25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

FUE ENCONTRADO SIN VIDA EN 2020 EN LOS CALABOZOS Y EN UN PRIMER MOMENTO SE VALORÓ COMO UN SUICIDIO, PERO SU FAMILIA NUNCA CREYÓ ESA HIPÓTESIS

Reabren caso muerte Daniel Jiménez en comisaría Algeciras: "Su atestado era incompleto"

El Cierre Digital en / Comisaría de Policía Nacional de Algeciras.
/ Comisaría de Policía Nacional de Algeciras.
El 1 de junio de 2020 un hombre de etnia gitana llamado Daniel Jiménez falleció mientras permanecía detenido en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional de Algeciras (Cádiz). Las autoridades determinaron que había fallecido debido a un suicidio. Sin embargo, la familia y la asociación Juristas Gitanos lucharon porque el caso no se archivase, algo que se hizo en dos instancias. El TC ordenó reabrir el caso y practicas las diligencias necesarias que han comenzado este 24 de abril.

Daniel Jiménez murió el 1 de junio cuando se encontraba en los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional de Algeciras. Según los agentes, el fallecido se quitó la vida, pero su familia no creyó en esa versión alegando que "las circunstancias de la muerte no fueron debidamente aclaradas". El hallazgo de un guante de látex en el interior del cuerpo de Daniel incrementó las dudas en la familia. Cabe recordar, que cuatro meses antes, en la misma comisaría, Imad Eraffali, de 23 años y nacionalidad marroquí, se ahorcó con una manta. Su caso, al igual que el de Daniel, se archivó.

El pasado 15 de enero el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, Enrique Arnaldo Alcubilla, decidió estimar el recurso de amparo interpuesto por haberse vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva. En un primer momento la decisión judicial fue de archivar la causa por parte del Juzgado de Instrucción nº4 de Algeciras y su posterior ratificación por parte de la Audiencia Provincial de Cádiz. El argumento para archivar la causa fue que se trató de un suicidio. 

Daniel Jiménez.

Ante esta decisión del Constitucional, este 24 de abril, el Juzgado de Instrucción nº4 de Algeciras ha retomado la investigación de la muerte de Daniel Jiménez cumpliendo con la orden del Tribunal Constitucional. Los esfuerzos por parte del abogado Manuel Reyes, en representación de la familia, y Luis Mendoza, en nombre de la Asociación de Juristas Gitanos han permitido que se investigue lo ocurrido.

Ahora, la jueza ha ordenado la práctica de diligencias que se denegaron a la acusación en el procedimiento previo, tales como la identificación y toma de declaración de los policías encargados de la custodia de Daniel durante la noche de su muerte, la identificación del resto de detenidos que se encontraban en los calabozos en ese momento y la declaración de la doctora que atendió al fallecido horas antes del fatal desenlace. 

En una conversación con elcierredigital.com, el excabo de la Guardia Civil Antonio Martín, fundador de la Plataforma Nacional por los Derechos Gitanos, señala que “afortunadamente la lucha no ha sido en vano. Me parece un acto de justicia necesario y por ello estoy orgulloso de la lucha que ha hecho la asociación de Juristas Gitanos y el abogado de la familia. En ningún momento el caso tuvo que ser archivado sin que se realizasen las investigaciones necesarias para corroborar cuál fue la causa de la muerte de Daniel”.

 Los hechos ocurridos tras la muerte de Daniel

El 1 de junio de 2020 un hombre de etnia gitana llamado Daniel Jiménez falleció mientras permanecía detenido en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional de Algeciras (Cádiz). Este hombre fue detenido dos días antes por un presunto delito de violencia de género después de agredir a su expareja en la playa de la Concha. Según la versión policial, Jiménez hizo uso de una manta para ahorcarse y quitarse la vida. 

Sin embargo, la familia de Daniel Jiménez nunca creyó esta versión y la hermana del fallecido señaló en sus redes sociales que a Daniel “le propinaron una paliza dentro del calabozo provocando la muerte”, ya que horas antes de ser encontrado muerto habló con su padre y le dijo que estaba bien. Además, durante el examen forense se encontró un guante de látex en el estómago de Daniel Jiménez, algo que aumentó las sospechas. 

La familia sostuvo en todo momento que los agentes no habían prestado atención al posible riesgo de suicidio y puso en duda el hecho de que durante la custodia al detenido se hubiese hecho todo lo posible para evitar el riesgo. Además, señalaron que podrían haber tenido algún tipo de responsabilidad en la muerte. 

Nuevo edificio para la Comisaría local de policía de Algeciras (Cádiz) -  Constructora Interurbana

Comisaría de Policía Nacional de Algeciras.

Sin embargo, el Juzgado de Instrucción nº4 de Algeciras archivó el caso argumentando que se trataba de un suicidio. Tras el recurso interpuesto por la familia y la asociación de Juristas Gitanos, la Audiencia Provincial de Cádiz ratificó la decisión del Juzgado de Instrucción y desestimó el recurso de la acusación popular y particular, representada por la asociación de Juristas Gitanos y por la familia respectivamente.

La decisión de sobreseimiento del caso se fundamentó en apreciar que de lo investigado no resultaba dato alguno que apuntara a que los policías encargados de la vigilancia en calabozos actuaran con falta de diligencia en el suceso autolítico que acabó con el fallecimiento del detenido.

En una conversación con elcierredigital.com el excabo de la Guardia Civil Antonio Martín, fundador de la Plataforma Nacional por los Derechos Gitanos, opina que “no se puede cerrar un caso en el que no se han realizado las investigaciones previas e inspecciones oculares necesarias para el sobreseimiento del caso. En los crímenes, las apariencias, las etnias y los juicios no tienen lugar. Desgraciadamente hechos como este se dan en muchas ocasiones, más de las deseadas. Son muchos los gitanos afectados por el archivo de casos sin las diligencias requeridas para determinar el origen y el motivo del fallecimiento”. 

“No hay que olvidar que el fallecido solo se encontraba en el calabozo y no había recibido ninguna condena por un delito muy grave. Por ende, al ser consciente de que iba a salir de prisión a los pocos días resulta ilógica la opción del suicidio. Por ello, es algo que se debería haber estudiado y analizado de la manera adecuada. No entiendo porqué las autoridades policiales y judiciales tienen en cuenta la etnia o la raza de la persona a la hora de investigar delitos de esta índole. La decisión del Constitucional muestra que previamente no se hicieron las cosas bien, porque la policía presentó un atestado vacío de indicios sólidos y el juzgado decidió archivar la causa. Se debe hacer justicia”, indicaba Antonio Martín.

COMPARTIR: