29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su madre, María, se desplazó a España desde Argentina hace unos meses para buscar a su hijo, que desapareció el 20 de septiembre de 2017 en Barcelona

La familia de Noé Germán pide ayuda para localizarlo: "Nos queda poco tiempo"

Noe Germán.
Noe Germán.
La madre de Noé Germán Pasciuto pide ayuda para localizar a su hijo, que desapareció en septiembre del año de 2017. "Necesitamos ayuda para difundir su búsqueda. Nos queda poco tiempo, debemos volver Argentina". El joven, que ahora tiene 34 años, fue visto por última vez en Barcelona, y su familia sospecha que estaba en situación de indigencia.

La familia de Noé Germán Pasciuto, cuyo rastro se perdió el 20 de septiembre de 2017 en Barcelona, lanza un mensaje de auxilio cuando le quedan pocos días para regresar a Argentina, país en el que residen. 

Su madre, María, se desplazó hasta España hace unos meses para intentar dar con el paradero de su hijo, algo que, hasta el momento no ha sucedido. "Necesitamos ayuda para difundir su búsqueda. Nos queda poco tiempo, debemos volver Argentina". Por ello, piden colaboración ciudadana para localizar a Noé Germán. 

Una búsqueda de siete años

Noé Germán Pasciuto desapareció el 20 de septiembre de 2017 en Barcelona. Sin embargo, llevan buscándolo desde 2012, cuando el joven, que ahora tiene 34 años, envió un mensaje de despedida a su familia. Su madre, María, relata a elcierredigital.com el duro periplo para dar con el paradero de Noé, los años de lucha incansable, los viajes, los llamamientos, las peticiones de información a consulados. Nada de ello, hasta ahora, ha dado resultado. 

Cuando el joven se despidió, cuenta, "nos dijo que éramos los mejores padres, que nos quería mucho, pero que había decidido iniciar una vida lejos de nosotros". Entonces, Noé, que tiene la doble nacionalidad argentina e italiana, estaba en Londres, y su rastro se perdió hasta que, varios años después, fue localizado en Roma. 

"Después del mensaje de despedida, yo denuncié su desaparición ante las autoridades, también en el Consulado argentino y en el Consulado italiano. Conseguí que sus datos figuraran en Interpol que, aunque ayudan a localizar a personas desaparecidas, a menudo son menores o personas incapaces de identificarse a sí mismas, y no casos como el de mi hijo".

Gracias al aviso de esta Organización Internacional de la Policía Criminal, en el año 2016 Noé fue localizado cuando realizaba un trámite en el Consulado argentino en Roma, que contactó con la Cancillería y ésta, a su vez, con la hermana del joven. "Mi hija, que en ese momento estaba trabajando en Barcelona, se desplazó hasta la capital italiana y pudo ver a Noé. Hablaron en buenos términos, de forma amistosa, pero mantenía que quería continuar con su vida lejos de su familia" explica María a elcierredigital.com

Hospedados ambos en el Consulado, el joven, sin embargo, aprovechó que su hermana había salido a pasear para huir. De nuevo se perdía su rastro. "Ni si quiera volvió a por su mochila".

Alerta de la desaparición de Noé Germán.  

Fue entonces cuando descubrieron, gracias a las averiguaciones del personal consular, que Noé Germán vivía en situación de calle y que "se encontraba en un estado de delirio místico". Su madre sospecha que podría haber sido captado por alguna una secta, cuyos métodos coercitivos, en la mayoría de los casos, pasan por alejar a las víctimas de sus familiares, por destruir sus lazos afectivos y la comunicación con su entorno social. Además, lamenta que en aquel momento no lo pudieran retener en el consulado. "De haberlo hecho podrían haberle realizado un examen psiquiátrico y podríamos haberle ayudado".

No obstante, María quiere dejar claro que su hijo es un chico "muy tranquilo, muy pacífico y que nunca le haría el mal a nadie. Noé es una persona muy buena". 

La última pista lo sitúa en Barcelona

La última pista que tienen de él lo sitúa en Barcelona, en septiembre del año 2017, y sospechan que entonces también estaba en situación de indigencia. Por ello, "con la colaboración de parientes y vecinos, que nos han ayudado a costear el viaje para poder encontrarlo" los padres de Noé Germán han volado desde Argentina hasta la Ciudad Condal con el fin de dar con su paradero. 

Desde la Asociación SOS Desaparecidos, a la que María está profundamente agradecida, han difundido el aviso de su desaparición y piden colaboración ciudadana por si alguien pudiera aportar algún dato. 

Noé Germán Pasciuto, de 34 años, mide 1,74 metros, es de complexión delgada, tiene el pelo castaño y los ojos verdes. Además, tiene acento argentino. 

Quien pueda tener alguna pista sobre su paradero, puede ponerse en contacto con las autoridades o con la propia Asociación SOSDesaparecidos a través del 642 650 775 o del 649 952 957. También lo puede hacer a través del correo electrónico en esta dirección: info@sosdesaparecidos.es  

COMPARTIR: