17 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Son tres jóvenes de entre 18 y 23 años y se encuentran detenidos desde este lunes en dependencias policiales

Arrestan a los tres sospechosos de asesinar a un profesor al que pidieron tabaco y no les dio porque ni siquiera fumaba

David Carragal tenía 33 años y era profesor
David Carragal tenía 33 años y era profesor
En la madrugada del lunes, David Carragal, de 33 años, fue asesinado por tres jóvenes que le habían pedido tabaco. El joven ni siquiera fumaba y al decírselo a los tres chicos recibió una patada en la cabeza que le hizo perder el conocimiento. Después de la paliza, falleció en el hospital por las lesiones una semana después del incidente. Los jóvenes se encuentran detenidos y pasarán en breve a disposición judicial.

Fuentes policiales han indicado que los tres agresores de David Carragal, que falleció este lunes en un hospital asturiano después de estar internado allí una semana, se han entregado y han sido detenidos, por lo que pasarán a disposición judicial en un máximo de 72 horas. El Juzgado determinará si se decreta prisión provisional o no. La investigación se mantiene abierta aunque las autoridades han solicitado incluso la colaboración ciudadana, algo que hasta ahora ya ha sido muy útil para esclarecer este triste suceso.

Los detenidos son tres jóvenes de entre 18 y 23 años, supuestos responsables de la agresión en las fiestas de un barrio de Oviedo. Uno de ellos reside actualmente en la capital asturiana y son los tres de nacionalidad española. A última hora de este lunes amigos del fallecido alertaban en Facebook de que los tres jóvenes se habían entregado a la Policía, citando que la entrega fue voluntaria. Pero esta versión no ha sido confirmada aún por las autoridades.

La familia ha agradecido la colaboración ciudadana y ha pedido que "ahora se haga justicia": "No nos pueden devolver a David, pero que paguen lo máximo posible".

Los familiares y amigos de David han pedido justicia desde la rotonda de los Juegos Olímpicos cerca del lugar del asesinato.

Durante la madrugada del 10 de junio, el profesor asturiano David Carragal regresaba de una verbena en la que se presentaba la orquesta gallega Panorama en La Florida, Oviedo. Iba acompañado por dos amigas. En el camino, los tres pararon en un cruce peatonal donde fueron abordados por tres jóvenes que le pidieron tabaco a él, que ni siquiera fumaba. Las compañeras cruzaron el paso de peatones y David se remitió a contestar que no tenía porque no fumaba. La respuesta desató una violenta respuesta de los jóvenes que le propinaron una fuerte patada en la cabeza con la que David perdió el conocimiento, una vez en el suelo continuaron con la paliza.

Las chicas no pudieron intervenir y se limitaron a llamar a la Policía, mientras los agresores huían. Cuando las autoridades llegaron al lugar de los hechos, el profesor estaba clínicamente muerto. No obstante, el fallecimiento oficial se registró una semana después cuando los médicos desconectaron las máquinas que mantenían vivo a Carragal.

Según fuentes policiales conocedoras del caso, los detenidos, los tres de nacionalidad española, "son unos niñatos que iban hasta arriba de drogas y que ahora están asustadísimos".

Quién era David Carragal

El profesor fallecido, David Carragal, era un hombre feliz, alegre y simpático del que sus allegados afirman que "siempre estaba contento" y rodeado de amigos. Era natural del pueblo asturiano de Cudillero, aunque residía en Oviedo.

David Carragal, el profesor asturiano asesinado por tres jóvenes de una paliza.

También era un gran aficionado al deporte. De hecho, había sido monitor de natación y también trabajó como socorrista, además de estudiar magisterio decantándose por la especialidad de Educación Física.

Acababa de examinarse de inglés y tenía planeado viajar a Pensilvania, Estados Unidos, donde había firmado un contrato de un año. Y es que también era un gra viajero, un hombre joven con muchas inquietudes y, sobre todo, una buena persona.

También le encantaba la orquesta Panorana, una de las más populares en el norte de España. David no fumaba y simplemente decírselo a tres jóvenes que le pidieron tabaco le acabó costando la vida a los 33 años.

Su funeral será este miércoles a las 17 horas en la iglesia parroquial de San Pedro de Cudillero. La capilla ardiente está instalada ya este martes en una de las salas del Tanatorio de su localidad natal.

COMPARTIR: