18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los ultracatólicos y Redes Cristianas, entre los grupos que más se han opuesto a la decisión del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro

Grupos Católicos exigen a la Iglesia que Franco no acabe enterrado en la catedral de La Almudena

Actual tumba de Francisco Franco
Actual tumba de Francisco Franco
Varios grupos católicos se han puesto en pie de guerra tras la decisión del cardenal Carlos Osoro de permitir que los restos del general Francisco Franco sean trasladados a la cripta de La Almudena. La catedral tiene todavía dos tumbas vacías propiedad de la Familia Franco, que pueden ser ocupadas por Carmen Polo y el que fuera dictador

La decisión del cardenal Carlos Osoro de permitir que los restos restos de Francisco Franco sean trasladados del Valle de los Caídos a una cripta de la catedral de La Almudena de Madrid, ha disgustado a sectores católicos de distinta tendencia. Entre estos se encuentran grupos ultracatólicos, así como de tendencia más progresista, como Redes Cristianas.

La familia del difunto dictador tiene allí dos tumbas vacías y quiere que una sea para trasladar los restos de Franco. La otra podría ser ocupada por la que fuera su mujer, Carmen Polo, que ahora se encuentra enterrada en el cementero de Mingorrubio, en El Pardo.

Actualmente en la catedral de Madrid están enterrados los restos de la hija de ambos, Carmen Franco Polo, junto a los de su esposo, el Marqués de Villaverde.

Osoro y la Conferencia Episcopal ''no pueden hacer nada''

Tanto Osoro como el órgano de gobierno de los obispos, la Conferencia Episcopal, comentaron que temen que su templo se convierta en una zona de peregrinación franquista, pero que en reiteradas ocasiones han dicho que ‘’no pueden hacer nada’’.

"La Conferencia Episcopal no tiene competencias, ni un departamento de defunciones. La Iglesia no puede negarle ese derecho a un cristiano si la familia tiene un derecho adquirido. Franco es un bautizado, un cristiano, y tengo la obligación de acogerlo donde digan ellos", comentó el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro.

El arzobispo Carlos Osoro

Por otro lado, los obispos entienden que la Iglesia "no es competente", pero al mismo tiempo lamenten que la polémica contribuya a agrandar el estigma colaboracionista que, desde la Guerra Civil, lleva a acuestas la Iglesia Católica española.

Los grupos ultracatólicos han tildado de "cobarde" y "traidor" a Osoro, debido a que no se opuso a posible exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Además, acusan a la jerarquía católica de no recordar que "gracias a Franco la Iglesia católica se salvó de la desaparición y el exterminio". El cardenal madrileño llego incluso a mediar para que el prior del Valle, Santiago Cantera, no boicoteara la medida memorialista.

A los cristianos progresistas tampoco le ha gustado la decisión

Al igual que los ultracatólicos, los cristianos progresistas tampoco están de acuerdo con la decisión que ha tomado Osoro. Además, han sido los que se han opositado con mayor vehemencia al embalsamiento del dictador en La Almudena. Redes Cristianas sacó un comunicado diciendo: "los restos de un dictador no deben estar ni en un templo ni en una cripta".

Este grupo cree que las declaraciones de Osoro fueron desacertadas y al mismo al tiempo afirman que Franco no puede ser enterrado en un templo "no solo por violar las propias leyes vaticanas interpretando torticeramente el Derecho Canónico, sino por el grave valor simbólico de enterrar a quien causó tanto dolor y violó los derechos humanos más elementales, en connivencia con gran parte de una Iglesia y un régimen nacionalcatólico"

Para Redes Cristianas, el cardenal de Madrid podría intervenir y ofrecer su rechazo en el traslado de los restos de Franco "para favorecer la reconciliación entre españoles y españolas, así como para desvincular, de una vez por todas, a la Iglesia Católica del franquismo y del funesto nacionalcatolicismo anterior".

"Un dictador como Franco no es un bautizado más, y la inhumación de sus restos en un templo católico generaría más división y escándalo que en el mismo lugar del que ahora se aprueba su exhumación", constatan los cristianos progresistas.

La Cripta de la catedral de La Almudena

Este grupo lo que no quiere es que se convierta en un lugar de peregrinación tanto para grupos arraigados a los ideales franquistas como a los contrarios. Para ellos, la cripta "se convertirá en un lugar de visita y homenaje que, además de fomentar el odio y la división en la ciudadanía, sería ilegal por ir contra el espíritu y la norma de la ley de Memoria Histórica".

"No nos gusta una Iglesia que sigue apostando y en connivencia con una forma de hacer política que no solo no es entendida por muchísima gente, sino que se vincula a una ideología neoconservadora y a una ultraderecha antisocial que está muy lejos del evangelio y de la orientación más progresista del Papa Francisco", culmina el comunicado, que además afirma de manera tajante que "ni el Evangelio ni las víctimas admiten complicidades con el dictador".

Las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía también saltaron a la palestra y pidieron al cardenal de Madrid que "no acceda a la inhumación de los restos del exgeneral golpista y dictador Francisco Franco en la catedral de la Almudena de Madrid".

COMPARTIR: