26 de septiembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Francisco Jiménez Aguilera, Vicepresidente de la Asociación AAIC, explica que "en ciertos casos usan la Inteligencia Artificial para sus engaños"

Alertan de otra estafa de falsas criptomonedas: “Hay víctimas que se endeudan de por vida”

El Cierre Digital en
Se descubre en Baleares al autor de una estafa mundial basada en la inversión en criptomonedas, campo que cada vez afecta a más gente en España y en todo el mundo. Francisco Jiménez Aguilera habla con elcierredigital.com para informar sobre los métodos de actuación de estos estafadores y así evitar caer en sus redes. La Asociación de Afectados por Inversiones en Criptomonedas (AAIC) recuerda lo importante que es informarse antes de invertir en este campo.

La Guardia Civil ha detenido a una persona en Baleares como presunto autor de una estafa a nivel mundial, basada en la inversión en criptomonedas. Diferentes autoridades policiales solicitaban la investigación de este y de otros cinco individuos más que habrían llegado a estafar más de 100 millones de euros a más de 3.000 personas de todo el mundo.

Una persona de la provincia de Álava puso una denuncia al sentirse víctima de una estafa por invertir en criptomonedas. Tras su denuncia comenzó la investigación policial en la que los agentes procedieron a seguir el rastro de las transferencias de dinero. Todas ellas con un destinatario común, una empresa localizada en Palma de Mallorca que realizaba transferencias a diferentes países ubicados fuera de la Unión Europea, donde acababa finalmente el dinero.

La Guardia Civil descubrió que los miembros de la organización captaban a los potenciales clientes a través de estrategias de marketing agresivas en conocidas páginas web, mediante llamadas telefónicas, anuncios publicitarios en periódicos, mensajes de texto... En todas ellas prometían altos rendimientos sin ningún tipo de riesgo.

Logo de la Asociación

Elcierredigital.com se ha puesto en contacto con Francisco Jiménez Aguilera, Vicepresidente de la Asociación de Afectados por Inversiones en Criptomonedas (AAIC). Una asociación creada por la Fundación Zaballos –que preside la abogada Emilia Zaballos– para aunar a todas las personas que se han visto afectadas por actuaciones fraudulentas por parte de brokers o plataformas de inversión en criptomonedas o wallets. El objetivo principal es la defensa de los derechos básicos de los consumidores, especialmente de aquellos que afectan a sus legítimos intereses económicos y sociales frente a las prácticas comerciales desleales, abusivas y fraudulentas. Hoy en día representan a más de 5.000 afectados.

“Intentamos reunir a los afectados de diversas plataformas. Recolectar evidencias, transferencias bancarias, contratos y promesas de rentabilidades o conversaciones”, explica Francisco Jiménez, quien además aclara su intención principal: “Nuestro objetivo es acudir directamente a la Audiencia Nacional y presentar macro querellas o adherirnos a otras ya existentes en contra de estas corporaciones”.

Diferentes métodos

Los métodos de actuación “son siempre A, B o C, tienen una casuística muy marcada”, lo que hace que se pueda reconocer fácilmente desde un primer momento. “Lo principal es que la gente esté informada, porque una vez que conoces los métodos es muy fácil reconocer la estafa”, asegura Jiménez.

Además de contar con las plataformas colectivas a nivel nacional e internacional, los estafadores tienen otras plataformas que están ubicadas en el extranjero pero que cuentan con colaboradores y autores aquí en España, como en el caso ocurrido en Baleares. Ya sea de fuera de España o desde dentro, los estafadores “hablan muy bien español, es gente que ha vivido aquí una temporada. No es fácil reconocer si la llamada viene de fuera o desde el propio país”, explica el vicepresidente de la asociación.

Francisco Jiménez Aguilera

El primer contacto se puede producir a través de muchos canales, “en algunos casos utilizan incluso la inteligencia artificial, tipo bot, para tener un primer contacto y explorar por los grupos de Telegram o Whatsapp posibles víctimas. Llegan de una manera muy agresiva a través de cualquier canal, donde pueden detectar a una persona que pudiera estar interesada en la inversión de criptomonedas. Buscan un perfil sobretodo vulnerable”, detalla.

Los estafadores principalmente se encuentran fuera de España, pero eso no quiere decir que, como ha pasado en Baleares, sus principales colaboradores estén aquí en España. “Tenemos localizadas varias IP en diferentes puntos de España, como por ejemplo Sevilla”.

Método más común

El método más usado consiste en contactar con la víctima, que suele ser varón, a través de un perfil falso de una chica asiática, joven y atractiva. Esta, a través de conversaciones, le muestra el nivel de vida que lleva: viajes, coches de lujo, residencias en la costa… y cómo todo eso ha sido posible gracias a la inversión de criptomonedas. La víctima, embaucada por un amor platónico, busca cualquier método para poder llevar la misma vida y poderse encontrar en la realidad. “Todas las conversaciones conducen a la inversión de criptomonedas para poder tener ese mismo nivel de vida y poder encontrarse en persona”, explica Jiménez.

Una vez que la organización formaliza el contrato con sus víctimas para realizar las inversiones en criptomonedas inexistentes, que oscila al principio entre los 250 y 500 euros, la organización les facilita un acceso a una página web donde se pueden consultar los beneficios de su inversión con falsos gráficos creados para cada ocasión. De este modo, consiguen dar una apariencia legal a las operaciones generando la confianza de las víctimas.

De esa primera “inversión” los inversores-víctimas reciben mensajes y llamadas constantes en las que los estafadores informan de los beneficios obtenidos, animándoles a seguir en esas inversiones. “Todo el dinero que meten en la cuenta va directo a una cuenta en Asia, nunca llegan a invertir como tal, y en muchos casos ni se llegan a comprar criptomonedas en ningún momento. En muchos casos, las víctimas, llegan a invertir todos sus ahorros, llegando incluso a endeudarse para poder realizar estas inversiones", asegura Francisco Jiménez.

“Los estafadores tienen muy estudiado el comportamiento psicológico de las víctimas, en un momento dado dejan de contactar con la víctima, creando así mucha ansiedad y dependencia en la victima”. Tras ese periodo sin contacto, vuelven a escribir un mensaje diciendo que se encontraban de viaje o que había tenido un accidente, excusando así su desaparición y aliviando la incertidumbre creada, “en este momento es cuando los estafadores exigen ya grandes cantidades de dinero para la supuesta inversión”.

Sin embargo, la estafa no termina ahí, cuando el inversor-victima pretende recuperar las ganancias obtenidas, los falsos inversores les piden más dinero para poder retirar ese dinero, empleando diferentes excusas como el pago de impuestos por el diferente país donde se pudiera encontrar el dinero. “Llegan a falsificar documentos oficiales diciendo que la hacienda de dicho país necesita que paguen un tanto por ciento de impuestos para poder retirar el dinero”.

Tras esa segunda estafa, comienza el tercer paso. “Desde la propia organización criminal les contacta un supuesto abogado de fuera de España diciéndoles que han detectado que han podido ser víctima de una estafa. Les piden que ingresen tal cantidad de dinero para que ellos le recuperen todo lo invertido. Entonces la víctima vuelve a caer ante la desesperación que tienen ya”. Todos estos trámites son muy sofisticados y hacen que sea muy difícil detectar la estafa.

Desde la asociación piden que el usuario, antes de comenzar a invertir en criptomonedas se informe, “el peligro es la desinformación que pueda tener la víctima en este ámbito, la inversión siempre conlleva riesgo, pero solo con el hecho de informarse ya se puede evitar gran cantidad de riesgos o fraudes como estos”.

COMPARTIR: