23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El bufete Ospina Abogados logra demostrar que la mujer tenía la razón y fue atracada por un desconocido en el portal de su casa

La Policía denuncia un delito de simulación al investigar el robo en una vivienda y no creer la versión de la víctima

Un atracador simulado.
Un atracador simulado.
Una mujer denunció un robo con violencia cuando regresaba de madrugada a su casa en Madrid. Sin embargo, ésta resultó finalmente denunciada por agentes de la Policía Nacional por supuesto delito de denuncia falsa. La denunciada contrató los servicios del despacho penalista Ospina Abogados, que consiguió archivar la causa contra ella.

A veces ir a denunciar un robo puede acabar en pesadilla. Eso le pasó a una mujer que fue a denunciar un robo en comisaría y acabó imputada en una denuncia falsa.

A.B.M. sufrió en sus propias carnes un atraco con cuchillo en el portal de su casa. El atracador le puso el arma blanca en la espalda y le obligó a abrir la puerta y a dejarle entrar en su casa. Una vez dentro el agresor dejó a la víctima inconsciente en el suelo y aprovechó para saquear su hogar llevándose los objetos de más valor: Ordenadores, tabletas electrónicas y móviles.

A la mañana siguiente A.B.M. decidió denunciar el robo y la agresión en la Comisaría de la Policía Nacional de Arganzuela. Días después la joven expuso a los agentes los hechos ocurridos durante la noche del 9 de enero de 2020. Parece ser que a los policías no les convencía la versión que estaba relatando A.B.M. y por ello le advirtieron del peligro que corría si se trataba de un testimonio falso y los hechos en realidad no habían ocurrido. Ante esta coacción, la denunciante quiso cambiar su relato y añadió que su recuerdo era confuso ya que durante aquella tarde había bebido varias copas. En ese momento los agentes decidieron denunciar a A.B.M. por un supuesto delito de denuncia falsa y ésta pasaba de denunciante a ser investigada.

Para la defensa de A.B.M., tanto ella como su familia decidieron que Ospina Abogados era la mejor opción. El despacho dirigido por Juan Gonzalo Ospina decidió apostar por demostrar la verdad de lo ocurrido aquella noche y así poder ratificar la inocencia de su clienta. Ya en los juzgados, A.B.M. declaró que los hechos denunciados en su primera declaración eran totalmente ciertos y que su rectificación posterior se debió a una coacción por parte de los agentes que le estaban tomando declaración.

La comisaría de Arganzuela.

Dicho argumento, junto a los partes médicos aportados y a las videograbaciones de la comunidad de propietarios cuya revisión fue solicitada; fueron suficientes para que los abogados penalistas solicitaran el archivo y sobreseimiento de las actuaciones al poderse acreditar que su clienta decía la verdad y que no había motivo alguno para imputarle un delito de denuncia falsa. El fiscal también pidió que se archivaran las actuaciones después de redactar un informe que no concluía que se hubiera cometido un delito de falsa denuncia.

Así, el Juzgado de instrucción de Madrid dictó el auto de archivo y sobreseimiento de la causa expuesta y consideró que tras las pruebas aportadas por los abogados penalistas y tras el detallado informe del Fiscal, no existió evidencia alguna de que A.B.M. hubiese denunciado falsamente el robo y la agresión que desgraciadamente sufrió.

En declaraciones a elcierredigital.com, el abogado penalista Juan Gonzalo Ospina ha confesado sentirse satisfecho porque se ha reconocido la verdad de su clienta en sede judicial. Reconociendo que aunque sea un éxito, el éxito nunca es del despacho penalista, sino siempre es del cliente.

COMPARTIR: