24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En marzo de 2001 el alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez del PP, fue denunciado por esta Concejala de Hacienda del mismo Ayuntamiento y fue condenado

Veinte años del 'Caso Nevenka': La denuncia de acoso sexual que dividió a la sociedad española

Nevenka Fernández.
Nevenka Fernández.
Hace 20 años, Nevenka Fernández denunció al entonces alcalde de Ponferrada, Ismael Álvarez, del PP, de acoso sexual. Ella, que también era edil del Ayuntamiento, se convirtió en objeto de debate nacional de un suceso que fue politizado. Hoy, Nevenka vive en Londres mientras que Álvarez sigue ejerciendo la política. Una condena económica fue el saldo de un caso en el que el mandatario recibió apoyos a todos los niveles.

Hace 20 años el nombre de una mujer se convirtió en uno de los más repetidos en España: Nevenka Fernández. Con él se bautizó un caso de abuso que acabó siendo politizado. Fue en marzo de ese año cuando su vida cambió para siempre. No había marcha atrás. Su historia se iba a judicializar y protagonizar la actualidad de todo el país. Antes ya lo era de la rumorología en la provincia de León, sobre todo en la ciudad donde tuvieron lugar los hechos, Ponferrada, la capital de la comarca de El Bierzo.

Nevenka no era una persona cualquiera. Era la Concejal de Hacienda del Ayuntamiento del Partido Popular. Un gobierno municipal de derechas en medio de una zona de minera y donde el PSOE había sido casi hegemónico durante 16 años. El alcalde, Ismael Álvarez, rompió el maleficio del PP en tan complicado lugar para ellos en 1995 y repitió hazaña en 1999. Fue entones cuando Nevenka se convirtió en edil del consistorio ponferradino.

Cuando en marzo de 2001 convocó a los medios de comunicación de la zona para una rueda de prensa en el Hotel Temple todo el mundo intuía que algo pasaba. Desde finales del año anterior, Nevenka estaba de baja sin ninguna explicación oficial. Los rumores hablaban de una depresión, de problemas con las drogas... Todo el mundo sabía que Nevenka y el alcalde habían tenido una relación sentimental pero que ya había llegado a su fin y que la ruptura había sido muy poco amistosa. Sin embargo, nadie se esperaba lo que Nevenka iba a contar.

Ante los medios convocados, Nevenka empezó a relatar su historia: El fin de su relación con Ismael Álvarez y cómo esto derivó en una situación de acoso. “La relación se acaba. Es a partir de ese momento cuando empieza el infierno. Su actitud de presión se tradujo en notas manuscritas, mensajes en el teléfono móvil, notas y un sinfín de comentarios verbales que prefiero no repetir”, explicó.

La rueda de prensa en el Hotel Temple. 

Unos días más tarde presentó formalmente la querella por acoso sexual, un delito que se incluyó en el Código Penal español dos años antes, contra el alcalde, en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Los apoyos

Empezó una guerra que se dirimió en los medios de comunicación. Todo el país hablaba del asunto que, al tener un alcalde como protagonista, se acabó politizando. Hubo hasta quien se apuntó a la teoría de que todo podría ser una maniobra de la oposición para derribar a Álvarez. Si en toda España el asunto era objeto de comentario diario, en León la historia polarizó a la población. Cualquiera que viviera en la provincia en esos años, especialmente en León y Ponferrada, puede recordar cómo el asunto provocaba encendidos debates entre defensores de Nevenka o de Álvarez. A nivel mediático, sin embargo, se apostó por ser lo más aséptico posible aunque mayoritariamente se apoyaba al edil popular, tal vez porque León, en ocasiones, puede ser 'territorio comanche' para quien se sale de la norma. Incluso el cantautor más famoso de la región, Amancio Prada, llegó a defender a Álvarez.

A nivel nacional, el Partido Popular, salvo alguna excepción, mostró su apoyo al edil y poco a poco, Nevenka se quedaba sola. De hecho, ADMA (Asociación para la Defensa de la Mujer Acosada) se retiró del proceso después de haberse personado como acusación particular. Alegaron que habían perdido la confianza en ella.

Cuando en mayo de 2002 arrancó el juicio especialmente recordada por todos fue el papel del Fiscal José Luis García Ancos en el interrogatorio a Fernández. “¡Uno se marcha si tiene dignidad y luego denuncia, pero no cuando usted pasó todo ese calvario que nos ha dicho! ¡Usted no es la empleada de Hipercor que le tocan el trasero y tiene que aguantarse porque es el pan de sus hijos!”, soltó en sala el Fiscal. Por si fuera poco, en una entrevista radiofónica soltó la siguiente perla: “Se desprendía [de un testimonio] que se quería decir que Nevenka, siendo una colegiala, era una putilla”.

Ismael Álvarez.

El 29 de mayo de 2002 Álvarez dimitió de su cargo, según él sin que se lo pidiera su partido, y sólo 24 horas después se conoció la sentencia. El gesto del berciano fue alabado por Ana Botella, casada con el entonces Presidente del Gobierno: “Hay que tener un respeto total por el alcalde de Ponferrada, que ha tenido una postura impecable al dimitir antes de que haya una sentencia firme”.

Álvarez fue condenado a una multa de 6.480 euros y una indemnización a Nevanka de 132.000 euros, o lo que es lo mismo, 24 euros diarios durante nueve meses. Ambas partes recurrieron y, en noviembre de 2003, y la multa a Álvarez fue rebajada a 2.160 euros.

Aunque Nevanka ganó en los juzgados no lo hizo en la calle. La vida en Ponferrada se hizo inviable y acabó por instalarse en Londres. Muy diferente ha sido la trayectoria de Ismael Álvarez. Tras desavenencias con el Partido Popular, decidió crear su propia formación, Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP), con la que se presentó a las elecciones de mayo de 2011 y obtuvo cinco concejales. En 2013 fue protagonista de una polémica política ya que un pacto de su formación con el PSOE desalojó al PP de alcaldía. Las críticas entre los socialistas a nivel nacional no se hicieron esperar. Muchos no estaban de acuerdo con que se pactara con alguien condenado por acoso. La solución, cara a la galería, fue que Álvarez renunciara a su acta de concejal y el pacto se llevó a cabo.

COMPARTIR: