27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Famosos como Marcos Llorente o Kun Agüero y el presidente del Almería, Turki Al-Sheikh, son algunos de los que han sufrido ataques de ira y estrés

La furia del videjuego de FIFA: Provoca trastornos en los jugadores que llegan a romper muebles y tirar televisiones

Los mandos
Los mandos "sufren" las consecuencias de los enfados de los jugadores
Los videojuegos de FIFA son uno de los más exitosos que hay en el mercado y desde hace más de 25 años llevan la felicidad al hogar de aquellos jugadores que les apasiona el mundo del fútbol. Sin embargo, el mal perder, la mala suerte, los fallos del propio juego y un sinfín de problemas, lleva a los “gamers” al extremo del enfado máximo, así como a gritar a la televisión, proferir insultos e, incluso, romper algún objeto que tengan a mano. Los jugadores sufren ataques de ira y estrés.

“EA Sports, It’s in the game”. Es uno de los videojuegos por antonomasia debido a su detallismo tan puro con el fútbol y lo catalogan como uno de los habituales en los primeros puestos del ranking de ventas en aquellos países con arraigo futbolístico.

El FIFA, de la compañía Electronic Arts (EA) que tiene también bajo su sello otros como Los Sims o Battlefield, lleva en los más alto de la cima desde que saliera el primero FIFA ’94 en julio de 1993. Se trata de uno de los videojuegos que más podemos encontrar en las estanterías de los más futboleros de la casa.

El coronavirus Covid-19 podría haber causado estragos en las ventas del próximo FIFA 21, pero, a pesar de los rumores que apuntaban a que la próxima edición del exitoso juego puede aplazarse, la propia compañía ya ha confirmado que, tal y como es habitual, su entrega se realizará después del verano. Por lo tanto, según estas fuentes el FIFA 21 podría estar ya en el mercado en octubre con una nueva entrega.

Según cuentan un jugador a elcierredigital.com, "cuando uno llega a casa y lo instala le recorre por el cuerpo ese “picorcito” de ilusión, que se va manteniendo durante un tiempo. Sin embargo, pronto comienzan los disgustos, los insultos o los berrinches. O bien porque uno pierde contra otro jugador vía online o contra la propia máquina. El FIFA puede llegar a uno a sacarle de sus casillas, no sólo a jugadores no conocidos, sino a aquellos con renombre dentro del mundo “gamer” o incluso a personajes públicos de dentro y fuera del fútbol", aseguran.

FIFA_20

El FIFA congrega a muchos jugadores

Así, muchos mandos, televisiones o algún otro objeto que el jugador tenga a mano han quedado destrozados producto del enfado, el estrés y la furia que le produce a uno el perder o que no le salgan las cosas como, supuestamente, quieren que le salgan. Para los expertos, "si se da el caso de que esa situación se vuelve reiterada, el jugador puede frustrarse y podría dejar de jugar durante un tiempo o, si se llega al extremo, desinstalar el propio juego de la consola", indican.

La jerga “fifera”

Con el paso de los años, gracias al FIFA, los adeptos han comenzado a usar términos que se han ido asociando a este juego, aunque también podrían pertenecer a otros con los que no tiene que ver nada el género deportivo.

El término “que chetado” es uno de los más típicos. Se utiliza para describir a aquel personaje, en este caso futbolista virtual, que es demasiado potente o más poderoso que el resto. También se le puede llamar “roto” o “rotísimo”.

Uno de los modos de juego más utilizados por los usuarios y que más alegrías por las bonificaciones que se consiguen al término de la jornada, o “cabreos” que surgen cuando se entra en una tendencia de derrotas, es el Ultimate Team. En esta sección del juego uno puede diseñarse la plantilla a su gusto con jugadores de todas las ligas presentes en el videojuego.

Dentro de este modo, hay otro que se llama FUT Champions, que se juega los fines de semana y para el que hay que clasificarse en los días previos siguiendo una serie de pasos. Otro término que se ha instalado con el FUT es el del “hándicap”, palabra que usan los usuarios para describir aquel momento del partido en el que el jugador no puede ganar porque se supone que “la máquina” está beneficiando al advsario, el cual podría tener incluso un ranking más bajo.

Reacción de un jugador nada más recibir un gol

Otra expresión que también se puede aplicar a éstos u otros videojuegos es “tiltear” o “jugar tilteado”. Su significado se refiere al estado mental por el que atraviesa un jugador después de jugar muchas horas y comprobar que no consigue lo que pretende o simplemente lo experimenta después de perder.

Si todos esos conceptos se van sumando y no se gana, el jugador puede llegar a perder los estribos. Muchos de los “gamers” profesionales del FIFA dan consejos para aquellos inexpertos o esos que también llevan mucho tiempo usando el videojuego, pero ven que las cosas no salen.

"Tomar descansos entre partidos para relajarse o dar al botón de pausa durante un encuentro, si uno ve que está empezando a ponerse nervioso y prevé una pequeña pataleta si ve que no puede ganar, son algunas de las posibles soluciones", aconsejan.

La “rabia” del fútbol

Pero, no solo los aficionados fanáticos del videojuego FIFA son los que reproducen sus cabreos. También futbolistas reconocidos son asiduos de este videojuego. Debido al coronavirus, algunos han decidido jugar mediante “streaming” para mostrar sus habilidades. Uno de ellos y que más fama se ha ganado por su capacidad “gamer” es Sergio “Kun” Agüero. El delantero del Manchester City ha jugado decenas de partidos mientras se veía su cara en la cámara.

Enfado del "Kun" Agüero

Alguna que otra vez, le ha salido el fulgor que lleva dentro el futbolista argentino. El “Kun”, a mediados del mes de abril, participó en un torneo solidario del FIFA que se transmitió online. En su derrota contra el futbolista colombiano del Real Madrid, James Rodríguez, no pudo aguantarse el enfado y acabó tirando el mando.

Otro futbolista al que “le llevó los demonios” la competición en este videojuego fue al centrocampista del Atlético de Madrid, Marcos Llorente. En la eliminatoria real contra el Liverpool fue capaz de materializar dos goles en la prórroga para meter al equipo rojiblanco en cuartos de final de Champions, acabando así con el vigente campeón. Sin embargo, el madrileño, no fue capaz de mantener la misma calma que tuvo en el mítico Estadio de Anfield durante su competición en la PlayStation y mostró su enfado en directo durante un partido de CLUBES PRO, uno de los modos de juego del FIFA, en el que jugaba junto a otros compañeros.

Marcos Llorente muestra su rabia

Marcos Llorente, al igual, que el “Kun” Agüero es un jugador asiduo del FIFA y también ha participado en diferentes tipos de eventos benéficos en la lucha contra el coronavirus Covid-19. Es más, nada más oficializarse el Estado de Alarma, el torneo virtual de LaLiga, propuesto por el “influencer” Ibai Llanos, fue Marcos Llorente el encargado de jugar en nombre del Atlético de Madrid.

Fuera del césped y entrando en los despachos también hay famosos jugadores del FIFA. Uno de ellos es el extravagante presidente de la Unión Deportiva Almería, Turki Al-Sheikh. El magnate saudí conseguía hace unos días que míticos futbolistas como Diego Armando Maradona o Ronaldo Nazario e, incluso, el actor Charlie Sheen enviaran un saludo afectuoso hablando sobre el torneo benéfico que preparaba el jeque del club andaluz.

Turki Al-Sheikh paga su enfado con la televisión 

No obstante, el FIFA 20 pudo con la mentalidad de Al-Sheikh que, después de recibir un gol, pegó con un enfado tremendo un puñetazo al televisor que acabó cayendo al suelo. Ante las risas de sus amigos, el jeque parecía justificar su golpe a la pantalla debido a que el videojuego había terminado con su paciencia.

El FIFA nació como un videojuego para pasar el rato, pero, con el paso de los años, la gran habilidad de los jugadores les ha permitido convertirlo en su profesión. “Gravesen” es un “influencer” que se dedica a ello y, durante una entrevista, señaló que tenía un psicólogo, algo que podría indicar el sufrimiento mental que se puede alcanzar cuando el usuario juega a este videojuego. Aun así, salvo cataclismo, seguirá siendo un nuevo éxito de ventas y seguirá contando con los enfados y la furia de los sus fanáticos jugadores.

COMPARTIR: