30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Está siendo juzgado por segunda vez en la Audiencia Provincial de Zaragoza por el asesinato de Víctor Laínez en 2017 en un bar tras una discusión

Rodrigo Lanza, acusado del "Crimen de los tirantes": "Dejé de oir y ya me vi sobre él golpeándole"

Rodrigo Lanza en el juicio que ha comenzado el lunes.
Rodrigo Lanza en el juicio que ha comenzado el lunes.
Rodrigo Lanza vuelve a ser juzgado de nuevo por la muerte de Víctor Laínez, que vestía unos tirantes con la bandera de España en un bar de Zaragoza, en 2017. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) anuló una anterior sentencia de cinco años por falta de motivación y mandó repetir el juicio por asesinato, que comenzó el lunes y este martes contó con las declaraciones de Lanza, el acusado, que declaró que cuando sucedieron los hechos dejó "de oir todo y me vi sobre él golpeándole".

Rodrigo Lanza ha echado la culpa del asesinato de Víctor Laínez a su propia víctima. Los hechos se remontan a 2017 cuando tras una pelea por, supuestamente, unos tirantes de la bandera de España que vestía la víctima en un bar de Zaragoza provocó la ira de Lanza, un conocido activista antisistema.

En el primer juicio celebrado en noviembre de 2019 Lanza fue declarado culpable de lesiones pero no de asesinato por un jurado popular, pero el Tribunal Superior de Justicia de Aragón declaró nula esa sentencia y ahora, el caso regresa a la Audiencia Provincial. Lanza fue condenado por un delito de lesiones dolosas en concurso con un homicidio imprudente, con las agravantes de alevosía y motivos ideológicos y la atenuante leve de arrebato a cinco años de cárcel. Y no por asesinato como pretendían la Fiscalía y las acusaciones.

Victor Laínez, la víctima.

Este martes declaró de nuevo el acusado que no respondió a las preguntas de la la Fiscalía ni de las acusaciones particular y popular. Lanza solo ha respondido a las preguntas de su abogado en las que ha expuesto cómo fue su primer contacto con la víctima, Víctor Lainez, la noche en la que se produjo la agresión. .

"Me comentaron que era un conocido fascista del barrio. Me miró y me acerqué a él. No me acuerdo muy bien, porque iba borracho, de las palabras que intercambiamos. Me preguntó de dónde era. Le dije que era de Chile y me dijo que me fuera a mi país. No recuerdo bien si le llame fascista o racista y después, me fui", ha dicho Lanza.

El acusado asegura que tras este primer encuentro, él regresó con sus amigos y fue la víctima, quien a la salida del bar, se abalanzó sobre él con una navaja, que nunca llegó a localizarse a pesar del exhaustivo registro de la escena del crimen que realizó la Policía Nacional. "Me giro y le vi a dos metros de mi con una navaja en la mano. Empezó a tirarme navajazos. Le di una patada y ya dentro del bar le dí un puñetazo. Dejé de oir todo y ya me ví sobre él golpeándole", ha afirmado Lanza.

Lanza fue detenido 4 dias después de los hechos, ya que huyó de la escena del crimen. Las acusaciones piden para Rodrigo Lanza 25 años de cárcel por asesinato con el agravante de delito de odio. Su defensa pide la absolución.

COMPARTIR: