22 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su exnovia colombiana y denunciante ha ingresado en la prisión de Alcalá Meco acusada de encubrimiento del asesinato de la hija de un guardia civil

Activado el protocolo antisuicido para el carnicero tatuador de Valdemoro que descuartizó a la joven de 18 años

El descuartizador de Valdemoro
El descuartizador de Valdemoro
El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Valdemoro, encargado del caso de la chica de 18 años descuartizada, ordenó prisión provisional comunicada y sin fianza para Leandro, el asesino confeso de la joven hija de un guardia civil. La cárcel de Valdemoro ha activado el protocolo antisuicidio. Este mismo juzgado también ha ordenado la prisión provisional y sin fianza para la expareja de el "carnicero tatuador' por presunto encubrimiento. Ella está en la prisión de Alcalá Meco.

El descuartizador de Valdemoro, conocido en esta localidad madrileña como Leandro "el carnicero tatuador",  ha recibido ya en la prisión de Valdemoro donde desde este sábado está ingresado la visita de su hermano. En el recinto carcelario se ha activado el protocolo antisuicidio. Para evitar que Lea ‘el carnicero’ acabe con su propia vida. Para ello le han puesto un preso de confianza junto a él en el módulo de ingresos donde actualmente está.

La casa donde el descuartizador habría consumado el crimen. 

A medida que se descubren más detalles del colombiano Leandro, el descuartizador de Valdemoro, más escalofriante parece el caso. El miércoles, el día de la detención, una  vecina le preguntaba enfadada por segunda vez que pasaba con el denso humo que salía de su casa. El descuartizador aseguraba a la mujer que estaba haciendo una barbacoa y que se le había quemado.

Según la mujer y otros testigos, el humo desprendía un olor muy fuerte y nauseabundo. Antes, a las seis de la mañana, la misma vecina también le había  regañado por el humo y el olor que la despertaron. Según el asesino confeso, se le estaba quemando una manta con una colilla... Los agentes descubrirían después, restos de la víctima carbonizados en la casa.

El joven asesino, de 26 años, llegó a la cárcel de Valdemoro después de pasar más de 12 horas este pasado sábado en los juzgados de esa misma localidad madrileña. El descuartizador colombiano se habría acogido a su derecho a no declarar, aunque, según los investigadores, en el momento de su detención, confesó el crimen "porque la chica se burló de su acento colombiano". Según su confesión, la habría estrangulado y luego intentó deshacerse del cadáver primero quemándola en la barbacoa de la finca donde vivía de okupa desde hacia ya cinco años y luego descuartizando el cadáver.

Además, la Guardia Civil le sorprendió frente a su propia casa cubierto de sangre y trasladando un carrito donde se encontraban parte de los restos de la víctima. Otras partes del cuerpo fueron localizadas dentro de la casa. Incluso aparecieron restos quemados en unos contenedores de basura. El cráneo ensangrentado de la chica había sido arrojado en unos matorrales.

En cuanto a la relación con ella, algunos conocidos de ambos aseguran que el presunto asesino mantenía una relación esporádica con la joven, hija de guardias civiles.

El asesino confeso, el colombiano Leandro, en una playa.

Respecto a la exnovia que le delató ante la Guardia Civil y a la que se acusa de presunto encubrimiento, algunas informaciones sitúan a la chica comprando utensilios para deshacerse del cadáver antes de los hechos, también riéndose junto a él en la casa el mismo día que fueron detenidos.

Participación de la exnovia

Los agentes encargados de la investigación sospechan que la exnovia podría incluso haber participado en el crimen. No se descarta que sea un crimen coral, es decir, que ella también participase en el asesinato de la joven de 18 años.

Los investigadores sostienen esta hipótesis ya que aseguran que ella misma ayudó a limpiar la casa donde se cometió el crimen. También se sospecha que la foto que mostró a los guardias civiles se hizo mucho antes de interponer la denuncia.

Poco a poco van conociéndose más datos del macabro personaje del descuartizador de Valdemoro. Se trata de un neonazi colombiano, de26 años, que contaba con numerosas detenciones por haber participado en diferentes reyertas.  Además, es conocido por la Policía Nacional debido a las peleas y reyertas que ha protagonizado.

Una de las peores ocurrió en el mes de agosto de 2014 cuando apuñaló a un joven tras una disputa. También parecía ser una persona conflictiva ya en sus años de instituto. Es además un fanático autoproclamado tanto del payaso de la película 'It' como de Hannibal Lecter.

El deporte y el mundo de los tatuajes parecían ser su otra pasión. Amaba fotografiarse durante sus largas jornadas en el gimnasio levantando pesas y haciendo deporte. Adicto al gimnasio, entrenaba con Roberto García Ruiz, el actor que daba vida a Oslo en la serie mundialmente conocida 'La casa de papel” y propietario de un gimnasio en Valdemoro llamado “Máximo esfuerzo”. Leandro llegó de pequeño a España procedente de Colombia.

Leandro entrenaba con Roberto García Ruiz, actor que daba vida a Oslo en la serie  'La casade papel'.

Gracias a los tatuajes se ganaba la vida, algunos vecinos también sospechan que traficaba con drogas por la entrada y salida de gente a su casa. Un chalé adosado que ocupó en 2014 y en el que vivía tranquilamente. A esta casa acudía esporádicamente la víctima. Una joven de 18 años de padres guardias civiles que estaba estudiado en Valdemoro en el colegio de la Guardia Civil.

Ninguno de sus conocidos conocía la supuesta enfermedad mental de Leandro, así lo confirman a elcierredigital.com. Él se habría negado a medicarse para tratarla. Y hacía una vida normal. Pasaba inadvertido paseando a su perro de raza pitbull, trabajando con los tatuajes, acudiendo a la peluquería, como la mañana del día de su detención... Todo parecía ir normal, como siempre. El sangriento secreto lo mantenía en casa, pero fue descubierto y ahora tiene atemorizada a toda la población de Valdemoro.

COMPARTIR: