29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La abogada Emilia Zaballos afirma que “la familia está muy molesta” y que no entienden “cómo se ha retrasado cuatro años” el proceso

Sale de prisión el presunto asesino de Romina Celeste: “Es un peligro en la calle, un riesgo para otras víctimas”

Última hora Romina Celeste y Raúl Díaz.
Romina Celeste y Raúl Díaz.
Cuatro años después del crimen de la paraguaya Romina Celeste, el presunto asesino, Raúl Díaz Cachón, ha salido de prisión. Así lo ha dictado la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria en un auto. La defensa de la familia, a cargo de Zaballos Abogados, ha solicitado que comparezca diariamente en el juzgado y se prorrogue la retirada del pasaporte por el “riesgo de fuga". Ahora, el TSJ de Canarias investiga "posibles disfunciones" en la instrucción del proceso.

Raúl Díaz Cachón, detenido como presunto culpable del asesinato de Romina Celeste a principios de 2019, ha salido de prisión en la mañana de este viernes. Así lo ha dictado la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria en un auto. Raúl Díaz fue detenido el 13 de enero de 2019, por lo que este 13 de enero se cumplen cuatro años desde que fue “privado de libertad”. Estos cuatro años fueron el “periodo máximo de mantenimiento de la medida” decretados por el auto de prórroga y, por lo tanto, la Audiencia Provincial ha acordado “la inmediata puesta en libertad” de Díaz.

“La familia está muy molesta. No entendemos cómo desde el Ministerio de Igualdad se lucha tanto y se destina tanto dinero para la violencia de género —diciendo que están protegiendo a las víctimas— y luego nos encontramos con que se retrasan procedimientos que son de prioridad. No entendemos cómo se les han podido pasar cuatro años cuando la instrucción se hizo fantásticamente bien por parte de la jueza instructora y el grupo de homicidios de la Guardia Civil”, declara sobre la noticia la abogada Emilia Zaballos, defensora de la familia de Romina Celeste, a elcieredigital.com.

“Este hombre es un peligro en la calle, es un riesgo para otras víctimas”, añade Zaballos, que afirma que desde Zaballos Abogados van “a recurrir en súplica. Tenemos cinco días, pero lo queremos presentar lo antes posible. Aunque, evidentemente, no es reversible y va a quedarse en libertad”.

El TSJ de Canarias investigará "presuntas irregularidades" en la instrucción del caso

Tras la polvareda que ha levantado la puesta en libertad de Raúl Díaz, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias investiga "posibles disfunciones" en la instrucción del proceso por la muerte de Romina. Por ello, la Sala de Gobierno de este Tribunal ha acordado este viernes incoar de oficio una investigación gubernativa para determinar las posibles disfunciones señaladas en la tramitación del procedimiento de este caso.

Según indica la abogada Emilia Zaballos, "gracias a la visibilidad que se ha dado de las irregularidades que se han producido en la puesta en libertad del acusado, hemos conseguido que se investigue". 

Para esta investigación, tal y como expone un comunicado de la defensa de la familia de la víctima, "se ha designado como instructor del expediente al presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Emilio Moya Valdés, quien se desplazará la próxima semana a Arrecife a fin de comprobar cuantos extremos sean necesarios".

Las medidas para la puesta en libertad de Raúl Díaz

A pesar de su puesta en libertad, el auto prohíbe al presunto culpable salir de España y le obliga a comparecer ante el tribunal —o ante el juzgado de su domicilio— todos los lunes. Asimismo, cualquier cambio de domicilio que efectúe tendrá que ser notificado ante el tribunal.

Sin embargo, para Emilia Zaballos estas medidas no son suficientes, por lo que han pedido al juzgado que se “adopte la medida cautelar de comparecencia diaria del acusado en el Juzgado, así como se prorrogue la retirada de su pasaporte”.

El documento en el que se solicita —al que ha tenido acceso elcierredigital.com—, afirma que el hecho de que el acusado haya salido de prisión como estaba previsto, “va a provocar de forma incuestionable una grave alarma social y un riesgo muy serio de fuga, ya que las penas que se están solicitando para el acusado por el Ministerio Fiscal y las acusaciones superan los 20 años de prisión. Añade mayor riesgo a la fuga el hecho de que el acusado se encuentre en una zona donde las fronteras con otros países de África no tienen los controles idóneos para frustrar dicha fuga”, queda plasmado en el escrito.

Romina Celeste y Raúl Díaz el día de su boda.

Además de estas medidas, Zaballos añade que es importante que Díaz se mantenga “incomunicado con la familia y con los testigos”, ya que el juicio —que aún no ha sido señalado­— será con un Tribunal de Jurado. “En el Tribunal de Jurado todo lo que se ha celebrado no les condiciona. Lo que vale es lo que se celebra en el plenario, y muchos de los testigos que han contado la verdad eran amigos de los dos. Si él se pone en contacto con todos ellos, podría contaminar y hacer cambiar las versiones. Y el día del juicio, lo que el jurado va a hacer es valorar lo que realmente se celebre en la sala. Por ello que se ponga en contacto con la familia y los testigos me parece un riesgo importante a la hora de celebrar el juicio”, explica Zaballos.

Díaz afirma no haberla matado, pero sí quemado el cadáver

Desde su entrada en prisión, Díaz afirmó en todo momento no haber matado a su mujer Romina Celeste aquel mes de enero de 2019. Su defensa —hasta el momento, según ha podido saber elcierredigital.com, ha pasado por cuatro abogados diferentes— insiste en el hombre no fue culpable de su asesinato, pero sí de haber quemado el cadáver de Romina Celeste en una barbacoa y de haberla descuartizado. Hechos que atribuye al “shock psíquico” y al consumo habitual de drogas.

La defensa de Díaz, según afirma Zaballos, ha intentado en los últimos meses “presentar recursos injustificados, sin fundamentos de derecho, para que pasaran los cuatro meses que faltaban para que saliera a la calle sin celebrarse juicio”. Estos recursos, Zaballos confirma que “han sido desestimados”. Algunos de ellos afirmaban que “se vulneraba el derecho de defensa del acusado y que había nulidad de actuaciones”.

Romina Celeste.

“La jueza tendría que haber tramitado esto con muchísima agilidad y, cuando se ha presentado apelación, mandarlo al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y haberlo agilizado diciendo que se resuelva. Pero no perdiendo un mes y medio en cada uno de ellos. Como ha perdido tanto tiempo no se ha podido poner fecha al juicio”, sostiene Emilia Zaballos.

Dudas sobre el final de Romina Celeste

Emilia Zaballos, desde la Fundación Zaballos para la Defensa de los Derechos Constitucionales, acusa a Raúl Díaz de “un delito de maltrato habitual, un delito de lesiones en el ámbito de violencia de género, un delito de homicidio, un delito de profanación de cadáver y un delito de simulación de delito”. Así queda reflejado en el escrito de acusación.

La Fiscalía, por su parte, reconoce que no se sabe qué ocurrió exactamente esa madrugada de Año Nuevo en la casa del matrimonio en Costa Teguise, pero sostiene que Raúl Díaz "dio muerte de manera voluntaria a su esposa" y después "quemó y desmembró el cuerpo [...], introdujo en bolsas los restos, las metió en el maletero de un vehículo Citroën que había alquilado a tal efecto y los arrojó al mar".

Residencial El Palmeral, de Costa Teguise, donde vivía la pareja.

Pasados ocho días, cuando la familia de su mujer preguntaba insistentemente por ella, el procesado se presentó en el cuartel de la Guardia Civil y denunció su desaparición. El 13 de enero de 2019, la Guardia Civil lo detuvo tras interceptar una conversación telefónica en la que contaba a un familiar cómo se había deshecho del cadáver de Romina. Precisamente, hasta ese momento había manifestado que no sabía qué le había pasado a su mujer.

Los agentes buscaron durante días su cuerpo por la costa de Lanzarote, sin éxito hasta febrero, cuando se encontró un fragmento de tejido humano, que resultó ser un trozo de pulmón, que vino a coincidir con el ADN de la joven paraguaya.

La víctima, que tenía dos hijos menores de edad, no había llegado a denunciar previamente por malos tratos a su agresor al retirar al final la denuncia en comisaría. Por su parte, Raúl Díaz también tiene dos hijas, de un matrimonio anterior, que han sufrido los daños colaterales del presunto crimen cometido por su padre.

COMPARTIR: