22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato ACAIP ha convocado una concentración el próximo 11 de mayo para denunciar la gestión de José Antonio Luis de la Iglesia

Funcionarios de la prisión de Valdemoro exigen la dimisión de su director

Prisión de Valdemoro (Madrid III).
Prisión de Valdemoro (Madrid III). / Los trabajadores de este Centro Penitenciario exigen la dimisión de su director.
El próximo 11 de mayo a las 11 de la mañana, los trabajadores penitenciarios de la prisión de Valdemoro se concentrarán a las puertas del Centro Penitenciario de Madrid III (Valdemoro) para exigir la dimisión del director de la prisión por su gestión y criminalización del personal bajo su responsabilidad. Así lo ha informado la asociación ACAIP en un comunicado.

Los trabajadores del Centro Penitenciario Madrid III (Valdemoro) se concentrarán el próximo 11 de mayo a las 11 de la mañana ante las puertas de la prisión. El motivo de esta convocatoria de la asociación ACAIP ( Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) es el descontento de la plantilla de la prisión madrileña respecto a la labor del director, José Antonio Luis de la Iglesia. Según denuncian en un comunicado al que ha tenido acceso elcierredigital.com, el rechazo por la gestión del director "ha ido creciendo desde que José Antonio Luis de la Iglesia se hizo cargo del centro en 2009. Pero son los acontecimientos de los últimos meses los que han colmado la paciencia de los trabajadores del centro".

Una serie de detenciones y el encarcelamiento de varios funcionarios acusados de distintos delitos promovidas desde la dirección que, a la postre, según destaca la asociación ACAIP, se han demostrado falsas siendo sobreseídas por las instancias judiciales, han levantado la voz de este colectivo. "Pero los meses pasados en prisión por tres compañeros y el mal trago de enfrentarse a una acusación sin fundamento por parte de un total de siete trabajadores no pueden solventarse sin que se asuman responsabilidades por quienes instigaron, promovieron y pusieron en tela de juicio el trabajo realizado en el centro", afirman.

La juez responsable de la instrucción de una de las causas seguidas contra los funcionarios llegó a manifestar si “había una cámara oculta” después de escuchar las declaraciones de los testigos de cargo. Declaraciones de las que hemos sido conocedores por los medios de comunicación.

Por otra parte, en noviembre de 2021 el juzgado de instrucción número 7 de Valdemoro también dictó sobreseimiento contra el funcionario al que se señaló por la fuga de “el piojo”.

Registro de solicitud de dimisión del director. 

"El director del Centro Penitenciario Madrid III no puede seguir un día más en su puesto. Ha menospreciado a sus trabajadores, los ha acusado sin pruebas y ha cuestionado la profesionalidad de unos funcionarios de los que se ha demostrado su inocencia", reclaman desde ACAIP.

En una carta pública los sindicatos pidieron directamente a su superior la dimisión: "La plantilla de la prisión de Valdemoro se concentrará el próximo miércoles para exigir respeto y la dimisión del director por su nefasta gestión, por el menosprecio a sus trabajadores y en apoyo de los compañeros injustamente acusados. Como ha quedado demostrado ni usted confía en los trabajadores, ni los trabajadores podemos confiar en una dirección que consiente que trabajadores inocentes y padres de familia entren en prisión de manera injusta y arbitraria. Usted, con su proceder, no sólo intentó engañar a los representantes de los trabajadores en reunión oficial, sino que además ha permitido que personas inocentes entren en prisión. Si a esa dirección le queda algo de dignidad y siente un mínimo de aprecio por la institución de la que todos formamos parte, debería ser valiente y presentar su dimisión a su superior jerárquico". 

"Ni los más de 40 trabajadores sancionados, ni la continua supresión de derechos, ni las miles de órdenes de dirección y sus rectificaciones, ni la habitual reinterpretación y retorcimiento de las normas, pueden ocultar el malestar generalizado de los trabajadores, el miedo, la frustración y desmotivación laboral, la continua y creciente marcha de trabajadores con experiencia en los últimos concursos de traslado, la burocracia, la mala gestión, el desgobierno, el pésimo funcionamiento de los servicios, el deplorable estado de las instalaciones, la distancia insalvable ente dirección y el resto de empleados públicos o la falta de reconocimiento del esfuerzo de los empleados públicos como sucedió en él temporal filomena", añadían.

COMPARTIR: