04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Algunos asistentes importantes no han respetado las normas de etiqueta que se aplican a las bodas celebradas por la mañana

El enlace de Álvaro Falcó e Isabelle Junot, lleno de errores de etiqueta: Así han vestido los invitados a la boda

Isabelle Junot y Álvaro Falcó.
Isabelle Junot y Álvaro Falcó. / El hijo de Marta Chávarri y la hija de Philipe Junot.
El enlace entre Álvaro Falcó, hijo de Marta Chávarri, e Isabell Junot, hija de Philipe Junot, celebrado en el Palacio de Mirabel en Plasencia, ha congregado a doscientos cincuenta invitados. Algunos asistentes no han respetado las normas de etiqueta propias de las bodas celebradas por la mañana.

Álvaro Falcó, hijo de Marta Chávarri y Fernando Falcó, se ha casado este sábado a mediodía con Isabelle Junot, hija de Philippe Junot, exmarido de Carolina de Mónaco. La celebración ha tenido lugar en el Palacio de Mirabel, propiedad privada de la familia Falcó y uno de los monumentos más importantes de la ciudad de Plasencia.

En 1982, el marqués de Cubas y Marta Chávarri ya se casaron en la catedral de este histórico edificio del siglo XV, mientras que su hijo se ha desposado en la capilla familiar. La boda ha reunido ha numerosos rostros conocidos de la aristocracia española y, al ser un evento de mañana, la mayoría de invitados se ha decantado por chaqués y vestidos primaverales.

Entre los hombres ha primado el chaqué, el estilismo más recomendado para bodas, mientras que entre las mujeres ha habido más diversidad de looks y es que, la primavera y el sol radiante han competido con las bajas temperaturas que registro ayer la ciudad palentina. Invitadas con sandalias, pamelas y hasta minifaldas han desfilado junto a otras que han preferido guarecerse del frío con guantes y estolas de piel.

Errores de etiqueta

Zeynep Alp, amiga y excompañera de piso de la novia, ha llegado al Palacio acompañada de su marido, Michael Lisman, sin quitarse ni un momento las gafas de sol. Las normas de etiqueta rezan que este accesorio no debería lucirse jamás en un evento de tal importancia, pues empobrece el outfit. Mejor reservarlo para momentos más informales.

Zeynep Alp. 

La hija de Pedro Gómez de Baeza (presidente del banco de inversión GBS Finance), la analista financiera Marina Gómez de Baeza, ha desfilado hasta el Palacio del brazo de su amiga Sarah Daisey Clark. Mientras que la analista ha lucido un outfit completamente negro (color prohibido en las bodas, ya que se relaciona con los funerales), su amiga ha llevado un vestido camisero demasiado corto.

Marina Gómez de Baeza. 

Hay que recordar que, aunque en las bodas de día están recomendados los vestidos cortos, por “corto” hay que entender la altura de la rodilla o unos dedos por encima de esta, máxime cuando se trata de un enlace religioso.

Otra amiga de Isabelle Junot, Nicolle Brolo, ha llegado a la boda acompañada de Jaime Eduardo Castello, su marido, quien ha considerado acertado vestir un traje azul marino con pantalones excesivamente pitillos acompañados de corbata morada, calcetines rojos y mocasines marrones. Sin comentarios. 

Jaime Eduardo Castello. 

Cuando se viste de manera peculiar habitualmente, nadie espera que se cambie por mucha boda a la que se acuda, y este ha sido el caso de Hubertus de Hohenlohe, que no ha faltado a la cita y ha llevado un peculiar traje a rayas de chaqueta cruzada.

Hubertus de Hohenlohe. 

Otra pareja curiosa en su vestuario ha sido la de Verónica Godoy Ynzenga y Jaime Pérez-Pla. Mientras que él se ha presentado algo despeinado y con una bolsa de plástico en la mano (¿iría dentro el regalo para los novios?), la gerente de marca de la empresa “Crudité” ha lucido una chaquetilla de piel junto a un vestido excesivamente veraniego y con una abertura inadecuada para ceremonias que se celebran en una iglesia. 

Verónica Godoy Ynzenga.

La modelo Eugenia Silva parece que ha confundido el evento social con una gala de cine. Su vestido drapeado de color ocre (firmado por Alexandre Vauthier) parece más adecuado para ir a recoger un premio que para asistir a un enlace católico.

Las máximas de etiqueta para las mujeres más básicas son que no se debe llamar más la atención que la novia y que en la iglesia los vestidos tienen que ser comedidos. El escote profundo en v hasta la cintura y la abertura de la falda drapeada hace totalmente inapropiado el outfit de la modelo.

Eugenia Silva. 

El último comentario va dirigido a un desconocido que se ha presentado en el Palacio de Mirabel con la camisa sin abrochar y la corbata en la mano. Por favor, no sigan su ejemplo.

COMPARTIR: