13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Monitores: La pieza básica para disfrutar de los videojuegos

La industria del videojuego sigue en su crecimiento imparable. Aunque puede que la crisis retrase el lanzamiento de algunos videojuegos, el año 2020 será muy importante para este pujante ocio con el lanzamiento de nuevas consolas como la PS5 o XBOX Series X, maximizarán la potencia que ya ofrecen la PS4 o la XBOX. Pero para disfrutar toda esta potencia, toda esta calidad gráfica necesitas de los mejores monitores gaming. Te lo explicamos.

Resolución, el aspecto esencial

El tamaño es una variable importante. La bajada de precios de los últimos años se ha trasladado en poder acceder a un monitor para PS4 y XBOX de muchas pulgada en el que poder desplegar el potencial del juego. Pero lo importante es que estos monitores de gran tamaño sepan aprovechar las resoluciones cada vez mayores que ofrecen consolas y juegos.

Así, las resoluciones de 1080p, aunque proporcione monitores muy económicos, especialmente en tamaños de 21 a 24 pulgadas, no aprovecha las enormes resoluciones que sí ofrecen resoluciones superiores como los de 1440p y especialmente los 4K, que muchos creadores de videojuegos están llevando a juegos con una calidad (3.840 x 2.160 píxeles) en el que se consigue un nivel de detalle asombroso como ya podemos ver en el recientemente lanzado “The last of us Parte 2”. Lo más importante para nuestros bolsillos es que cada vez hay más monitores 4K asequibles y que son una gran elección en el binomio calidad-precio.

Con respecto a la relación de aspecto (longitud / altura). El estándar común es de 16: 9. Aunque hay jugadores que les gusta usar el 21:9, un formato no tan común pero que sí permiten algunos juegos, especialmente shooters. Otro formato relativamente común es el 16:10, aunque este es más común para espacios de trabajo si hay amantes de juegos de estrategia como Civilization que aprecian esa mayor profundidad.

Otros aspectos clave

Un punto muy importante está en la facilidad que tengamos de conectar el monitor a nuestra consola. El estándar HDMI es el más normal pero también se incluyen otros que pueden ser de utilidad o versatilidad como el USB C.

Pero sin duda, otro aspecto clave es la frecuencia de actualización o refresh rate. Que se mide en hercios (Hz). Al reflejar la velocidad en la que se actualiza la imagen en la pantalla los juegos más exigentes, más dinámicos, nos muestran el máximo rendimiento cuanto más alta sea.  La mayoría se mueve en el estándar de 60Hz, pero cada vez son más los monitores que ofrecen tasas de actualización más elevadas. El resultado son transiciones y movimientos más suaves y mejor disfrute para el usuario.

Este punto está muy relacionado con el tiempo de respuesta, como se ejecutan las transiciones de la imagen. Así, un tiempo de respuesta bajo, medido en milisegundos, es bueno para los videojuegos que muestren acción rápida que son capaces de cambiar píxeles a solo un par de milisegundos.

El control del brillo, el contrate e incluso el ángulo de visión son también aspectos para valorar. Lo que queda claro es que podemos encontrar en el mercado una enorme cantidad de monitores y que debemos analizar muy bien que ofrecen cada uno para conseguir el ideal que nos permita disfrutar de nuestros videojuegos.

COMPARTIR: