06 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los desarrolladores tendrán la obligación de enviar una copia a la Biblioteca Nacional de todos los productos que lancen

Los videojuegos se convierten en patrimonio cultural de España, al igual que los libros, discos y películas

Los videojuegos se convierten en patrimonio cultural.
Los videojuegos se convierten en patrimonio cultural.
España comienza a considerar a los videojuegos patrimonio cultural nacional por ley. La Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados ha aprobado este martes la reforma de la norma de depósito legal que regula este proceso para incluir estas creaciones digitales y obligar a la Biblioteca Nacional a conservar al menos una copia digital de cada uno de los desarrollados en nuestro país y, si la hubiera, también física.

Este martes la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados aprobó la reforma de la norma de depósito legal que regula este proceso para incluir los videojuegos y obligar a la Biblioteca Nacional a conservar al menos una copia digital de cada una de los desarrollados en nuestro país.

El depósito legal, según explica la Biblioteca Nacional de España en su web, es la obligación que impone la ley a que los autores y editores depositen en los entes públicos de conservación pertinentes ejemplares de sus creaciones. El objetivo es recopilar y conservar el patrimonio cultural e intelectual del país y ponerlo a disposición de los ciudadanos.

Hasta esta nueva reforma solo eran objeto de depósito legal las obras bibliográficas, sonoras, visuales, audiovisuales y digitales producidas o editadas en España. En esta definición, los videojuegos se podían incluir como creaciones audiovisuales y digitales, pero no se les mencionaba explícitamente hasta esta reforma de la normativa.

Ya en 2020, la Biblioteca Nacional comenzó a considerar los videojuegos patrimonio cultural equiparándolos a creaciones culturales como los libros. En ese momento, dicha institución anunció una campaña para recopilar todos los videojuegos que aún no tenía en su fondo con ayuda del sector y diversas asociaciones, y dijo haber acordado con los productores de videojuegos españoles el depósito de una copia de todo lo que publicasen a partir de ese momento. Un año después lanzó un llamamiento similar. Por lo tanto, la reforma legislativa que se ha acordado en el Congreso viene a plasmar en la ley lo que ya se venía haciendo desde hace dos años. 

Esta reforma establece la obligación para los creadores de videojuegos de enviar una copia a la Biblioteca Nacional de todos los productos que lancen, cosa que hasta ahora era voluntaria.

Además, la reforma no solo introduce novedades relativas a los videojuegos sino que también reconoce como centro de conservación oficial a la Filmoteca Española, institución que establece como referencia para preservar y difundir el patrimonio cinematográfico de nuestro país. Antes de la reforma, las películas eran consideradas publicaciones patrimoniales objeto de depósito legal, pero no tenían un centro de conservación específico por ley.

Sin embargo, la reforma aprobada por la Comisión de Cultura del Congreso aún no ha sido promulgada, a la espera de ser ratificada por el Senado, por lo que aún se desconoce la fecha de entrada en vigor.

En el mismo orden cultural, también se ha aprobado en España el Bono Cultural Joven de 400 euros. El Consejo de Ministros ha avalado la propuesta del ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, que permitirá que los jóvenes que cumplan 18 años a lo largo de 2022 dispongan de 400 euros para la adquisición y el disfrute de productos, servicios y actividades culturales, entre los que se encuentran los videojuegos, aunque en este caso existe un límite de 100 euros.

COMPARTIR: