho más que el caso de la Pantoja", señalan en la Corporación pública, que lanzan su producción sin la participación de la tonadillera y tira la casa por la ventana contra el gilismo.

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero ejerce como testimonio estrella de la nueva docuserie que la plataforma RTVE Play estrena el próximo miércoles, 'Malaya: Operación secreta'. Este ambicioso proyecto abordará la intervención del Ayuntamiento de Marbella por parte del Gobierno de España en 2006. 

La Operación Malaya, de la que Elcierredigital.com ha dado cuenta por la facilidad de los herederos de Jesús Gil para sortear las millonarias deudas de su padre, la figura de José Luis Sierra como ideólogo de la trama o la forma de actuar del GIL en materia de Urbanismo, volverá a la primera plana con este proyecto audiovisual. 

Marbella, lugar exótico

Recuerda RTVE que en los casos de corrupción más flagrantes, es habitual ver frente a los juzgados manifestaciones contra acusados de corrupción, robo y fraude fiscal. Pero hay lugares diferentes. Marbella era uno de ellos. Allí, las protestas que se agolpaban a las puertas de las audiencias iban en contra de los jueces y no de los criminales. 

Ocurrió con el famoso Caso Malaya, la mayor operación contra la corrupción política y urbanística jamás desarrollada en España y una de más mediáticas de los últimos años. En la serie, apunta RGVE, se revelan detalles inéditos de una operación judicial y policial cuyo éxito dependía de mantener el más absoluto de los secretos. 

Marbella era un escenario minado para los investigadores. Una investigación que supuso el descubrimiento de una organización criminal que llevaba 15 años operando en las entrañas de una institución pública: el Ayuntamiento de Marbella. Una historia apasionante con todos los elementos de un thriller. 

"Mucho más que el caso de la Pantoja"

Producida por RTVE Play en colaboración con Atlantia Media ('Sequía') la serie cuenta con una cuidada fotografía, una investigación periodística rigurosa y una narración que bebe del thriller para contar esta historia real que por momentos parece sacada de la ficción. Malaya es un laberinto, un puzzle de dimensiones tan vastas que casi siempre se ha contado a retazos y, en ocasiones, tocando solo la superficie.

'Malaya, Operación secreta'. 

Tras la detención de Isabel Pantoja, el espectáculo mediático acabó devorando a la operación judicial y policial. Malaya terminó convirtiéndose en 'el caso Pantoja', ensombreciendo una operación pionera que cambió para siempre la forma de investigar la corrupción en España.

Muchos protagonistas de esta investigación cuentan en primera persona y desde dentro esos meses frenéticos y sigilosos que acabaron con la disolución del Ayuntamiento de Marbella. Un hecho inédito, hasta ese momento, en la historia de España.

Jueces, fiscales, policías, funcionarios de la Agencia Tributaria, periodistas de investigación, políticos -entre ellos el ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero–, empresarios, investigados y condenados rescatan de su memoria momentos históricos y personales para narrar esta sorprendente y escandalosa historia de corrupción sistémica que según RTVE es "algo más que el caso de la Pantoja". 

Así tomó Gil la ciudad de Marbella

Desde que en 1986 desembarcara en la Costa del Sol, los problemas de Jesús Gil con el Ayuntamiento de Marbella habían sido continuos. Tal y como contó Elcierredigital.com, las irregularidades urbanísticas de su sociedad Vegángeles en la construcción del complejo residencial Los Cipreses del Mar le habían enfrentado con el equipo de gobierno socialista, que por entonces regía este rincón del mediterráneo.

El constructor decidió el 25 de noviembre de 1990 poner en las camisetas del Atlético de Madrid en nombre de Marbella. No cobraba ni una peseta, pero la resonancia nacional e internacional estaba asegurada. Nuevamente rentabilizaba al máximo el potencial de sus armas, aunque eso conllevara dejar maltrechas las arcas colchoneras que ese año no recibirían ingresos por publicidad.

En la primavera de 1991 se lanza frenéticamente a la toma de su nuevo reino. Con el apoyo de ciertos empresarios representativos de la Costa del Sol, de una feudal jet set que veía peligrar sus intereses si continuaban en el municipio los socialistas de Carlos Sanjúan, y el respaldo financiero de algunas entidades crediticias, entre ellas Banesto, Gil inicia su campaña electoral, en una operación proyectada desde algunos gabinetes de relaciones públicos de Madrid.

Jesús Gil en el balcón del Ayuntamiento. 

El éxito de sus multitudinarios mítines electorales a la americana, unido a una estudiada distribución de vídeos sobre sus proyectos mesiánicos, hicieron de Gil un ídolo de masas deseosos de caudillaje. La campaña resultó espectacular y de un alto coste económico. Pero volvió a sacar a relucir sus modos habituales.

El 26 de mayo de 1991, fecha de las elecciones municipales, Gil y Gil arrasó en Marbella. Tras los espectaculares resultados alcanzados, diecinueve concejales de veinticinco, se convirtió en el alcalde más votado en toda la corta historia democrática de nuestro país, con 20.530 votos, casi el 65% de los votantes. Gil borraba del mapa al Partido Popular y a Izquierda Unida, reduciendo a la mitad los concejales del PSOE.

COMPARTIR: