21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El director general de los Mossos d'Esquadra Andreu Joan Martínez asegurando que no hay una situación de crisis de seguridad en la Ciudad Condal

Barcelona, 'ciudad sin ley', siguen los robos y los ataques violentos: desde julio se han cometido ocho homicidios

Redada en Barcelona.
Redada en Barcelona.
Un hombre de 47 años falleció en la madrugada del viernes en el transcurso de una pelea con arma blanca en el distrito de Nou Barris de Barcelona, donde se registraron además otros dos apuñalamientos, con tres heridos y dos detenidos. La situación de violencia en Barcelona sigue aumentando peso a las declaraciones restando importancia del director de los mossos Andreu Joan Martínez.

El apuñalamiento mortal tuvo lugar sobre las 03.00 horas en el distrito de Nou Barris, cuando dos personas se enzarzaron en una reyerta con armas blancas y una de ellas falleció a consecuencia de una puñalada.

La víctima era un hombre de 47 años de nacionalidad dominicana fue trasladado en estado grave por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) a un centro hospitalario, pero finalmente falleció.

Por otra parte, poco antes de la medianoche tuvo lugar una pelea en una calle del barrio de Horta en la que participaron varias personas, según informaron los Mossos.

Cuando una patrulla de la policía catalana llegó al lugar de los hechos la mayor parte de los participantes en la reyerta habían huido, y solo se pudo localizar a dos de ellos, que presentaban heridas por arma blanca y que habían sido trasladados al hospital y detenidos.

Sobre la misma hora, tuvo lugar el segundo apuñalamiento, en esta ocasión en la Via Laietana de Barcelona, en el distrito de Ciutat Vella. Una persona, al parecer un turista, resultó herido menos grave en el transcurso de un robo con violencia y fue evacuada a un centro hospitalario.

 Un hombre de 47 años y de origen dominicano ha fallecido esta madrugada en el transcurso de una pelea, cuyos motivos se desconocen, en la calle Vilapicina del distrito de Nou Barris.

En el primer semestre de este año se habían registrado en la ciudad de Barcelona un total de siete homicidios o asesinatos, cifra que ya ha sido superada en este segundo semestre, ya que entre julio y la primera mitad de agosto se han producido ocho casos.

Por otro lado, el sábado 17 los Mossos d’Esquarda detuvieron a diez hombres, dos de ellos menores de edad, por cuatro robos con violencia.

En tres de los cuatro robos, intentaron arrebatar cadenas de oro, que pudieron ser recuperadas por los agentes y devueltas a sus propietarios. Pese a que se trató de episodios con violencia e intimidación, ninguna de las víctimas resultó herida grave.

Cerca de las 6 de la madrugada agentes no, estaban realizando un servicio preventivo en la zona lúdica litoral, a la salida de los establecimientos de ocio. En el transcurso del servicio, detectaron a dos jóvenes que iban mirando al cuello y muñecas de las personas que salían de los locales. Todo apuntaba a que estaban buscando algún objetivo para sustraer cadenas o relojes.

En un momento determinado vieron a un hombre que iba solo y llevaba una cadena de oro bien visible en el cuello. Los dos jóvenes comenzaron a caminar detrás de él y el operativo policial inició un seguimiento discreto.

Agentes de los Mossos d'Esquadra en una operación en Barcelona.

Poco después, los jóvenes se abalanzaron sobre el hombre y le arrancaron la cadena de oro. Rápidamente los agentes corrieron hasta el lugar pudiendo detener a los dos jóvenes. Uno de ellos llevaba la cadena rota en el bolsillo. La víctima presentaba lesiones leves. Ante los hechos, quedaron detenidos como presuntos autores de un delito de robo con violencia e intimidación y lesiones leves.

Poco después, los Mossos detuvieron a tres hombres, de 18 y 27 años, ambos de nacionalidad marroquí y un argelino como presuntos autores de otro delito de robo con violencia e intimidación.

El director de los Mossos niega que haya una situación de “crisis de seguridad”

Los datos sobre la delincuencia en la Ciudad Condal vienen a desmentir de facto las declaraciones que recientemente ha realizado el director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Joan Martínez asegurando que no hay una situación de crisis de seguridad en Barcelona.

Barcelona no está en una situación de crisis de seguridad si nos referimos a una fallida de la respuesta policial. Hay respuesta policial”, ha declarado en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Además, ha defendido la disminución de algunos hechos delincuenciales: “El año pasado en la agenda había narcopisos y robos en domicilios, y esto ha disminuido”, ha aseverado.

En respuesta a los homicidios y apuñalamientos que se han vivido recientemente en la ciudad, Martínez ha manifestado que deben analizarse “caso por caso”.

Andreu Joan Martínez, director de los Mossos.

Además, ha criticado una instrumentalización política de la seguridad: “Lo que no ayuda a la ciudadanía es convertir la seguridad en un instrumento político o en un debate poco serio”, y ha defendido que no se mezclen hurtos, 'top manta' y menores extranjeros no acompañados.

"Cambiar la percepción de seguridad es lento, aunque requiere una actividad policial intensa", ha seguido, y ha añadido que su obsesión es evitar la revictimización de la persona, poniendo el acento en el agresor.

En otra entrevista en 'La Ser Catalunya', ha asegurado que “no hay nexo causal entre los incidentes, no hay hilo conector y no obedecen a una banda organizada”.

Asimismo, ha querido destacar la importancia de las políticas sociales para prevenir estos homicidios, defendiendo que es difícil dar respuesta “solo policialmente”.

COMPARTIR: