22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este miércoles la Guardia Civil registró su casa de vacaciones con él presente e incautó sus dos vehículos para buscar pruebas de huellas y ADN

Pedro Nieva fue detenido en diciembre por tráfico de drogas, cuando ya estaba siendo vigilado por el crimen de Llanes

Pedro Nieva conducido por la Guardia Civil.
Pedro Nieva conducido por la Guardia Civil.
A través de otra investigación por droga fue posible identificar y detener al cerebro del crimen de Llanes y seguirle el rastro. La intervención de las comunicaciones y los restos de ADN del escenario del asesinato resultarán claves en la investigaciones. Los detenidos por el asesinato del condejal de IU Javier Ardines pasaron este jueves por la tarde a disposición judicial.

El diario asturiano El Comercio asegura que la operación Strabe, como se ha denominado la investigación del crimen del concejal de IU en Llanes Javier Ardines, se cruzó el pasado mes de diciembre con la operación Mariateza, contra el tráfico de drogas. Ambas tienen un vínculo común, un sospechoso sospechosos en ambos casos, aunque sin vínculos entre ambas operaciones.

A finales de diciembre, Pedro Nieva, considerado el cerebro del asesinato del concejal de Llanes, fue detenido por tráfico de drogas y se le acusó de haber instalado suministro eléctrico en un invernadero de plantas de cannabis en Las Merindades, en Burgos. Fueron detenidas además otras dos personas y Nieva quedó en libertad con cargos a la espera de juicio.

Entonces ya era el principal sospechoso por haber encargado a dos sicarios la muerte de su primo político. Pero la Guardia Civil no tenía entonces pruebas suficientes para respaldar la investigación del crimen de Javier Ardines. Ambos casos nada tienen que ver, por lo que a Pedro Nieva se le dejó libre para que continuase con su vida normal y la Policía pudiera seguir sus movimientos.

Pedro Nieva, acompañando a la Guardia Civil al registro de su casa de vacaciones.

Así, a Nieva se le vigiló desde entonces las 24 horas del día, especialmente en su casa de vacaciones de Belmonte de Pría, que fu registrada este miércoles por la Guardia Civil en compañía del detenido esposado.

La ilusión de su vida

La casa de vacaciones de Pedro Nieva y su familia era la ilusión de su vida, según asegura El Comercio. La compraron en 2016 y la rehabilitaron por completo. Fueron el propio Javier Ardines y su mujer, Nuria, los que les animaron a comprar la casa, situada apenas cien metros de la suya, cuando esta se puso a la venta por los antiguos dueños. La adquisición coincidió con el peor momento de la empresa de suministros eléctricos que regentaba y en la que también trabajaba su esposa, prima de la viuda. La compañía entró por aquella época en concurso de acreedores. A los amigos que frecuentaban en Llanes siempre les extrañó el alto poder adquisitivo de la familia: dos chalés, uno en Pría y otro en Amorebieta; dos coches de alta gama, motos y muchos gastos en ropa, viajes y caprichos.

Los agentes localizaron dos escopetas y un rifle en esa casa de vacaciones. El entorno de Pedro Nieva señala que "no es aficionado a la caza, por lo menos nunca nos dijo que fuese a cazar". Esas armas están ahora en el cuartel de la Guardia Civil de Llanes, a la espera de ser presentadas ante la jueza instructora.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) y de la Policía Judicial de la Comandancia de Gijón tenían ya fijado el objetivo desde el pasado mes de noviembre. Sometieron al primo político de la víctima a una vigilancia exhaustiva las 24 horas. Noche y día para estudiar todos sus movimientos y para evitar un intento de fuga. Su domicilio en Amorebieta contó con una constante y discreta presencia policial. Además, todas sus comunicaciones fueron intervenidas por orden judicial. De esta forma consiguieron poco a poco ir armando el puzzle, a lo que se sumaron los resultados de las pruebas biológicas obtenidos de los restos recogidos en el escenario del crimen y del cadáver del concejal de Izquierda Unida a quien, supuestamente, Pedro Nieva encargó matar por celos. Creía que mantenía una relación íntima con su esposa.

Así, según las pesquisas, contrató a los dos ciudadanos argelinos. Los puso en contacto, supuestamente, el cuarto detenido, un bilbaíno amigo íntimo de Pedro Nieva que no tendría relación alguna con Llanes. Los tres pasaron la primera noche apresados en distintas dependencias de la Guardia Civil para evitar que se comunicasen entre ellos. El considerado inductor del crimen permaneció en el cuartel de Llanes; el hombre de origen argelino -uno de los dos supuestos autores materiales-, en la Comandancia de Gijón; y el otro detenido de origen español, en el cuartel de Langreo. 

Los sicarios reconocen el uso de gas pimienta

Los sicarios argelinos han reconocido ante el juez que usaron gas pimienta para inmovilizar a la víctima. Esta versión coincide con los restos de una sustancia similar a la pimienta que se encontraron en el cuerpo de Javier Ardines. Además, en los registros realizados en las viviendas de los presuntos asesinos se encontró un bote de gas pimienta. 

COMPARTIR: