20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El perro, de raza pastor belga, mordió al bebé en la cabeza, hecho que le provocó la muerte

Un perro mata a un bebé de 18 días en una finca de la localidad tinerfeña de Fasnia

Una imagen de un perro de raza 'pastor belga'
Una imagen de un perro de raza 'pastor belga'
El bebé murió debido al ataque de un perro en una finca que tenía su familia en Fasnia. El recién nacido era el único hijo que tenían los padres. La raza del perro era un pastor belga

Un perro, de raza pastor belga, mató a un bebé de 18 días tras morderle en la cabeza. El recién nacido se dirigía con sus padres a una finca en el municipio de Fasnia (Tenerife), según las explicaciones ofrecidas por el alcalde la localidad, Damián Pérez.

Los padres consiguieron separar al perro de su hijo, pero las heridas que mostraba en la cabeza la criatura eran incompatibles con la vida, por lo que el bebé parecía abocado a la muerte.

El niño fue llevado aprisa al centro de salud de Fasnia, pero ante la ausencia del médico se pidió una ambulancia para trasladarlo al hospital. Aun así, los Servicios de Emergencia no pudieron hacer nada por el niño. El alcalde añadió, que el perro fue capturado por los agentes de la Guardia Civil sin que mostrase agresividad.

Desde el órgano judicial que está investigando el caso, el número 1 del municipio tinerfeño de Güimar, indica que en el actual momento de las investigaciones todo hace pensar que se trata de un ‘’desgraciadísimo accidente’’.

Una muerte inesperada

De momento, ni la policía ni el órgano judicial han tomado aun declaración a los padres del pequeño, destrozados por lo ocurridos y únicos posibles testigos de lo sucedido. Lo único que ha trascendido es que la pareja llegó el miércoles por la mañana a su finca con la ventanilla abierta, y el perro de forma inesperada se introdujo en el vehículo y atacó al bebé.

Se ha confirmado que el perro fue llevado a la perrera y no ha mostrado conducta violenta hasta el momento y ni la tenía con anterioridad a lo sucedido. Aun así, previamente a los hechos, los padres del recién nacido contactaron con un experto para que adiestrara al animal. El juzgado espera recibir en los próximos días el informe veterinario y el preliminar de la autopsia del bebé.

Este es el primer caso de una persona que muere a manos de un perro, tras el ocurrido en julio en Siero (Asturias), fecha en la que a un hombre llamado Evangelista Canto, de 87 años, lo mataron seis perros. El dueño de los perros alegó que "Evangelista abrió la puerta y probablemente les diese con el callao y por eso los perros lo atacaron’’.

COMPARTIR: