18 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El principal problema es la falta de efectivos en los cuarteles de la Guardia Civil, los cacos lo saben y actúan a sus anchas

Los agricultores y ganaderos españoles se ven indefensos ante la desprotección policial que existe en el medio rural

Casa Cuartel
Casa Cuartel
El recorte progresivo en personal y los pocos agentes destinados a los puestos de la Benemérita en pueblos y provincias hace que las poblaciones del medio rural se sientan desprotegidas, especialmente de noche, cuando se producen más robos. El año pasado se produjeron al rededor de 7.000 robos con fuerza y con intimidación o violencia en estos territorios.

El medio rural se está viendo afectado por los continuos delitos que tienen lugar en las provincias y pueblos que lo componen. Robos, hurtos, hurtos en el interior de vehículos, robos con fuerza, robos con fuerza en el interior de vehículos y robos con violencia e intimidación son algunos de los delitos más comunes en las zonas agrícolas y ganaderas de España, que se han visto resentidas por el recorte de personal en la Guardia Civil.

Muchos de los agricultores y ganaderos españoles viven situaciones de indefensión ante este tipo de situaciones. El año pasado, sus explotaciones sufrieron 7.000 robos con fuerza y con intimidación o violencia, según confirmó en abril de este año el Ministerio del Interior (por entonces dirigido por el popular Juan Ignacio Zoido) en una respuesta parlamentaria al diputado del PSOE Miguel Ángel Heredia. Unas cifras elevadas, pero que no incluyen los daños que provocan los ladrones que producen desperfectos en propiedades sin llevarse nada.

Menos personal y pocos efectivos en cuarteles

Según el Registro de Personal de Hacienda, España cuenta con unos 77.000 agentes de la Guardia Civil en activo (73.725 más 3.761 en prácticas), de los cuales únicamente 28.400 están destinados en los 1.942 cuarteles repartidos por todo el territorio español. El recorte en el personal desde el año 2011 ha reducido el número de agentes de manera progresiva y la comparativa con los últimos datos es alarmante, pues en ese año la Guardia Civil contaba con 82.692 trabajadores en plantilla. 

Algunos de estos puestos apenas cuentan con los servicios de un guardia, muchos con dos y otros con tres o cuatro como mucho. Una cifra que en ocasiones puede resultar un grave problema para pueblos y municipios del medio rural que se sienten indefensos.

Los efectivos restantes se encuentran repartidos en puestos especializados como el departamento de Tráfico o el SEPRONA, realizan trabajos burocráticos y no están cara al público o son mandos.

La solución a esta problemática pasa por activar el Plan de Redistribución Territorial, un proyecto ambicioso iniciado desde la Dirección General de la Guardia Civil, pero que aún no se ha puesto en marcha ni desde este organismo ni desde el Ministerio del Interior. Con este plan, se podría reestructurar la organización efectivos para que la Benemérita cuente con, al menos 20 agentes y dos suboficiales por cuartel.

Los agricultores se sienten desprotegidos

 Colectivos como la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) siguen poniendo de relieve la desprotección que sufre el medio rural en España debido a la falta de efectivos policiales. Esta asociación no pone en ningún momento en tela de juicio la labor de la Guardia Civil, pero sí incide en que hacen falta muchos más agentes, puesto que en demasiadas ocasiones se sienten indefensos ante las oleadas de robos.

ASAJA considera que la desprotección del medio rural se debe a la falta de compromiso político, no a la labor que desarrolla la Guardia Civil, que consideran positiva. Por ello la organización agraria reclama más medios humanos y materiales para evitar los robos. La asociación considera básico ampliar el número de patrullas destinadas al campo, especialmente a horas nocturnas, que es cuando se producen más actos delictivos.

En estos territorios se han producido robos de cobre que han dejado poblaciones enteras sin electricidad, robos de cosechas, de material especializado, hurtos en viviendas e instalaciones y un largo etcétera.

COMPARTIR: