25 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los hechos tuvieron lugar el día 3 de mayo, cuando una persona con el rostro cubierto arrojó ácido a un menor que regresaba del cole

Arrestadas cuatro personas implicadas en una agresión con ácido a un menor en la localidad zaragozana de Caspe

Concentración en Caspe para condenar la agresión.
Concentración en Caspe para condenar la agresión.
El día 21 de mayo se detuvo al autor material del hecho por un presunto delito de asesinato en grado de tentativa y el día 5 de junio se procedió a detener a dos personas más por el mismo delito, ya que encargaron al autor llevar a cabo la agresión, y a otra por encubrimiento.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Zaragoza ha llevado a cabo una investigación con motivo de una agresión sufrida por un menor, al que arrojaron ácido, en la localidad de Caspe (Zaragoza), que ha finalizado con la detención de cuatro personas implicadas en estos hechos con diferentes grados de participación.

El suceso tuvo lugar a las 15:05 horas del pasado día 3 de mayo, cuando una persona con el rostro cubierto agredió a un menor de 17 años, que regresaba a su casa tras la salida del instituto, arrojándole un líquido corrosivo por la cara. El autor huyó rápidamente del lugar dejando al menor malherido, pero el hermano de éste, que presenció los hechos, solicitó ayuda de manera inmediata, siendo atendido por personal médico y trasladado al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde quedó ingresado en coma inducido por las graves quemaduras que presentaba en el rostro, cuello y espalda.

Tras conocerse el suceso, especialistas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Zaragoza y Caspe, apoyados por efectivos del Puesto de Caspe, iniciaron una intensa investigación para la localización del autor y tras las informaciones obtenidas durante la misma lograron determinar la identidad del autor material de los hechos, que fue detenido el día 21 de mayo en Zaragoza capital, tratándose de un varón de 37 años de nacionalidad española y con antecedentes penales, al que se le imputó un presunto delito de asesinato en grado de tentativa y que ingresó en el centro penitenciario de Zuera, tras quedar a disposición judicial.


El lugar de la agresión en la localidad de Caspe.

La intensa investigación llevada a cabo por los especialistas ha finalizado con la detención de otras tres personas implicadas en estos hechos, en diferentes grados de participación, que fueron detenidas durante el día de ayer en la ciudad de Caspe, logrando esclarecer este grave hecho.

Así ocurrió

Este terrible suceso tuvo su inicio tras la ruptura sentimental entre una mujer española de Caspe y su pareja, siendo éste el hermano del menor agredido. Tras dicha ruptura, el varón se trasladó a residir a Alemania y desde entonces, su expareja y un tío de ésta intentaron por todos medios que esta persona regresase a la ciudad caspolina, llegando incluso a trasladarse a dicho país con la intención de localizarlo.

Como no lo consiguieron, tío y sobrina dieron un ultimátum a la familia de su expareja para que volviese, amenazando de causar daño físico a alguno de sus familiares en caso contrario. Al pasar los días y no regresar, estas dos personas cumplieron sus amenazas y contrataron a un tercero, para que llevase a cabo la agresión con ácido al menor. Un autor material, conocido del ahora detenido, al que trasladaron hasta Caspe y facilitaron el ácido para cometer el hecho, a cambio de una suma de dinero y sustancias estupefacientes.

Un plan premeditado, por los ahora detenidos, en el que estaba implicada una tercera persona. Una mujer que trabajaba para ellos y encargada del cuidado de uno de sus familiares, que era conocedora de toda esta planificación y que incluso llegó a asegurarse de que el día que ocurrieron los hechos, el menor agredido asistiera a clase para poder llevar a efecto la agresión, persona que no había comunicado nada a la Guardia Civil porque había sido amenaza con sufrir daños personales en caso de hacerlo.

El día que sucedieron los hechos el autor material también resultó herido con quemaduras de segundo grado en la mano, al salpicarle el ácido que arrojó al menor. Unas heridas por las que fue atendido en un centro hospitalario de Huesca días después, al que fue trasladado en compañía de las personas que lo contrataron.

Por todo lo anterior, una vez obtenidos todos los indicios que evidenciaban el grado de participación de los implicados en el suceso, este miércoles la Guardia Civil detuvo en Caspe a un hombre y una mujer de 41 y 26 años, respectivamente, a los que se les imputó un presunto delito de asesinato en grado de tentativa, al haber encargado la comisión del hecho a un tercero, otro delito de amenazas de muerte y coacciones a la familia de la víctima y un tercer delito de pertenencia a grupo criminal. Este último tras quedar acreditado que estos dos detenidos junto con el autor material, se concertaron con el fin de cometer el delito de asesinato en grado de tentativa.

También se llevó a cabo la detención de la última persona implicada en el suceso, una mujer de 47 años y nacionalidad española a la que se le imputó un delito de encubrimiento del asesinato en grado de tentativa. Estos tres detenidos han quedado a disposición judicial este jueves, decretándose el ingreso en el centro penitenciario de Zuera de los dos artífices de este hecho.

COMPARTIR: